Clicky

El Museo del Ferrocarril de Madrid: Visita, información útil y experiencia
El Museo del Ferrocarril de Madrid: Visita, información útil y experiencia

La historia del tren en Madrid a través de una visita al Museo del Ferrocarril

Ubicado en la antigua estación de las Delicias, El Museo del Ferrocarril de Madrid es el lugar perfecto para visitar en familia o dar rienda suelda a nuestro niño interior
Ubicado en la antigua estación de las Delicias, El Museo del Ferrocarril de Madrid es el lugar perfecto para visitar en familia o dar rienda suelda a nuestro niño interior

Si bien iba a empezar este artículo directamente con información sobre el fantástico Museo del Ferrocarril de Madrid, antes tengo una confesión por hacer… soy… ferroequinólogo.

Ya está, lo he dicho.

¿Que qué es un ferroequinólogo? Me alegra que preguntes. Si bien el término no está oficialmente reconocido por la RAE ni se recoge en ningún diccionario, la ferroequinología describe a aquellas personas que sienten pasión por todas las cosas relacionadas con los trenes o las vías férreas. El término, que viene de tres palabras latinas (hierro + caballo + estudio) aglomera a grandes rasgos lo que la mayoría de gente en España entendería bajo el término «friki de los trenes».

ferroequinología
1. f. Conjunto de conocimientos relativos a los trenes.
Irreal Academia de la Lengua Friki

Como todo, la ferroequinología existe en un espectro y yo me considero bastante light. De hecho, toda mi vida me ha interesado la aviación. Memorizar rutas aéreas, códigos IATA y modelos de aeronave para poder soltar datos aleatorios en plena conversación es una personalidad y es la mía. Así que podría decir que mi fijación es con el transporte de personas y no un tipo o industria particular. Pero justo cuando estaba a punto de aventurarme en un ejercicio de autodiagnóstico psicológico y explicarlo todo a través de mi obsesión con los mapas, me he dado cuenta que me he desviado del tema.

En fin, hoy he venido a hablar del Museo del Ferrocarril de Madrid, un lugar para dar rienda suelta al friki de los trenes que muchos llevamos dentro.


El Museo del Ferrocarril de Madrid es una institución dedicada a la conservación y divulgación de la historia ferroviaria en España. Originalmente fundado 1967 en el Palacio de Fernán Núñez en Lavapiés, fue trasladado a su ubicación actual, la terminal histórica de Madrid-Delicias, en 1984.

El Museo del Ferrocarril, que acoge una de las colecciones de trenes históricos más grandes de Europa, forma parte de la Red de Museos de España y es gestionado por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles.

Este museo madrileño cuenta la historia del transporte ferroviario en España y su impacto en la sociedad a través de las décadas. Acoge una importante colección de vehículos ferroviarios de importancia histórica, como locomotoras tipo Confederación, Pacific, o una Mikado seccionada.

Curiosamente, las locomotoras más nuevas del son un Talgo de la década de 1950 y un TER de 1965, y no tiene, por ahora, ningún tren de alta velocidad ni las míticas series 440 o Civis 100 de la red de cercanías, tan populares en los 80 y 90.

Locomotora a vapor estacionada en el Museo del Ferrocarril de Madrid
Locomotora a vapor estacionada en el Museo del Ferrocarril de Madrid


El Museo del Ferrocarril de Madrid: Una breve historia

Para ponernos en contexto, la primera línea férrea de España fue el ferrocarril de La Habana a Güines (Cuba fue hasta 1898 territorio de ultramar español). Dicho esto, la historia suele considerar el año 1848 y la apertura de la línea Barcelona-Mataró como el pistoletazo de salida de la industria ferroviaria en el país. En 1851, el tren llegaba a la capital con la inauguración de la línea de Madrid a Aranjuez. Se iniciaba así la carrera por conectar las principales ciudades de España.

Las primitivas líneas de tren no contaban con estaciones propiamente dichas, sino con simples apeaderos, en muchos casos no marcados, en los que los pasajeros subían y bajaban de los trenes. De hecho, la primera línea madrileña transitaba, en un primer momento, entre apeaderos reservados exclusivamente a las Cortes y la Familia Real, uno en los Jardines de Atocha y el otro junto a la Puerta de Damas del Palacio Real de Aranjuez.

Con el paso del tiempo, la multiplicación de las rutas y la democratización del transporte férreo se hizo necesaria la creación de infraestructuras capaces de manejar la creciente demanda. El apeadero de Atocha se convertiría en la gran Estación del Mediodía en 1892, pero pese a su importancia actual, Atocha no fue la primera estación monumental de Madrid.

La estación de Delicias: La primera gran estación de Madrid

Museo del Ferrocarril de Madrid - Exterior de la antigua estación de Delicias
Museo del Ferrocarril de Madrid – Exterior de la antigua estación de Delicias

Algo que se me había olvidado mencionar es que antes de la nacionalización del transporte férreo y la creación de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (RENFE) tras la Guerra Civil, el panorama ferroviario en España estaba dominado por un mosaico de empresas privadas, cada una propietaria de sus respectivas rutas y locomotoras y encargada de construir sus vías y estaciones.

Con la puesta en marcha de la Ley de Ferrocarriles de 1855, que permitía la entrada de capital extranjero para el desarrollo del transporte ferroviario, se fundaron en Madrid las dos grandes empresas que marcarían el devenir de esta industria, la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España, que conectaría la capital con Irún a través de Ávila, Valladolid, Burgos, Vitoria y San Sebastián, y la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (MZA), que enlazaría Madrid con el Levante, Aragón y Cataluña.

A finales de la década de 1870, ambas compañías estaban en pleno crecimiento y tenían proyectadas dos grandes terminales de pasajeros en la capital, la Estación del Norte (actual Príncipe Pío) y la Estación del Mediodía (actual Atocha).

Con los polos industriales del norte y el este peninsular cubiertos quedaba aún una ruta importante por cubrir, la conexión entre Madrid y la frontera con Portugal. Y es en este momento que entra en escena la Compañía de los Caminos de Hierro de Ciudad Real a Badajoz (CBR), que, tras conectar ambas ciudades, emprendió la prolongación de la línea hasta Madrid.

En 1879 la línea quedaba inaugurada y, con ella, se inició la construcción de una tercera gran terminal ferroviaria en las afueras de la capital.

La estación de Delicias fue terminada en 1880, dos años antes que la del Norte y doce años antes que Atocha, convirtiéndose en la primera estación monumental de Madrid. Erigida en tiempo récord y siguiendo el proyecto del ingeniero francés Émile Cachelièvre, en su construcción se emplearon técnicas introducidas por la Revolución Industrial, como el uso de hierro roblonado o el preensamblaje de piezas, además de materiales clásicos como el ladrillo, el granito, la pizarra y el vidrio.

Su nave central, un espacio diáfano de 170 metros de largo, 35 de ancho y 22,5 de alto, permitía la llegada de hasta cinco trenes simultáneos. Por otra parte, los dos pabellones laterales acogían las oficinas administrativas, salas de espera y otros servicios.

Andén central de la estación de Madrid Delicias, actual Museo del Ferrocarril
Andén central de la estación de Madrid Delicias, actual Museo del Ferrocarril

Ahogada por deudas y dificultades económicas, la CRB acabaría siendo absorbida por la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante el mismo año de la inauguración de la estación de las Delicias. La MZA, que ya contaba con un amplio parque ferroviario y la (mucho más grande y mejor posicionada) estación de Atocha, cedió Delicias a la recién creada Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Cáceres y Portugal (MCP).

Para resumir, la historia de la estación de Delicias está marcada por la precariedad y la incertidumbre desde sus inicios. Fue construida por la CRB e inmediatamente absorbida por la MZA, quien la cedería a la MCP, que acabaría quebrando y pasando a propiedad del Estado bajo la Compañía Nacional de los Ferrocarriles del Oeste en 1928… ¡y todo esto antes de la Guerra Civil!

El aparente destino al fracaso de Delicias se debe, al menos en parte, a que la estación y las empesas que la emplearon de cabecera partían de una posición de desventaja. Por un lado, y a diferencia de Atocha y Príncipe Pío, Delicias se ubicaba en lo que en esa época eran las afueras de Madrid. Adicionalmente, las rutas de las otras compañías tenían como destino florecientes puertos del Cantábrico y el Mediterráneo a través de ciudades grandes del interior peninsular.

Si bien Madrid y Lisboa eran políticamente importantes, ambas estaban rezagadas en cuanto a desarrollo industrial y entre ellas no había ningún nucleo de población lo suficientemente grande para justificar la faraónica inversión que suponía una vía férrea.

Tras unos tumultuosas primeras décadas, la estación de Delicias alcanzó una fase de estabilización bajo la gestión de Renfe y, a mediados del siglo XX, era una de las estaciones más importantes de la capital. Sin embargo, con la consolidación del tráfico de larga distancia en las estaciones de Atocha y Chamartín y los nuevos planes de reordenación urbanística, la estación entró en declive. El 30 de junio de 1969 a las 22:15 partía desde Delicias el último tren expreso con destino final Badajoz.

Imagen histórica del TER Madrid-Lisboa en la estación de Delicias
Imagen de un TER de la ruta Madrid-Lisboa en la estación de Delicias en 1967| Crédito foto: Jordi Ibáñez AHF-MFM Museo del Ferrocarril

Tras ser usada como depósito de trenes y materiales, Madrid-Delicias volvió a abrir sus puertas al público el 19 de diciembre de 1984 como sede del Museo del Ferrocarril de Madrid. A partir de entonces, el destino principal de sus trenes ha sido la historia ferroviaria en la Península Ibérica.


Museo del Ferrocarril de Madrid: Visita y colección

La amplia colección de trenes del Museo del Ferrocarril de Madrid puede apreciarse principalmente en la nave central de la estación.

La exposición de locomotoras está, a grandes rasgos, ordenada cronológicamente, con los vehículos más antiguos al frente en la vía 1 (a la derecha) y los modelos más nuevos en el andén del extremo izquierdo.

Plano del Museo del Ferrocarril de Madrid (Estación de las Delicias)
Plano del Museo del Ferrocarril de Madrid (Estación de las Delicias)

Vehículos destacados: Locomotoras de vapor

Estas son algunas de las piezas más destacables de la colección de locomotoras de vapor del Museo del Ferrocarril de Madrid:

Locomotora a vapor "Tardienta"

Locomotora de vapor «Tardienta»

Año: 1862

John Jones & Son (GB)

Locomotora de vapor 030-2107 «El Alagón»

Año: 1863

Societé Autrichienne (Oullins, FR)

Locomotora de vapor 030-2107 “El Alagón”
Locomotora de vapor 130-0201 "Pucheta”

Locomotora de vapor 130-0201 «Pucheta»

Año: 1887

Sharp, Stewart & Co Ltd (Manchester, GB)

Locomotora de vapor RENFE 231-2006

Año: 1930

Sociedad Española de Construcciones Babcock & Wilcox (Bilbao, ES)

Locomotora de vapor RENFE 231-2006

Vehículos destacados: Locomotoras eléctricas

Estas son algunas de las piezas más destacables de la colección de locomotoras eléctricas del Museo del Ferrocarril de Madrid:

Locomotora eléctrica Norte 6101

Locomotora eléctrica Norte 6101

Año: 1924

Westinghouse y Baldwin (US)

Locomotora eléctrica 7420

Año: 1944

Secheron y Devis (CH / ES)

Locomotora eléctrica 7420
Locomotora eléctrica RENFE 275-007-3

Locomotora eléctrica 7507

Año: 1944

Secheron y Devis (CH / ES)


Vehículos destacados: Locomotoras y automotores diésel

Estas son algunas de las piezas más destacables de la colección de locomotoras de diésel del Museo del Ferrocarril de Madrid:

Talgo II

Año: 1950

Talgo (ES / US)

Talgo II
Tren automotor diesel FIAT "TAF"

Tren automotor diesel FIAT «TAF»

Año: 1952

Fiat (IT)

Tren automotor diésel TER

Año: 1965

CAF & Fiat (ES / IT)

Tren automotor diésel TER
Tren automotor diésel TER

Otras piezas destacables del Museo del Ferrocarril

El Museo del Ferrocarril de Madrid es mucho más que locomotoras. Su colección central también acoge vagones remolcados y vehículos de servicio, estos son algunos de los más interesantes:

Coche 3ª clase C-16

Coche 3ª clase C-16

Año: 1891

The Ashbury Railway Carriage & Iron Co. Ltd (GB)

Coche-salón ZZ-307

Año: 1946

Renfe, Madrid (ES)

Coche-salón ZZ-307
Coche-restaurante R12-12954

Coche-restaurante R12-12954

Año: 1926

Leeds Forge Carriage Works & Company (GB)


Sala de relojes

Sala de relojes del Museo del Ferrocarril de Madrid
Sala de relojes del Museo del Ferrocarril de Madrid

La gestión de un parque ferroviario requiere de mucho más que locomotoras, vías y estaciones. La popularización del transporte ferroviario y su necesidad de exactitud fueron fundamentales en la estandarización de la medición del tiempo y el establecimiento de los husos horarios. El Museo cuenta con una interesante colección de relojes, y artefactos relacionados con la medición del tiempo.


Sala de miniaturas

Maqueta en la sala de miniaturas del Museo del Ferrocarril
Maqueta en la sala de miniaturas del Museo del Ferrocarrill

La sala de miniaturas del Museo del Ferrocarril es probablemente el espacio favorito si viajas con niños. En esta sección del museo encontrarás varias maquetas funcionales con trenes a escala.


Sala de infraestructura

La sala de infraestructura del MFM cuenta con una exposición interactiva sobre el desarrollo de la red ferroviaria en España desde el punto de vista de la ingeniería pasada, presente y futura.

Mapa de las vías ferreas españolas y su altura sobr el nivel del mar en la sala de infraestructura del MFM
Mapa de las vías ferreas españolas y su altura sobr el nivel del mar en la sala de infraestructura del MFM

Otras áreas y exposiciones del MFM

El Museo del Ferrocarril es un espacio vivo. Su oferta cultural también incluye exposiciones temporales sobre arte, historia y ciencia con el transporte ferroviario como denominador común.

Algunas de las exposiciones que han tenido lugar en el Museo del Ferrocarril de Madrid incluyen:

  • 170 años de Ferrocarril en Madrid
  • Madrid-Delicias: 140 años de una estación
  • A vista de mapa
  • Orígenes y destino: Acuarelas de Manuel Alcedo
  • Refugio: La humanidad en tránsito
  • Talgo: 75 años de espíritu innovador

Para estar siempre al corriente de lo que sucede en el Museo del Ferrocarril, visita el apartado de exposiciones temporales en su página web.


El tren de la Fresa

Tren de la fresa
Tren de la fresa

La estación de Delicias es el origen y destino del famoso Tren de la Fresa, un recorrido turístico en un tren histórico entre las ciudades de Madrid y Aranjuez que permite conocer de primera mano cómo eran los viajes a principios del siglo XX. 

La actividad cuenta con 3 itinerarios distintos dependiendo de la temporada. En su página web encontrarás toda información.


Museo del Ferrocarril: Planifica tu visita

Dirección: Paseo de las Delicias, 61, 28045 Madrid
Estaciones de metro y tren: Delicias (Cercanías C1 y C10, Metro L3)
Horarios (junio a septiembre): Lunes a domingo: 10:00 – 15:00
Horarios (octubre a mayo): Lunes a viernes: 9:30 – 15:00. Sábados y festivos: 10:00 a 19:00. Domingos: 10:00 a 15:00
Página web: www.museodelferrocarril.org
Tarifas: General 6€, reducida: 4€. Sábados y domingos: 3€

El futuro de la estación de Delicias

Proyecto para la estación de Delicias de 'GVG Estudio' © GVG Estudio
Proyecto para la estación de Delicias de ‘GVG Estudio’ © GVG Estudio

Tras casi cuarenta años como sede del Museo del Ferrocarril de Madrid, la estación de Delicias está en camino de recuperar su esplendor original. El proyecto, que será acometido por los arquitectos navarros de GVG Estudio, se re alizará en varias fases e incluirá la rehabilitación de las cubiertas, la nave central y las fachadas, así como una transformación de la altura del vestíbulo.

Aquí puedes leer más información sobre el proyecto de rehabilitación de la estación de Delicias.


Comparte esta entrada en Pinterest

¡Este blog está en Pinterest!

Añade un pin y síguenos en pinterest.es/xixerone para estar al día de los mejores consejos de viaje, destinos e ideas, tanto de esta página como de otras.

Visita al Museo del Ferrocarril de Madrid

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Soy Luis Cicerone, creador de xixerone.com y viajero incansable. Mis pasiones, además de recorrer el mundo, incluyen los gatos, la comida, las series y la arquitectura.