Este artículo fue escrito por José Luis Toribio de adictos a los viajes en calidad de blogger invitado.

Vista de Florencia

Florencia es una de esas ciudades que por más que visites siempre tiene algo con lo que sorprenderte. Es una ciudad que vio nacer un estilo artístico que marcaría el desarrollo de la historia, el Renacimiento. Así, fue en el año 1434, con la llegada al poder de la familia Medici, cuando Florencia vivió su apogeo cultural y económico que la llevarían a ser una de las ciudades más importantes de la Europa de su época. Pintores, arquitectos, escultores, importantes comerciantes, banqueros, artesanos… convivían y construían una ciudad sin saber que con el paso de los siglos se erigiría como uno de los lugares más bellos del mundo.

Calle de Firenze

Todo amante del arte debe visitar Florencia, no sólo por su conocida Galería Uffizi, que alberga obras de grandes maestros como Boticelli, Rafael, Miguel Ángel o Caravaggio, sino por su riqueza arquitectónica y escultórica que puede contemplarse por toda la ciudad.

Para visitar bien la ciudad se necesitan por lo menos 2 días. No obstante, en mi primera visita a Florencia, sólo pude estar un día, por lo que tuve que preparar una ruta para ver lo más relevante en poco tiempo.

Lo primero que vi fue la Piazza del Duomo, donde se levanta la catedral de Santa María del Fiori, cuya cúpula diseñada por Brunelleschi, se ha convertido en el símbolo de la ciudad. Se trata de la cúpula de albañilería más grande del mundo, una obra de ingeniería de 37 toneladas métricas en la que se utilizaron más de 4 millones de ladrillos. Si sobrevives a las colas y a los 463 escalones que hay que salvar para subir a ella, podrás contemplar unas impresionantes vistas de la ciudad y de sus casas de tejados rojizos que le dan un aire especial.

Catedral de Santa Maria del Fiore

Cúpula de Brunelleschi

Justo al lado de la catedral, se yergue el Campanile de Giotto, la torre campanario de 84 metros de altura, ejemplo de arquitectura gótica florentina. Desde lo alto del campanario se tienen también vistas de la ciudad y de la gran cúpula de Brunelleschi.

Antes de abandonar la Plaza del Duomo, visita el Baptisterio de San Juan, que se cree que es el edificio más antiguo de la ciudad. En él destacan sus puertas de bronce, y sobre todo, la Puerta del Paraíso, obra cumbre del escultor renacentista Lorenzo Ghiberti.

Dejemos ahora esta plaza para ir a la Piazza della Signoria, una auténtica galería de arte al aire libre. Aquí encontrarás numerosas esculturas (entre ellas una copia del David de Miguel Ángel) bajo la sombra del Palazzo Vecchio (Palacio Viejo), construido en el siglo XV y cuya función como ayuntamiento de la ciudad sigue conservando en nuestros días.

Palazzo Vecchio de Florencia

Justo al lado del Palazzo Vecchio está la Galería Uffizi, construida originariamente para albergar las oficinas de las magistraturas florentinas, después de que el Palazzo Vecchio se quedara pequeño. Actualmente contiene una de las colecciones de arte más antiguas y famosas del mundo.

Al otro lado de la Galería está el río Arno, cruzado por numerosos puentes. El más famoso es el Ponte Vecchio, que alberga numerosas tiendas de orfebres y joyerías. Fue construido en el año 1345 y fue el único puente sobre el Arno que no quedó destruido en la Segunda Guerra Mundial.

Ponte Vecchio de noche

Si cruzas el puente, entrarás en la zona de Oltrano (al otro lado del Arno, literalmente), donde podrás visitar el Palazzo Pitti, un gran palacio del siglo XVI que fue residencia de los Medici y que ahora alberga importantes museos y galerías.
Para acabar el día, nada mejor que un paseo relajante por los jardines Boboli, a los que se accede por el Palacio Pitti, y una puesta de sol desde el Ponte Vecchio.

Todo esto se puede ver en un día, pero si estás pensando quedarte más tiempo en la ciudad, puedes alojarte en uno de los muchos apartamentos en Florencia.

El autor

José Luis es un traductor andaluz cuyas pasiones son los idiomas, escribir, conocer nuevas culturas y viajar. Ha trabajado como profesor de español como lengua extrajera y traductor. Actualmente reside en Barcelona y trabaja como redactor de contenidos web. Se define como una persona inquieta y observadora. Su hobby favorito es tomar aviones (a pesar de su miedo), autobuses o trenes para conocer nuevos lugares. Viajar, en su opinión, es una forma de conocimiento, de acercarse a la realidad que le rodea y de ser consciente de la diversidad de opiniones y culturas. Su blog, adictos a los viajes, surgió con la idea de ser una comunidad donde compartir y relatar experiencias viajeras desde distintos puntos de vistas para hacer partícipes a los lectores de todo lo que se puede descubrir y aprender viajando.

Si quieres participar como blogger invitado en xixerone.com, contacta aquí. Puedes ver las condiciones aquí.

3 Comments
 
  1. José Luis (@adictos_viajes) 22 noviembre, 2011 at 11:56 pm Responder

    Mi post como invitado en el blog de @xixerone_ Florencia: La cuna del Renacimiento http://t.co/melThHLf

  2. Viajar, comer y amar (@aitor_vca) (@aitor_vca) 21 noviembre, 2011 at 11:31 am Responder

    Qué recuerdos Florencia! http://t.co/4lH6VUrw via @xixerone_

Leave a Reply