Dubai
Seamos sinceros, cuando visité Dubái por primera vez hace unos años no lo puse precisamente en la cabeza de mi lista de lugares para volver. Pero el tiempo pasa y la gente cambia, y aunque esta vez mi visita a la metrópolis del desierto fue por motivos laborales, debo decir que disfruté infinitamente más la experiencia.

También es verdad que jugaba con ventaja, ya sabía que esperar. Lo artificial y profundamente hortera de su naturaleza no me tomó desprevenido esta vez, de hecho, logré descubrir aspectos más amables y auténticos de una ciudad que vive para impresionar.

Estos son los diez mejores momentos de mi viaje a Dubái.

Subir al edificio más alto del mundo

Burj Khalifa Dubai

Con 828 metros de altura, el Burj Khalifa es oficialmente el edificio más alto del mundo.

Este mostruo de acero, hormigón y cristal domina el skyline de Dubái y es visible desde casi cualquier punto de la ciudad. Su interior alberga oficinas, residencias y el ultralujoso hotel Armani.

Anteriormente había estado en miradores de otros rascacielos como el de el Rockefeller Center o el Metropolitan Building de Tokio, pero esta vez no se trataba de un rascacielos cualquiera, sino de la máxima cima del mundo.

Si bien las vistas desde su plataforma panorámica no son tan familiares como las de Nueva York o Tokio, la experiencia de subir al mirador del Burj Khalifa bien vale la pena (y los 125 Dirhams que cuesta la entrada).

La Fuente de Dubái

Fuente de Dubai Fountain

A los pies del majestuoso Burj Khalifa se encuentra la que muchos consideran la mayor atracción de Dubái.

Se trata de la fuente musical más grande del mundo y una de las más altas también. Cada media hora ilumina las tardes dubatíes con sus chorros de colores al ritmo de la música, que puede ser desde clásicos en árabe hasta canciones de Celine Dion o Andrea Bocelli.

El zoco de Dubái y su barrio antiguo

Bastakiya - Old Dubai Antiguo

Dubái también tiene barrio antiguo y un zoco al más puro estilo árabe. Si bien es cierto que el zoco es relativamente moderno y que muchas de las edificaciones tradicionales del barrio histórico de Bastakiya están reconstruidas, la zona tiene un encanto típico del que carece la aséptica y artificial zona moderna.

El Dubai Mall

Fuente Dubai Mall Fountain

No hay mejor lugar para ver gente pasar y para entregarse con los brazos abiertos al consumismo que el ultra-moderno e inmenso Dubai Mall, nada más y nada menos que el centro comercial más grande del mundo por área total.

El acuario de Dubái

Dubai Mall Aquarium

Dentro del Dubai Mall encontramos una de las curiosidades de Dubái. El Dubai Aquarium es uno de los más importantes de la región y en él es posible practicar buceo con tiburones.

La gastronomía

Food

Dubai es sin duda uno de los centros gastronómicos mundiales por excelencia, desde la cocina de autor de sus hoteles de lujo hasta la fantástica comida de sus pequeños restaurantes indios y libaneses, Dubái no es una ciudad para pasar hambre.

El Burj Al Arab

Burj Al Arab

Uno de los hoteles más lujosos del mundo. La leyenda urbana dice que se trata de un hotel de 7 estrellas, si bien es sólo un bulo ya que es imposible tener más de 5. Este hito de la arquitectura turística mundial se encuentra en una isla artificial construida explícitamente para albergarlo y actualmente es el cuarto hotel más alto del mundo.

Mezquita de Jumeira

Mezquita Jumeira Mosque Dubai

Si hay algo que el Dubái no pierde a pesar del bullicio, el lujo y la ostentación es la espiritualidad. Llegar al la Mezquita de Jumeira impone desde ya desde su exterior de mármol. El dubaití lo deja todo para dedicarle al menos unos minutos a la oración, llega a la mezquita, procede a las abluciones en su fuente monumental, se descalza y reza.

El interior de la Mezquita de Jumeira incita al rezo, los colores imitan un cielo al atardecer, lleno de estrellas, lo que parece acercar las plegarias a Alá.

Recomendable su visita programada en un tour de una hora de lo que es el centro de transmisión de cultura musulmana en Dubái.

El Dubai Creek y la experiencia en sus barcas

Dubai Creek

EL Dubai Creek es una lengua de agua salada que hace las veces de río y divide en dos la zona antigua de la ciudad, A un lado está el distrito de clase obrera de Deira y al otro la zona de Bur Dubai.

No existen puentes que crucen el Creek en la zona antigua de la ciudad, la buena noticia es que existen pequeñas barcazas a motor que por 1 Dirham hacen el recorrido de un lado al otro. Las barcazas van apretujadas de gente y no cuentan con ningún tipo de medida de seguridad visible, por lo que la experiencia puede traer un importante subidón de adrenalina.

El Museo de Dubái

Dubai Museum

Situado en un antigua fortaleza (reconstruida), el Museo de Dubái es un recorrido intuitivo totalmente alejado de la ciudad de negocios, de los rascacielos y del glamour de sus centros comerciales. Intenta volver al origen de sus negocios, el oro, las telas, las especias, las pesca, el petróleo. Intenta explicar como es la vida en el Dubái antes de la aparición del petróleo, como era la vida en su zoco, sus comercios, la vida de familia, la vida de la mujer, los juegos de los niños e incluso algo de arqueología y arquitectura.

One Comment
 
  1. Edu y Eri 14 mayo, 2013 at 10:55 am Responder

    Algún día tenemos que ir a Dubai. Hemos leído posts en varias webs, y la verdad es que nos llama mucho la atención.

    Enhorabuena por el vídeo! ;)

Leave a Reply