Barrio de Malasaña

Es imposible pensar en el barrio de Malasaña y no asociarlo a punks, macarras, mullets y desenfado ochentoso. Y es que el céntrico barrio es la cuna de la Movida madrileña.

Malasaña se sitúa en el centro de Madrid, justo al norte de la Gran Vía y al oeste del famoso barrio de Chueca.

Se trata de una zona de comienzos humildes que, a finales de los 70 y durante la época de los 80 del siglo pasado se convirtió en uno de los epicentros culturales alternativos de Europa. El fenómeno de “La movida“, la respuesta madrileña a años de represión y censura del régimen fascista de Franco se originó aquí.

La Movida madrileña - Representación gráfica

La Movida madrileña – Representación gráfica (Imagen de eldiario.es)

Es imposible comprender el Malasaña de hoy sin entender la significancia de este barrio y del movimiento cultural que incubó y exportó a otras ciudades de España. Y es que entender la cultura pop española sin mencionar a Almodóvar, Alaska, Mecano o Ágatha Ruiz de la Prada, todos “hijos” de La movida, es tarea casi imposible.

Fue Malasaña el epicentro de las manifestaciones culturales y artísticas más destacadas del Madrid ochentero. Artistas, grupos musicales, bandas, teatro, cine, literatura y medios impresos de corte alternativo se asentaron en el barrio, asentando la leyenda de barrio bohemio y fiestero que perdura hasta nuestros días.

El ambiente de Malasaña está marcado por la amplia presencia de jóvenes y universitarios que buscan durante el día y durante la noche algún medio de entretenimiento. En sus calles se pueden encontrar cafés, bares y restaurantes en los cuales pasar un momento agradable durante el día. Durante la noche son muchas las opciones de ocio que se pueden encontrar, en especial bares y discotecas pequeñas orientadas hacia distintos públicos. De esta forma encontramos locales hipster, alternativos, góticos, metal o directamente kitsch y flamboyantes.

Pero no sólo por el ocio nocturno es popular Malasaña. Expresiones artísticas callejeras inundan las calles con grafitis que decoran el barrio y le dan su distintivo alternativo, muchos de ellos verdaderas obras de arte. Organizaciones y grupos de entretenimiento, se encargan de realizar safaris urbanos por las calles de Malasaña en busca de grafitis y street art, en donde el principal objetivo es contemplar fotografiar aquellos que resulten más llamativos.

Plaza del 2 de mayo

Plaza del 2 de mayo

Además, multitud de Asociaciones artísticas, galerías así como diseñadores independientes, se han establecido en Malasaña en los últimos años.

Qué ver en Malasaña

El antiguamente llamado Barrio de las Maravillas por la Iglesia de la Virgen de las Maravillas existente en la Plaza del Dos de Mayo, y también como el Barrio de Universidad, es hoy popularmente denominado con el nombre de la que fue heroína del levantamiento popular contra los franceses de 1808, Manuela Malasaña. Es el centro de la vida moderna y alternativa de Madrid. Sus gentes, sus tiendas y sus restaurantes tienen una mezcla de rabiosa actualidad y sorprendente originalidad, con el ambiente más castizo y popular. Se sitúa entre los barrios de Conde Duque, Chamberí, Chueca y Triball.

Calle de Manuela Malasaña

Da el nombre al barrio, en ella encontramos el Teatro Maravillas y bastantes sitios donde comer algo, como los típicos y renovados lugares de tapeo, La Musa o El Albur, hasta restaurantes de comida colombiana, etíope y vegetariana, e incluso peinarte a la última en la Peluquería Juan por Dios..

Plaza del Dos de Mayo

Es el centro neurálgico del barrio. En su centro se encuentran el monumento a Daoíz y Velarde junto a lo que fue antigua entrada al Cuartel de Monteleón y la Iglesia de las Maravillas. Llena de actividad, mercadillos alternativos, y terrazas donde tomar una pizza y una cerveza. Se pueden encontrar cafés tan típicos como el Pepe Botella o la Pizzería Maravillas.

Calle de la Palma

La Palma es típica por sus bares nocturnos, pubs que funcionan desde la Movida de los 80 y que forman parte de la historia del pop español. Uno de ellos es El Penta, renovado y con buen pop español de todos los tiempos. Para el resto, ambiente rock, indie pop y punk.

Calle Velarde

Esta calle que da a la Plaza del Dos de Mayo se ha especializado en tiendas de ropa vintage y segunda mano. Para todos aquellos que piensan que las modas vuelven, este es su sitio. Para salir por la noche, el mítico Tupperware. Diversión asegurada.

Calle del Espírtu Santo

Hoy por hoy esta calle malasañera ha pasado a convertirse en una de las grandes atracciones por sus numerosos restaurantes, que aunque especializados en comida informal aunque cosmopolita y económica, no dejarán de sorprenderte. Puedes comerte una hamburguesa en Home Burger, un cup cake en Happy Days o tomarte un café con aires vintage en Lolina.

Corredera alta de San Pablo

Transcurre paralela la Calle Fuencarral hasta la calle de Velarde. Es una mezcla de negocios de toda la vida y antiguos oficios, con nuevos locales de comida con encanto y locales de ocio.Claros ejemplos son la clásica Mercería Megino o una divertida tienda de curiosidades denominada Curiosite.

Plaza deSan Ildefonso

Una de las plazas con más encanto de Madrid. Terrazas donde tomar algo como el Con Hache, o genuina comida italiana para llevar en La Vita é Bella, y bares tan alternativos como La bibicleta suelen ser el punto de reunión para comenzar la marcha nocturna.

Calle del Pez

En la parte baja de Malasaña, la calle del Pez toma su nombre de los peces que se encuentran esculpidos en el edificio del número 24. Llena de tascas, bares y cafés, son puntos de reunión de la modernidad de la zona. También se encuentra en ella el Teatro Alfil , un clásico de la escena alternativa de la capital. Podemos comer algo en La Mucca o en el mítico Bar El Palentino.

La Farmacia Juanse

Antigua farmacia abierta en 1918 y hoy uno de los puntos turísticos más curiosos del barrio por su frontal de azulejos con publicidad de medicamentos de principios del siglo XX.

Calle San Vicente Ferrer, 32 esquina a Calle de San Andrés

La Iglesia de las Maravillas.

Originalmente reedificada sobre el antiguo convento de San Antón en 1891, realmente se denomina Iglesia de los Santos Justo y Pastor, pero siempre se la conoció con el nombre popular de Iglesia de las Maravillas,en honor a la imagen de la virgen que popularmente fue una de las protectoras de la Villa.

Calle de la Palma esquina a Calle del 2 de Mayo

La alpargatería Crespo en la calle Divino Pastor.

Lleva más de 100 años vendiendo las clásicas alpargatas, en todas sus variedades y con diseños actualizados. Desde que en 1863 comenzaron vendiendo la clásica alpargata, este negocio se ha ido renovando con los años para ofrecer en la actualidad atractivos modelos que atraen todos los veranos a cientos de clientes, entre los cuales se encuentra la Casa Real.

Calle Divino Pastor, 29

Dónde tomar algo

Cafés centenarios

En Malasaña encontraremos algunos de los numerosos cafés antiguos y con más encanto de Madrid, El Café Cormercial en la Glorieta de Bilbao fundado en 1887 y que fue escenario de las grandes tertulias de literatos y poetas de la Edad de Oro de Madrid, el Café de Ruiz, y El Parnasillo.

Bodega de la Ardosa

Fundada en 1892, por su local parece que no hallan pasado los años, su clásico vermut de barril y una variada carta de originales tapas y raciones hacen que sea uno de los clásicos del Madrid gastronómico.

Calle Colón, 13

Zombie Bar

Fruto de lo es que la Malasaña de hoy, punto de reunión de diseñadores, músicos, gafapastas y modernos en un ambiente entre los trash y lo industrial. Un versión del clásico diner pasado por el colador malasañero.

Calle Pez, 7

Y si viajas a España desde el extranjero, no te olvides de echar un vistazo a las rutas que ofrece Tierra Sinaí.

Dormir en Malasaña

Los hoteles en Malasaña son abundantes y tan variados como la gente que te puedes encontrar en el barrio. Desde pensiones baratas en la Gran Vía hasta hoteles boutique y apartamentos de lujo, lo más seguro es que haya un alojamiento en Malasaña que se adapte a tus gustos y preferencias a precios amistosos.

Una de las mejores cosas del barrio es su ubicación en el corazón de Madrid, así que si decides dormir en Malasaña, estarás a pasos de todas las atracciones de Madrid y perfectamente conectado con el resto de la ciudad mediante el metro. Leer más sobre cómo moverte por Madrid.

Ver más sobre los mejores barrios para alojarse en Madrid.

Alojamiento recomendado en Malasaña

Qué hacer en Malasaña

Esta es una pequeña guía de Malasaña con mis lugares favoritos del barrio.

Dónde comer en Malasaña

Ojalá! (C/ San Andrés, 1)

Madrid tiene playa y está en el sótano del Ojalá!, es una de las sorpresas más divertidas de este local que ofrece unos deliciosos brunchs y platos del día a muy buen precio.

Greek & Shop (Corredera Alta de San Pablo, 9)

Greek Shop Malasaña

Greek Shop Malasaña

La dieta mediterránea hecha fast-food en un acogedor espacio. Comida saludable de Grecia, Turquía, Malta, Bosnia y todos los países bañados por el Mediterráneo. Muy recomendable su selección de yogur con toppings autóctonos.

La Bicicleta Café (Pza. San Ildefonso, 9)

El ciclismo es la temática de este desenfadado y acogedor local donde toda una colección de bicis cuelgan del techo. Su carta de sándwiches tiene nombre de grandes glorias de este deporte y cuenta con clientas tan ilustres como la la mismísima reina Letizia.

Lolo (C/Espíritu Santo, 16)

Los “lolos” (polos) son la sensación veraniega de Madrid. Merece la pena esperar las largas colas de la puerta para probar alguno de sus originales y limitados sabores, como sandía, almendras, albahaca, azafrán, aguacate, pepino, violeta, mango o chile y todos con hasta un 75 % de fruta.

Tomar un café en Malasaña

Café Pepe Botella (C/ San Andrés, 12)

Un café clásico del barrio que ha sobrevivido al paso de los años y la modernidad. Clientela variopinta de modernos, señoras de barrio y turistas. Tomarse un café o un vino asomado a uno de sus ventanales abierto a la calle San Andrés es una de sus grandes atracciones.

Toma Café (C/Palma, 49)

Es la cafetería 2.0 del barrio. Ambiente industrial, tranquilo y moderno para un sitio donde sólo y exclusivamente podemos tomar café (no hay más la carta). Eso sí, sabores seleccionados y manos expertas que lo preparan ceremonialmente haciendo las delicias de los “cafeinómanos”.

Salir por Malasaña

El Penta Bar (C/ Palma, 4)

Penta Bar

Penta Bar

Porque es el único superviviente de la movida madrileña de los años 80, tomarse una copa en él se hace imprescindible para entender los orígenes del barrio.

El Fabuloso Coconut Bar (C/San Roque, 14)

Es el hermano canalla del Fabuloso Bar (C/ Estrella 3). Rollo hawaiano, años 50 y una buena selección de cócteles, con alguna que otra cara famosa entre sus habituales.

De compras por Malasaña

Barrio Malasaña (C/ San Andrés, 12)

Sólo para fans malasañeros. Barrio Malasaña es una tienda de souvenirs del barrio donde encontrar desde bolsas de Naranjito hasta camisetas de la movida madrileña.

Magpie Vintage (C/ Velarde, 3)

La calle Velarde, en pleno corazón de Malasaña, concentra gran cantidad de tiendas de ropa vintage. Magpie ofrece la mejor y más cuidada selección de prendas de los 60, 70, 80 y 90.

Curiosite (C/ Corredera Alta de San Pablo, 28)

Regalos originales, útiles y divertidos para quedar bien con ese amigo invisible o esa cuñada que no soportamos. Incluso para pasar un buen rato sin comprar nada.

Leave a Reply