Clicky

Las 11 obras imprescindibles que ver en el Museo del Prado

¿Sabías que el Museo del Prado alberga más de 8.000 cuadros? Aunque puede resultar abrumador, este emblemático museo de arte es una visita obligada en Madrid.

Las 11 obras imprescindibles que ver en el Museo del Prado
Las 11 obras imprescindibles que ver en el Museo del Prado

Fundado en 1819, el Museo del Prado de se ha ganado su reputación como una de las pinacotecas más importantes de España y del mundo. Esta prestigiosa institución alberga una exquisita colección de bellas artes europeas que abarca varios siglos, con especial atención a artistas españoles como Velázquez, Goya y El Greco. Como parte crucial del patrimonio cultural español, el Prado desempeña un papel vital en la conservación y promoción de las expresiones artísticas de diversas épocas y es una de las mejores atracciones que ver en Madrid.


Famoso por su extensa y meticulosamente conservada colección, el Prado alberga más de 8.000 pinturas y numerosas esculturas, grabados y dibujos que datan de los siglos XII al XIX. Entre sus obras maestras destacan Las Meninas de Diego Velázquez, El tres de mayo de 1808 de Francisco Goya y El jardín de las delicias del Bosco. Con cada visita a este emblemático museo, tendrás la inestimable oportunidad de adentrarte en obras maestras y artistas célebres.

El Museo del Prado, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está situado a lo largo del Paseo del Prado, en el centro de Madrid. Para llegar a este emblemático destino en transporte público, toma la línea 2 de metro hasta Banco de o la línea 1 hasta Estación del Arte. Desde cualquiera de las dos estaciones, hay un corto paseo hasta la entrada del museo. Alternativamente, numerosas líneas de autobús (9, 10, 14, 19, 27) pasan también cerca del museo.

El Prado es un destino imprescindible para cualquiera que viaje a Madrid. Sin embargo, su enorme colección puede resultar abrumadora. Incluso después de varias visitas, puede resultar difícil apreciar por completo la gran variedad de obras maestras expuestas en esta prestigiosa pinacoteca. ¿Por dónde empezar?

Para ayudarte a navegar por este impresionante museo, hemos elaborado una lista con las 11 piezas imprescindibles del Prado.


1. Las Meninas de Diego Velázquez

Sala 12

Las Meninas de Diego Velázquez - Imprescindibles en el Museo del Prado
Las Meninas de Diego Velázquez – Imprescindibles en el Museo del Prado

Considerado uno de los cuadros más influyentes de todos los tiempos, Las Meninas es una pintura de 1656 del artista español Diego Velázquez. Esta obra es significativa porque ofrece una visión de la vida cotidiana en la corte real y muestra el innovador uso que el artista hizo de la perspectiva y la luz. En esta obra maestra, Velázquez presenta un retrato de grupo en el que aparece la joven princesa Margarita Teresa, rodeada de sus damas de compañía y otros miembros de la corte, mientras él se retrata trabajando en un lienzo.


2. El Jardín de las Delicias de El Bosco

Sala 56A

El jardín de las delicias de El Bosco - Qué ver en El Prado, Madrid
El jardín de las delicias de El Bosco – Qué ver en El Prado, Madrid

El Jardín de las Delicias es un tríptico pintado por el artista holandés Hieronymus Bosch entre 1490-1510. La obra representa la progresión de la inocencia al pecado y al juicio divino. Cada panel ilustra diferentes etapas: el Jardín del Edén a la izquierda, representaciones de actividades humanas pecaminosas en el centro y el Infierno a la derecha. Esta obra es un ejemplo de la vívida imaginación y el detallado arte del Bosco.


3. Las Tres Gracias de Peter Paul Rubens

Sala 24

Las Tres Gracias de Peter Paul Rubens - Obras maestras en el Museo del Prado
Las Tres Gracias de Peter Paul Rubens – Obras maestras en el Museo del Prado

Las Tres Gracias es un óleo pintado por el pintor barroco flamenco Peter Paul Rubens alrededor de 1630-1635. Esta obra representa a tres diosas mitológicas -Eufrosina, Talía y Aglaea- que representan la belleza, el encanto y la elegancia. Rubens hace hincapié en sus voluptuosos cuerpos, que se convirtieron en un rasgo icónico de su estilo artístico.


4. El tres de mayo de 1808 de Francisco Goya

Sala 65

El tres de mayo de 1808 de Francisco Goya - Guía del Museo del Prado, Madrid
El tres de mayo de 1808 de Francisco Goya – Guía del Museo del Prado, Madrid

El 3 de mayo de 1808 es un cuadro de 1814 del maestro español Francisco Goya que conmemora la resistencia española contra las tropas de Napoleón durante la Guerra de la Independencia. Goya representa la ejecución de civiles españoles por soldados franceses en una composición dramática, utilizando fuertes contrastes de luz y sombra. Esta poderosa representación emocional se considera precursora del arte moderno.


5. El Descenso de la Cruz de Rogier van der Weyden

Sala 56

El Descenso de Roger van der Weyden - Qué ver en el Museo del Prado
El Descenso de Rogier van der Weyden – Qué ver en el Museo del Prado

El Descendimiento, o Descenso, de la Cruz de Rogier van der Weyden es una obra maestra al óleo sobre tabla del siglo XV, terminada hacia 1435. Procedente de los , esta obra ejemplifica la intrincada belleza del arte del Renacimiento septentrional. Representa la bajada de Cristo de la cruz después de la crucifixión y capta tanto la emoción profunda como los detalles anatómicos precisos que sólo podían encontrarse en obras tan notables de aquella época.


6. Las Majas de Francisco Goya

Sala 32

La Maja Vestida de Francisco Goya
La Maja Vestida de Francisco Goya
La Maja Desnuda de Francisco Goya
La Maja Desnuda de Francisco Goya

Pintado entre 1798 y 1805, Las Majas es un conjunto de dos pinturas de Goya: una con ropa (La Maja Vestida) y otra desnuda (La Maja Desnuda). Estas obras maestras se reflejan mutuamente en tamaño y composición, mostrando el atrevido enfoque artístico de Goya durante la Ilustración española. Se cree que la mujer es la Duquesa de Alba o Pepita Tudó, antigua amante de Manuel Godoy. Ambas obras se consideran significativas dentro del movimiento romántico y obtuvieron un reconocimiento más amplio tras una disputa por la censura que no hizo sino aumentar su fama.


7. Saturno devorando a su hijo de Francisco Goya

Sala 67

Saturno devorando a su hijo de Francisco Goya - Obras maestras del Prado
Saturno devorando a su hijo de Francisco Goya – Obras maestras del Prado

Ejecutada entre 1819 y 1823, esta inquietante escena pertenece a la famosa serie de “Pinturas negras” de Goya. Reflejo de una época más oscura de su vida y de la historia de España, esta obra encarna el movimiento del Romanticismo con su inquietante tema -la figura mitológica de Saturno consumiendo a su hijo para evitar un derrocamiento- representado vívidamente con tonos sombríos.


8. Victoria de David sobre Goliat, de Caravaggio

Sala 45B

Victoria de David sobre Goliat de Caravaggio - Guía del Museo del Prado
Victoria de David sobre Goliat de Caravaggio – Guía del Museo del Prado

Terminado hacia 1600, este impresionante cuadro barroco italiano retrata la victoria del joven David sobre el gigante Goliat, que yace derrotado en el suelo. El intenso uso que Caravaggio hace del claroscuro -el fuerte contraste entre la luz y la oscuridad- aumenta el impacto emocional en el espectador y pone de relieve la habilidad suprema del artista para captar momentos dramáticos.


9. Carlos V en Mühlberg de Tiziano

Sala 27

Carlos V en Mühlberg de Tiziano - Museo del Prado
Carlos V en Mühlberg de Tiziano – Museo del Prado

Este célebre retrato fue realizado por el artista veneciano en 1548 para conmemorar la victoria del emperador Carlos V en la batalla de Mühlberg en 1547. La obra muestra la habilidad de Tiziano para captar la emoción y el movimiento, al tiempo que exhibe el poder y la magnanimidad del emperador, lo que la convierte en una pieza notable del periodo renacentista italiano.


10. La Anunciación de Fra Angelico

Sala 58A

La Anunciación de Fra Angelico
La Anunciación de Fra Angelico

Creado entre 1424 y 1430, durante los primeros años del Renacimiento, este retablo representa el momento en que el arcángel Gabriel anuncia a la Virgen María que dará a luz a Jesucristo. El delicado uso del color y la luz ilustra el estilo anterior de Fra Angelico, enraizado en las tradiciones góticas, pero que comenzó a transicionar hacia el humanismo y la perspectiva.


11. Cristo lavando los pies a los discípulos, de Tintoretto

Sala 21B

Cristo lavando los pies a los discípulos, de Tintoretto
Cristo lavando los pies a los discípulos, de Tintoretto

Pintada en 1547, esta obra maestra de la escuela veneciana del Alto Renacimiento presenta a Jesús lavando los pies de sus discípulos como un acto de humildad retratado en el Evangelio de Juan. El experto uso que hace Tintoretto de la iluminación y los colores enfatiza la profundidad y el movimiento, poniendo de relieve su innovadora técnica que tiende un puente entre los estilos manierista y barroco.


Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

Soy Luis Cicerone, creador de xixerone.com y viajero incansable. Mis pasiones, además de recorrer el mundo, incluyen los gatos, la comida, las series y la arquitectura.