Entrada Immigration Museum

Un lujoso edificio de estilo beaux arts era la puerta de entrada hacia la llamada “Tierra de las Oportunidades”.

El Museo de la Inmigración de Ellis Island era uno de los lugares que más me llamaba la atención para visitar mientras estaba planificando mi viaje a Nueva York. Aunque sabía que era una atracción turística típica, mi fascinación por este particular museo solo crecía a medida que se acercaba el día de la visita, que por cierto se hace en conjunción con la de la Estatua de la Libertad. Es que mis prioridades son un poco extrañas a veces.

Estatua de la Libertad

Estatua de la Libertad

Supongo que cualquiera que encuentre sus raíces en un lugar diferente a aquel que le vio nacer podrá identificarse conmigo y con mi obsesión por los movimientos migratorios. En mi caso, Ellis Island me atraía especialmente por la íntima relación y especial relevancia de este lugar para la diáspora italiana.

Letrero Ellis Island

Letrero Ellis Island

Y aunque mis familiares levaron las anclas más tarde y en dirección más al sur, las historias de este lugar quedaron retumbando en mi cabeza mucho después de haber regresado a tierra firme.

El Immigration Museum (Museo de la Inmigración) de Ellis Island se encuentra ubicado en una pequeña isla no muy lejos de la de la Estatua de la Libertad. Es impresionante no sólo porque habla de un fenómeno tan profundo y fascinante como el de la inmigración, sino porque se encuentra alojado en el mismo edificio que entre los años 1892 y 1954 funcionaría como centro de procesamiento y admisión (o no) de inmigrantes más importante de su época. Doce millones de hombres, mujeres y niños cruzaron sus puertas, huyendo de la pobreza y la persecución en sus países de origen y en búsqueda de una vida más próspera en los Estados Unidos.

Ellis Island Museum, Interior

Ellis Island Museum, Interior

Las exposiciones de este particular museo incluyen equipaje, fotos y artefactos que con la ayuda de la audioguía y el material audiovisual ayudan al visitante a sumergirse en la experiencia. Sus exhibiciones realizan un recorrido por la inmigración (europea en su mayoría) a los Estados Unidos, resaltando las causas históricas de estas oleadas migratorias y hablando de otros aspectos como el proceso que debían seguir los inmigrantes que arribaban aquí, el recibimiento una vez cruzadas las puertas y lo que les esperaba en su nueva vida al otro lado del océano.

Inmigrantes Ellis Island

Inmigrantes Ellis Island

Las estancias restauradas de el museo muestran cómo era la ajetreada vida de este punto fronterizo en pleno apogeo del éxodo europeo, salas de espera, de documentación, de revisiones médicas, habitaciones de confinamiento, ala hospitalaria e incluso las dos puertas, a ambos lados de la sala que significaban la admisión en América o la deportación.

Información útil

Cómo llegar: El Ellis Island Immigration Museum está en la isla de Ellis, en el puerto de Nueva York, se accede a través de un ferry.

La tarifa de los ferries incluye la entrada a la Estatua de la Libertad y al Museo de Ellis Island y cuesta 12$ por adulto y 5$ para niños (3 – 17 años), es gratuito para menores de 3 años y tiene un coste reducido (10$) para personas mayores.

Los ferries salen de Battery Park en Manhattan y de Liberty State Park en New Jersey, funcionan los 7 días de la semana entre las 9:30 y las 17:00.

Para horarios actuallizados y más información, visita www.statuecruises.com.

Horarios: Ellis Island está abierta todos los días a excepción del 25 de diciembre, los horarios cambian constantemente y los ferries pueden ser suspendidos o alterados debido a incidencias metereológicas, así que lo mejor es revisar su página web: aquí.

Precios: La entrada al museo es gratuita, sin embargo la única forma de llegar es a través del ferry que tiene un coste especificado más arriba.

Si visitas Nueva York desde América Latina, prueba el nuevo buscador de hoteles TripTidy.com.

About the Author

My name is Luis Cicerone. When I was little, I would walk around the house with an atlas in my hand. My rainy Sundays were spent memorising maps and capitals. At fifteen I did my first solo trip and since then I travel whenever I can. I work in travel marketing. I love photography, movies and cat videos.

Leave a Reply