10 cosas que no puedes dejar de hacer en China

Describir una nación tan imponente, inmensa y culturalmente rica como China es como intentar describir a un ciego un atardecer. Sin importar cuántas palabras se digan o escriban sobre ella, siempre nos quedaremos cortos.

Un viaje a China no es un viaje, es una experiencia vital, es olvidar todo lo que conoces y sumergirte en una especie de mundo paralelo. Parece exagerado, pero no lo es. China es otro mundo.

He reunido una pequeña lista de cosas para no perderte en China . Al ser un país tan grande, intenté ser lo más general posible, de hecho, sólo hablo de un lugar en específico y lo demás lo dejo a tu elección.

Estas son 10 cosas que debes hacer en China

1. Visitar la Gran Muralla China

La Gran Muralla

Dirás que soy poco original, predecible y cansino, pero no puedes marcharte de China sin haber estado en su monumento por excelencia. Si no sabes cómo llegar a la Muralla China, no te subas a tu nave espacial porque no la vas a encontrar. La muralla China no puede verse desde el espacio, es todo parte de un malentendido, una conspiración internacional o una exitosísima campaña de márketing, dependiendo de a quién preguntes.

2. Subir a un rascacielos

Vista de Shanghai desde la torre Jing Mao

Cuenta la leyenda que, hace no mucho tiempo, China era un país comunista. Sin embargo, sólo basta ver el skyline de Shanghai y apreciar la altura de sus centros financieros internacionales, para comprender que poderoso caballero es don yuan.

Si bien la mayoría de distritos económicos cuentan con edificios con miradores panorámicos (de pago), algunas torres ofrecen vistas similares de forma gratuita. El secreto está en subir a las cafeterías u hoteles que albergan y sacar la cámara cuando nadie mire.

3. Dejar espacio para la improvisación

Bicicleta de alquiler en PingYao

China es un país que da mucho respeto al visitante, particularmente por las diferencias culturales y la dificutad de comunicación. Dicho esto, nada curte más a un viajero que la experiencia sobre el terreno. Dejar un par de hoteles sin reservar, una parte de la ruta sin definir o una conexión sin mirar, puede traer experiencias inesperadas.

4. Ver pandas

Panda en el zoo de Pekín

No puedes irte de China sin visitar a los Pandas. Ya sea en reservas naturales o en algún zoológico, los pandas son una parte primordial de la cultura china, además de ser extremadamente monos.

5. Comer en un mercado nocturno

Comida en un mercado de Beijing

Es una de las experiencias primordiales al visitar este país. No hace falta comer orugas ni insectos, pero la comida callejera aquí, como en cualquier otro sitio, te acerca más a la gente y su forma de vivir, además, la comida de los mercados en China es deliciosa.

6. Regatear y regatear

Artículos en un puesto callejero

Es algo de lo que no te vas a escapar, así que ¿por qué no te diviertes regateando?

Siempre y cuando tengas claro que es un “juego” y sepas cuánto estás dispuesto a gastar, no necesitas una guía para regatear en China.

7. Perderte al menos una vez

Calle de Pekín

Probablemente no necesitas que yo te lo aconseje para que te pase. Se te ha olvidado el mapa y la pagoda de allí parece chula, piensas que puedes llegar a ella sin dificultad.

El problema es que no sabes volver y la gente que te encuentras no tiene ni pajotera idea de inglés. Ejercitas tus habilidades para hablar con señas, haces dibujos, te frustras y al final consigues que te indiquen por dónde tienes que ir.

Y llegas a tu hotel sintiéndote un ninja.

8. Ver la televisión

Aunque no entiendas nada, ver la televisión de los destinos que visitas te ayuda a entender un poco mejor su idiosincrasia. Al final acabas cogiéndole cariño a los programas de variedades interminables y a los especiales de ópera china.

9. Hacerte fotos con los locales

Vale, en esta foto no salgo yo, pero es que las que me hicieron los chinos están en sus cámaras

Vayas donde vayas, incluso en Shanghai y Pekín, los lugareños van a querer hacerse fotos contigo. Es una de las características más entrañables de los asiáticos. Muchos de ellos no están acostumbrados a ver a occidentales o narices largas, y les hace ilusión inmortalizar el momento con una foto.

10. Viajar en tren

En el tren bala a 431 km/h

China es un país enorme, pero si cuentas con tiempo, te aconsejo que des puerta al avión y te subas a un tren. Tanto los trenes borriqueros como los trenes bala garantizan que volverás con un montón de anécdotas ferroviarias para contarles a tus amigos.

Viajar en tren por China es toda una experiencia.

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Fundador de xixerone.com. Amante de los viajes y los gatos.