París es para muchos la ciudad más romántica del mundo. La cultura popular ha convertido a la capital francesa en símbolo de refinamiento, glamour, romance y amor.París es su arquitectura. Sus edificios, de una elegancia atemporal miran soberbios a los viandantes que al recorrer sus amplios bulevares se sienten transportados a otras épocas.

París es su gastronomía, rica, variada y carísima. Es sus restaurantes, sus tiendas de alta costura y su gente.

Pero sobre todo, París es su arte y sus monumentos.

La palabra “París”, incluso la palabra “Francia”, entrañan una asociación inmediata de imágenes en la cabeza del que las escucha. Imágenes de la Torre Eiffel, del Arco de Triunfo o de Notre Dame, entre otros, inmediatamente se forman en nuestro imaginario.

Pero París es mucho más que atracciones sobrevaloradas y cabarets.Esta lista incluye cinco lugares de París a visitar cuando ya has visto las atracciones principales y te apetece echarle un vistazo al París alternativo.

Musée Fragonard

Este museo creado en 1776 y ubicado dentro de la Escuela Veterinaria de Maisons-Alfort, en las afueras de París es célebre por su inmensa colección de especímenes animales disecados, con un compendio de rarezas veterinarias que incluye un cordero de dos cabezas, becerros siameses y hasta monos diseccionados y conservados con sus órganos visibles.
Aunque se encuentra dentro de una escuela veterinaria, lo más destacable de este curioso, por no decir macabro, museo no son las disecciones animales que acoge sino las 21 muestras de disecciones humanas practicadas por Honoré Fragonard entre 1766 y 1771.
Destacan de esta exhibición el “Jinete del Apocalipsis” y los “Fetos Danzantes”.

No es de extrañar que en 1771 Honoré Fragonard fuese expulsado de la academia acusado de estar loco.

Les Frigos

No es la típica galería de arte parisina.

Para los viajeros más alternativos Les Frigos son una visita casi obligada.

Este centro cultural Okupa se encuentra alojado en una antigua nave de molinos industriales en el Distrito 13 de París, en la Rue des Frigos.

La nave industrial data de los años 20, cuando se contruyó como parte de un complejo industrial para el almacenamiento en frío de alimentos. En la década de los 70 el complejo fue abandonado para ser posteriormente okupado y convertido en un centro alternativo de artes.

Con el paso del tiempo Les Frigos ha resistido los cambios de titularidad de sus terrenos, los amagos de desalojo y las muchas restructuraciones del barrio. Actualmente es uno de los símbolos de arte underground más famosos del mundo.

El centro está autogestionado y los inquilinos pagan un alquiler por sus talleres. El precio de un pequeño espacio en el antiguo molino puede ir desde los 500 euros mensuales hasta los casi 3000.

Existen en Les Frigos quince gremios diferentes que se dedican a actividades como edición, artes y oficios, artistas, micro-empresas y asociaciones de teatro y músicos.

Marché aux Puces de Montreuil

Olvida Chanel, si quieres disfrutar de una experiencia de shopping en París sin que eso signifique un expolio sistemático has de dirigirte a alguno de sus numerosos Mercados de las pulgas.

Según la leyenda, estos mercados deben su curioso nombre a la burguesía parisina del siglo XVIII, que empleaba este término para denominar, de forma despectiva, los mercados de muebles y ropa de segunda mano, ya que consideraban que sus artículos estaban infestados de bichos.

Estamos en el siglo XXI y el nombre se sigue usando aunque afortunadamente las pulgas ya no pueblan los mercados de París.

El Mercado de Montreuil es uno de los mejores sitios para comprar objetos de segunda mano en París. Es grande y frecuentado en su mayoría por locales. Aquí se pueden comprar desde antigüedades hasta ropa de cualquier época imaginable.

Musée de la Poupée

El museo de las Muñecas de París es casi tan inquietante como el de Fragonard pero cambiando los fetos disecados por una colección de más de quinientas muñecas antiguas que observan impasibles a los visitantes que se acercan a verlas.

El musée fue fundado en 1994 y actualmente da cobijo a medio millar de muñecas francesas dispuestas en orden cronológico, desde 1800 hasta nuestros días.

La exposición muestra distintos tipos de muñecas, de todos los materiales imaginables, biscuit, terracota, tela, caucho, celuloide y plástico. Para acompañar a las muñecas se han recreado muebles a escala de la época a la que cada muñeca pertenece.

También existe en el museo una “clínica de muñecas” en la que se reparan, restauran y revitalizan muñecas antiguas.

Butte aux Cailles

Butte aux Cailles es uno de los barrios menos conocidos de París, una pequeña “villa” de estilo Art-Decó en medio del moderno distrito 13.

Con sus calles estrechas y adoquinadas repletas de restaurantes, bares y tiendas y su ambiente relajado, a nadie sorprende que en los últimos años este barrio de clase tradicionalmente obrera, se convirtiese en un polo de atracción para los bohemios, artistas y jóvenes modernos en los últimos años.

La Rue de la Butte aux Cailles es una de las calles de ocio principales del barrio, numerosos bares frecuentados mayoritariamente por jóvenes parisinos se amontonan aquí, haciéndola una de las calles con más vida de la capital.

Los vuelos a la capital francesa suelen ser económicos desde España, por lo que el principal problema es el alojamiento. La relación calidad-precio-ubicación de los hoteles en la ciudad suele ser de los peores en Europa, una alternativa razonable es alquilar apartamentos en París.

4 Comments
 
  1. Alejandro 21 febrero, 2014 at 6:38 pm Responder

    Estas propuestas me vienen genial para el fin de semana que estoy organizando para recolectar más material para mi blog y algunas fotografías más para recordar mi paso por Paris. ¡Muchas gracias!

  2. @Ikaxo85 24 septiembre, 2012 at 12:58 am Responder

    Paris para los no-románticos – Una guía al París más alternativo http://t.co/fhQs98wO

  3. Luis Cicerone (@xixerone_) 24 septiembre, 2012 at 12:38 am Responder

    Paris para los no-románticos – Una guía al París más alternativo http://t.co/pAuHcXtl
    #Europa #Francia #París

  4. Adalberto Macondo 8 agosto, 2011 at 1:37 pm Responder

    Una entrada muy interesante por demás curiosa. Quedé un poco perturbado con el museo Fragonard :S, ni idea que pudiera haber algo así en París y de entrada lo descarto en caso de visitar la ciudad.Saludos

Leave a Reply