¿Qué se te ha perdido en Bucarest?

Eso es lo que me preguntaban familiares y conocidos cuando les decía que quería visitar la capital de Rumanía.

– Si ahí no hay nada, sólo edificios comunistas y gitanas. – No dudaban en decirme mis amigos, muchos de los cuales entienden de viajes.

Y yo, siendo tan terco como soy, cogí mi tarjeta de crédito un buen día y busqué un vuelo barato a Bucarest.

A lo mejor era por llevar la contraria, a lo mejor porque soy un optimista sin remedio que esperaba encontrar en Bucarest algo más de lo que su reputación como ciudad fea del Este de Europa dejaba entrever. Al final nada, tenían razón todos. Bucarest es fea.

Se ve que hace años, esta ciudad era conocida como la París del Este. La verdad es que no entiendo por qué.

arcul

atheneum

Al final va a ser verdad que Bucarest no puede competir con Budapest o Praga, bien es sabido que en estas dos últimas ciudades los edificios se encuentran en perfectas condiciones y no existe un legado comunista, dónde va a parar.

calle

Y por mucho que la busques, en Bucarest no hay cultura, los museos y la vida alternativa brillan por su ausencia.

palacio real bucarest

romanian national museum

Se trata de una jungla de asfalto y hormigón, en la que cada rincón ha sido urbanizado salvajemente hasta no dejar ni un árbol.

parque_bucarest

Ah, además es extremadamente pobre, llena de chabolas.

museu enescu

En fin, cuando mezclas todos estos factores con comida poco apetitosa, te das cuenta de que probablemente te encuentras ante la peor ciudad de Europa. No, del mundo.

comer en bucarest

Por estos motivos creo que no vale la pena visitar Bucarest. De hecho, no vayáis.

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Fundador de xixerone.com. Amante de los viajes y los gatos.