Barcelona tiene tantos atractivos turísticos como visitantes, lo que la convierte en uno de los destinos más populares de Europa. Bien sea por sus playas, su vida nocturna, su historia o su impresionante mezcla de estilos arquitectónicos, no faltan motivos parsa viajar a la capital catalana.

Una de las cosas que separa a Barcelona de otras metrópolis europeas es la arquitectura modernista, una vertiente del art nouveau que se inspira en la naturaleza y sus formas.

Atracciones de Barcelona: La Pedrera (Casa Milà)

Atracciones de Barcelona: La Pedrera (Casa Milà)

El modernismo tuvo una gran aceptación en la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del siglo XX gracias, en gran parte, a las creaciones de Antoni Gaudí, todas imprescindibles cuando se busca qué hacer en Barcelona.

El legado de Gaudí se puede apreciar en edificicaciones como la espectacular Sagrada Familia que, hoy en día, sigue en construcción, el parc Güell o la Casa Battló, todas con una extrema atención al detalle que se convirtieron en su sello.

En este artículo, te diremos qué ver en La Pedrera, haremos un repaso de la historia de este emblemático edificio y te daremos algunos consejos prácticos para que aproveches al máximo tu visita.

La Pedrera – Una atracción imperdible de Barcelona

Breve historia de la Pedrera

Ubicada en el Passeig de Gràcia de Barcelona, en la misma manzana que la Casa Battló, “la Pedrera” o Casa Milà es todo un hito del modernismo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La Pedrera fue un encargo de Pere Milà i Camps, un empresario de Barcelona que, debido al renombre de Gaudí, decidió confiarle al arquitecto la construcción de un edificio que sirviera como residencia para su familia y, al mismo tiempo, tuviera pisos para alquilar y locales comerciales.

La construcción de la Casa Milà empezó en 1906 y no estuvo libre de controversia, pues excedía las dimensiones permitidas por el ayuntamiento y una de sus columnas se posicionaba sobre la acera del Passeig de Gràcia.

Sin embargo, la Comisión del Eixample de Barcelona determinó que el edificio tenía carácter de monumento y se permitió continuar con su construcción.

Gaudí se inspiró en las montañas para crear la fachada de piedra del edificio que, tras su culminación en 1912, sería motivo de burla para algunos barceloneses que la consideraban tosca. De hecho, el nombre “la pedrera” se originó de forma despectiva para hacer referencia a su apariencia que recuerda a una cantera o montón de piedras.

No obstante, con el paso del tiempo, la Pedrera sería considerada una de las obras más representativas del ingenio de Antoni Gaudí.

Visita a la Pedrera (Casa Milà)

Si bien es cierto que el exterior de la Casa Milà es bastante impresionante por sí solo, una visita a Barcelona no estaría completa sin conocer lo que alberga este edificio modernista.

Por tratarse de una de las atracciones más visitadas de la capital catalana, se recomienda adquirir un ticket sin cola con audioguía a La Pedrera.

Una vez dentro, se puede acceder a los patios que llenan el edificio de luz y mantienen las curvas que predominan en el diseño de la Pedrera.

Vista de uno de los patios interiores de la Pedrera desde arriba

Vista de uno de los patios interiores de la Pedrera desde arriba

Otro elemento presente, aunque en menor medida que en otras obras de Gaudí, es el trencadís, una especia de mosaico hecho con fragmentos de cerámica o azulejos que ese puede apreciar en algunas de las columnas y detalles de la Casa Milà.

El trencadís es visible en las chimeneas de la terraza de la Pedrera, considerada por muchos como la mejor parte del edificio.

Trencadís en la terraza de la Pedrera

Trencadís en la terraza de la Pedrera

Terraza de la Pedrera (Casa Milà)

Terraza de la Pedrera (Casa Milà)

Desde la terraza, se pueden obtener excelentes panorámicas de Barcelona mientras se camina a través de sus singulares columnas con formas de cabeza de guerrero que, sin duda, hacen que valga la pena visitar la Casa Milà.

Vistas de Barcelona desde la terraza de la Pedrera

Vistas de Barcelona desde la terraza de la Pedrera

En otra planta, se encuentra el desván, donde se exhibe una maqueta de la Pedrera y más sobre las técnicas de Gaudí. El desván es, al igual que la mayoría del edficio, increíblemente fotogénico, sobre todo por los arcos que se forman en el techo y que bien pueden recordar al interior de una ballena o un barco de madera.

Arcos del desván - La Pedrera

Arcos del desván – La Pedrera

Descendiendo a otra de las seis plantas del edificio, se puede ver un piso ambientado en estilo modernista, demostrando que la tendencia no solo se limitaba a arquitectura, sino que se extendía a diseño interior y arte.

Habitación de la Casa Milà (la Pedrera)

Habitación de la Casa Milà (la Pedrera)

Recorrer cada una de las habitaciones de este piso es como viajar en el tiempo, adentrándose en el estilo de vida de las familias burguesas de principios del siglo XX, sus cuartos de baño, cocinas, oficinas y demás.

Piso de principios del siglo XX - La Pedrera, Barcelona

Piso de principios del siglo XX – La Pedrera, Barcelona

Información útil para visitar la Pedrera

La Pedrera o Casa Milà está ubicada en Provença, 261-265 del Passeig de Gràcia, Barcelona.

Para el momento de nuestra visita, el coste de la entra era de 25€ y las colas eran bastante largas, así que se recomienda comprar entradas para la Pedrera con anticipación.

Las estaciones de metro más cercana que son Diagonal (L3-L5) y Passeig de Gràcia (L2,L3,L4 y cercanías).

Para más información visita la web oficial de la Pedrera.

 

 

 

¿Qué te ha parecido este artículo sobre la Pedrera? No dejes de visitar nuestra guía de Barcelona para conocer más sobre la capital catalana.

Leave a Reply