Es hora de un momento Iker Jiménez, subíos a mi nave del misterio para indagar en una de las interrogantes más inescrutables de las islas británicas.

Si bien Glastonbury es mundialmente famoso por su festival de música y para de contar, hoy quería hablaros de un aspecto de la localidad inglesa que es muy poco conocido fuera del Reino Unido y que está intrínsecamente ligado al mundo del ocultismo y la magia.

Glastonbury es una ciudad del Somerset, en el sudoeste de Inglaterra, que además de servir de sede de uno de los festivales de música más famosos del planeta, el Glastonbury Festival, es la capital británica de las ciencias ocultas, las religiones alternativas y el movimiento hippy.

Los motivos para su desarrollo como centro de lo alternativo son varios, aunque en este post me centraré en uno solo: la presencia del Glastonbury Tor.

Siglos de leyendas y folklore envuelven a este Tor, o colina cónica. Todas las leyendas tienen en común una cosa: el Tor es uno de esos lugares del planeta en los que la frontera entre mundos es más delgada. Experiencias paranormales de todo tipo se han vivido aquí y se han interpretado de diferentes formas de acuerdo a la época: hadas, espíritus de la naturaleza, fantasmas, y en años más recientes, extraterrestres.

Como la ciudad de Glastonbury, la colina ha alojado muchas creencias místicas. Mitología naturalista, paganismo, leyendas cristianas y nuevas ideas sobre la vida en el universo han encontrado cabida en el imaginario que envuelve al Tor.

Estudios arqueológicos han descubierto que el Tor es muy antiguo; de hecho, su edad se estima en miles, y no cientos, de años. Sin embargo, su origen y su procedencia natural o de construcción humana son aún desconocidos.

Hace milenios, cuando las planicies del Somerset se inundaban, el Tor era una de siete “islas” que probablemente quedaban por encima de la superficie; esto habría hecho que el Tor se contemplase como un símbolo de regeneración y vida, tanto simbólica como prácticamente.

La leyenda dice que la cima de la colina servía de base a un círculo de piedra, no muy diferente de Stonehenge.

El Tor fue durante siglos un islote, ya que las tierras bajas estaban completamente inundadas; de hecho, “Somerset” deriva de Summer Settlement (asentamiento de verano), ya que en invierno las zonas bajas eran inhabitables debido al agua. Conectado a tierra firme durante un istmo de tierra transitable durante la marea baja, los habitantes de la región lo veían ya desde tiempos inmemoriales como un lugar sagrado, aislado del mundo terrenal.

Se han encontrado además restos de una fortaleza del siglo V que sería reemplazada por una iglesia consagrada a San Miguel y que sería destruida por un terremoto en 1275. La torre que apreciamos actualmente corresponde a una segunda iglesia construida en la cima del Tor en el siglo XIV y que sobreviviría hasta la disolución de los monasterios en 1539, cuando el Tor era el lugar de ejecución donde Richard Whiting, el último abad de la Abadía de Glastonbury, fue colgado y descuartizado junto con dos de sus monjes.

En la actualidad, el Tor hace las funciones de parque de Glastonbury. La subida al Tor es una actividad obligatoria si quieres apreciar vistas espectaculares y, si tienes suerte, tener una experiencia paranormal.

2 Comments
 
  1. Luis Cicerone (@xixerone_) 5 septiembre, 2012 at 3:47 pm Responder

    Glastonbury Tor, conexión con lo paranormal http://t.co/2cENS8eT
    #Curiosidades #Europa #ReinoUnido

  2. Andree 23 diciembre, 2010 at 10:23 pm Responder

    no sé si lo sabes, y tampoco sé si sea trascendental, pero Glastonbury es uno de los chakras de la tierra, el chakra 4, uno de los doce (creo?) puntos energéticos más importantes de Gaia.

Leave a Reply