Dubrovnik es sin duda, una de las ciudades más hermosas del Mediterráneo. Ubicada en el sur de Croacia, frente a las costas de Italia, ha sido, durante gran parte de su historia, un próspero puerto donde comercio, arte y cultura se conjugan a la perfección.

La ciudad croata, además de extensos períodos de tiempo en los que fue una república independiente, ha estado bajo dominio italiano, austríaco y yugoslavo. Cada una de las distintas culturas que ha pasado por la ciudad ha dejado una palpable imprenta en su arquitectura. Es sobretodo evidente la influencia veneciana en sus amplias plazas y palacios.La fuente de vida de Dubrovnik es definitivamente su puerto, punto de entrada de mercancías y riqueza y punto de encuentro de culturas.

La economía de Dubrovnik depende en gran medida del turismo, y a veces es un poco agobiante la sensación de «parque temático» que tiene la ciudad, sin embargo, sólo hace falta alejarse un poco de las calles principales para encontrar remansos de paz y tranquilidad; placetas, patios y pórticos con encanto.Las impresionanes murallas que rodean la ciudad ofrecen incomparables vistas del casco histórico y sus techos de tejas.

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Fundador de xixerone.com. Amante de los viajes y los gatos.