10 motivos por los que quiero visitar Bruselas

Bruselas - Grand Place

Soy poco menos que un criminal, ya está, lo confieso.Según el Código Penal Europeo:Artículo 54: Todo ciudadano de la Unión está obligado a visitar la Capital de Europa al menos una vez antes de cumplir los veinticinco (25) años de vida, en caso contrario, habrá de cumplir una pena de destierro conmutable si el ciudadano en cuestión escribiere un post en su blog de viajescomprometiéndose a visitar Bruselas en un plazo no superior al que dictamine la ley.Por lo tanto, para resarcir mi sentimiento de culpa y evitar el destierro por ley, inventada, eso sí, he recopilado una serie de motivos por los que estoy impaciente por visitar la capital belga.

1. Es la “capital” de la Unión Europea

Cuestiones políticas aparte, y si bien Eurovisión mo me causa demasiado entusiasmo, he de declararme un eurocreyente confirmado. Me hace muchísima ilusión visitar “la capi” de ese país intangible, múltiple y extremadamente complejo que es Europa.

Si bien la Unión Europea no tiene una capital oficial, ya que los poderes se dividen entre Estrasburgo, Luxemburgo y Bruselas, esta última es la sede de la Comisión Europea y de la mayor parte de la burocracia y del aparato ejecutivo de la Unión.

2. El chocolate

Belgian chocolate

Bélgica produce 172.000 toneladas de chocolate al año y posee unas 2,000 tiendas especializadas, muchas de las cuales se encuentran en Bruselas. La calidad del chocolate belga es famosa en el mundo entero, de hecho, se dice que fueron los belgas los que facilitaron la receta a los mismísimos suizos. Cuenta la historia que Henri Escher, alcalde de Zurich, bebió su primera taza de chocolate en Place de Bruselas, el sabor del chocolate le fascinó tanto que se llevó la receta a Suiza.

Aunque los conquistadores españoles fueron los primeros en traer cacao de América en el siglo XVI, no fue hasta el XIX cuando el chocolate se empezó a manufacturar a gran escala en Bélgica. A principios del siglo XX ya existían en el país más de cincuenta chocolateros establecidos.

En 1912, el chocolatero belga Jean Neuhaus inventó la primera cobertura dura de chocolate o couverture, que abría la puerta a los bombones rellenos de distintos sabores y texturas. En poco tiempo, los chocolates belgas empezaron a venir rellenos de crema, caramelo, ganache y crema de almendras o praliné.

A partir de aquí, los belgas empezaron a experimentar con todo tipo de rellenos, incluyendo distintos tipos de licor, café y vainilla, poco a poco; el término praliné se había convertido en un sinónimo de chocolate belga y “chocolate belga” se hizo sinónimo de “um, ¡qué rico!”

3. ¿Alguien ha dicho bière?

Grimbergen beer, Brussels - Poured

Con 8700 marcas distintas de cerveza y un promedio de casi 100 litros de consumo anual per cápita, no puede decirse que los belgas se aburran.

Si bien se cree que fueron los monjes valones los que iniciaron la producción de brebajes de cebada en la Edad Media, no hay evidencia escrita de esta práctica hasta bien entrado el siglo XVIII.

Actualmente Bélgica cuenta con la más alta proporción de cervecerías por habitante de toda Europa.

4. El Manneken Pis, su mejor amigo… y su hermana

La escultura más famosa y pintoresca de Bélgica tiene familia.

Manneken Pis

Mucho menos conocidos pero igual de incontinentes, los acompañantes del pequeñajo meón son un perro (el Chien Pis) y una niña con coletas (la Janneken Pis).

Janneken-PisChien Pis, Brussels, Belgium

5. La Grande Place

Grande Place Panorama

La Grand Place de Bruselas representa de forma magistral el éxito y la evolución de una ciudad mercantil en su época de mayor gloria.

La plaza tiene 110 metros de largo por 70 de ancho y ha sido utilizada como mercado desde el siglo XV. Actualmente está rodeada de edificios que datan del siglo XVII, la mayoría antiguas casas gremiales en cuyas fachadas, decoradas con estatuas y relieves, pueden apreciarse los símbolos de las distintas cofradías.

6. Las aventuras de Cicerone Tintín

Brussels, comics museumBruselas es una visita obligada para todos los amantes del cómic. Existen dos principales escuelas, la francófona, de las Bandes Dessineés y la flamenca o stripverhalen.

Entre las Bandes Dessinés, resaltan Las aventuras de Tintín, presentada en el suplemento infantil del diario belga Le Vingtième Siècle, en 1929.

La escuela flamenca tiene como representantes principales a Suske and Wiske, traducidas al español como Bob y Bobet.

El Museo del Cómic de Bruselas reúne muestras del denominado noveno arte, si bien la ciudad entera ha sido convertida en una exposición de cómics.

7. El Art Noveau

Bruselas es la cuna del Art Noveau o modernismo. Un estilo arquitectónico que cambiaría la percepción de los espacios y daría un toque más orgánico a la arquitectura de finales del siglo XIX y principios del XX. La principal característica de este movimiento es el empleo de materiales hasta entonces reservados exclusivamente para la industria, como el hierro o el ladrillo desnudo.

El mayor exponente y precursor del movimiento en Bruselas fue el arquitecto flamenco Victor Horta, quien dejaría la ciudad repleta de sus obras y su particular visión de la misma forma que Gaudí lo haría con Barcelona.

8. La comida

Belgian Sugar Waffles @ Grand Lake Farmer's MarketSi bien los mejillones son su plato por excelencia, la capital belga es famosa por sus filetes de ternera y por ser la cuna de las patatas fritas, pero no las típicas de restaurante de comida rápida, que por mucha “Q de calidad” que pueda tener el restaurante cuyo nombre no pienso pronunciar, estoy seguro de que no hay nada como la receta original.

En cuanto a postres, pocas cosas pueden compararse a un waffle belga con fresas.

9. El Museo de la Ciudad

El Museo de la Ciudad de Bruselas es famoso, entre otras cosas, por alojar en su interior el guardarropas del Manneken Pis. Esta presumida estatuilla cuenta con nada menos que 800 trajes salvaguardados en el interior del museo.

10. Porque nunca he estado

Pero sobre todas las cosas, quiero visitar Bruselas porque nunca he estado, a menos claro, que cuente aquella vez en la que tuve que enlazar con un Eurostar de camino a Londres y estuve en la estación 20 minutos, pero no, esa vez no cuenta.

¿Tú has estado?, dame envídia, cuéntame lo que más te gustó de la ciudad.

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Fundador de xixerone.com. Amante de los viajes y los gatos.