Al igual que pasa con Copenhague, la estatua de una sirena es el icono de Varsovia. La diferencia está en que la versión polaca, al estar a 300 kilómetros de la costa, tiene que conformarse pasando sus días en el centro de la plaza Rynek Starego Miasta, en el casco antiguo de la ciudad.

La plaza en sí es una obra maestra reconstruida, durante la Segunda Guerra Mundial, y como el resto de Varsovia, fue reducida a poco más que cenizas. Afortunadamente fue hecha de nuevo en años posteriores, restaurando con gran precisión el encanto que antaño tuvo. Como la mayoría de plazas del este de Europa, Rynek Starego Miasta está repleta de terrazas al aire libre para disfrutar de un buen café (siempre y cuando la ciudad se visite en verano). Mirando alrededor es difícil creer que la edad de los edificios se cuente en décadas y no siglos.

Con su espada alzada y su escudo, la sirena guerrera sobrevivió por los pelos a la guerra y se emplazó en su actual pedestal en años recientes, si bien la escultura data de 1855.

La sirena ha sido, durante siglos el emblema de la ciudad, de hecho se muestra en su escudo de armas.

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Fundador de xixerone.com. Amante de los viajes y los gatos.