5 consejos para hacer fotografía de viajes

Cuando viajamos, nos gusta traer la mayor cantidad de recuerdos posibles del sitio que visitamos. Es natural querer capturar cada momento, cada lugar, almacenar para la posteridad cada una de las sensaciones que vivimos durante el viaje.

Para mí, la fotografía es una parte absolutamente fundamental de mis viajes, al mismo nivel que el billete de avión o el alojamiento, tanto es así, que en el momento de preparar mi mochila de viaje y dejarlo todo listo para salir, las primeras tres cosas en las que pienso son:

-¿Llevo el pasaporte?
-¿Dinero?
-¿Cámara, baterías, tarjetas de memoria, objetivos?

Así me va, más de una vez me he ido con la cámara y sin el cepillo de dientes al aeropuerto.

Vamos a ver, no quiero parecer un experto, porque no lo soy. En cuanto a fotografía soy completamente autodidacta y amateur, como bien se puede apreciar en mi cuenta de flickr. Sin embargo, años de viajes e infinidad de fotos tomadas han hecho que me desenvuelva de una forma más o menos natural con una cámara en la mano.

A mi entender, estos son los principales 5 consejos para hacer buenas fotos de viajes, si tú tienes algún otro, por favor déjalo en los comentarios.

Seguro que siguiendo estos sencillos consejos, conseguirás que tu familia y amigos no se duerman cuando les muestres las fotos de tus vacaciones:

La composición de la foto

Los que no tenemos ni idea de fotografía, tenemos tendencia a centrar en medio de la foto al sujeto principal. Si bien esta técnica es más que plausible cuando se fotografían sujetos simétricos, normalmente una foto es más llamativa estéticamente cuando el sujeto principal se encuentra localizado utilizando la regla de los tercios.

La regla de los tercios es una sencilla técnica de composición fotográfica en la que el sujeto es ubicado en la línea de confluencia de los tercios de la foto.

Explicado brevemente: Al momento de hacer la foto imagina que existen dos rayas horizontales y dos rayas verticales que dividen la foto en nueve trozos iguales. Pues la clave es ubicar al sujeto protagonista en los puntos de unión de alguno de los nueve trozos.

Así:

En este ejemplo apreciamos cómo el sujeto principal de la foto, la decoración en forma de dragón en hierro forjado de una ventana en Sitges, no se encuentra en la parte central de la foto sino en la confluencia de sus tercios, lo que hace que sobresalga más de la foto contrastando con el fondo blanco y dándole un poco más de «vida» a la imagen y le quita la sensación estática de la frontalidad.

La temática: huye de estereotipos

 

 

Obviamente la foto «obligada» de la Torre Eiffel o del Partenón no te la quita nadie.

No pido que no la hagas, lo que digo es que no pares ahí. Busca un ángulo poco fotografiado de los monumentos más conocidos, una perspectiva que no esté tan vista, utiliza la gente, los árboles, los edificios para enmarcar el monumento, hazlo tuyo.

De esta forma consigues que la foto llame la atención, ya que no es la típica postal que todo el mundo está cansado de ver una y otra vez.

La gente es un recurso inagotable

 

 

Nada habla tanto sobre un país como su gente. Los retratos y la fotografía urbana dan a conocer un aspecto muchas veces olvidado por los turistas, los lugareños y su vida dentro del destino visitado.

Sé respetuoso, pide permiso antes de hacer una foto y si te dicen que no, es no. Algunas culturas son más aprehensivas que otras con el tema de que les hagas fotos. En la India la gente te va a pedir que les hagas fotos, no esperes la misma reacción en Londres.

 

Siempre podrás editar las fotos más adelante

 

Haz todas las fotos que quieras, no tendrás carretes para revelar. En la era de la fotografía moderna, lo más engorroso de hacer muchas fotos es organizarlas luego. Una vez acabada la travesía, hazte con un buen editor de fotos, yo utilizo Paint Shop Pro, pero he oído rumores de que existe un tal photoshop que es también muy bueno.

Juega, experimenta y maquilla lo que quieras pero sobre todo guarda siempre los originales, nada transmitirá la verdadera escencia del viaje como la foto original.

 

Rompe las reglas

Estos consejos puede que te resulten inútiles, puede que te sirvan de mucho o puede que te suenen viejos y repetidos. Tanto el viajar como la fotografía comparten una cosa, que ambas cosas se perfeccionan con la improvisación, la práctica y la espontaneidad. No tengas miedo de experimentar con tus fotos, no sigas reglas, sigue tu instinto y disfruta de tu cámara.

Bonus track: Baja la cámara

Los recuerdos que se viven a través de la lente son maravillosos, pero recuerda que los souvenirs más poderosos que te vas a llevar de tus viajes son los que se quedan grabados en tu memoria, las experiencias vividas, la gente que conoces y las cosas que aprendes. Baja la cámara un rato y vive tu viaje.

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Fundador de xixerone.com. Amante de los viajes y los gatos.