El amante de Venecia

Europa, Italia, Reflexiones, Venecia  /   /  Por xixerone

 

Venecia es una dama pública.

Y debo confesarlo, como tal me atraía más bien poco. En mi psique, Venecia era una meretriz cuyos encantos parecían haber sido ultrajados y expuestos al mundo. Como una noble doncella de increíble belleza que, una vez desflorada, es obligada a vender su cuerpo en el más bajo burdel de los arrabales.

Veía yo a Venecia como a una vieja chabacana, con sus incesantes vaivenes de turistas, sus góndolas impagables y sus tiendas de souvenirs horteras. Un lugar en el que te sientes la mínima expresión de un grupo de voyeurs de baja calaña, de una horda, de una muchedumbre turística.

Y sí, es cierto que en los últimos años y con la llegada del turismo de cruceros, es cada vez más complicado disfrutar del hechizo de esta señora a solas. Sin embargo se dice que una persona puede ser inteligente, pero una horda siempre es tonta y con los turistas pasa lo mismo. Ellos han venido a lo que han venido y cuando acaban la faena se suben la cremallera y se largan. Lo que la mayoría ignora es que, como todas las damas, Venecia tiene un lado escondido, una parte de su ser que no revela a todo el que se le acerca. Es una dama misteriosa sin duda, y quien sabe tratarla descubre los más íntimos recovecos de su alma.

Venecia es una cortesana entrada en años, pero que sabe que la experiencia acompaña a la edad y que muchas otras aspirantes desearían dominar las artes amatorias que sólo ella conoce. La mismísima Roma fracasa en igualar los talentos sensuales de su prima del norte.

Un giro inesperado, un callejón a la derecha, un canal a la izquierda y de pronto te hallas en terrenos aparentemente inexplorados. Y es que Venecia siempre encuentra la forma de hacerte sentir el primero, el único, de conseguir que no sospeches que otros la han desnudado antes.

Y te irás, porque a las cortesanas no se les toma por esposas, se les ama y se les deja.

Y te irás, pero un trozo de Venecia volverá contigo.

 

Sobre el autor

Me llamo Luis Cicerone. Cuando era pequeño me paseaba por casa con un atlas en la mano. Mis domingos lluviosos transcurrían memorizando mapas y capitales. A los quince años hice mi primer viaje en solitario y desde entonces viajo cada vez que puedo. Trabajo en marketing turismo en una agencia de viajes online como International Manager para el Medio Oriente y África. Me encanta la fotografía, las películas en versión original y los vídeos de gatos en Youtube.

9 Comentarios
 
  1. Elena 11 enero, 2013 at 9:28 pm Responder

    Muy curiosa la visión que das de la ciudad, me gusta. La verdad es que Venecia es así, piensas que por estar abarrotada y ser a veces más como museo no te va a gustar, pero luego llegas allí y te enamora.
    Saludos

  2. Valentin Hotels 3 enero, 2013 at 1:28 pm Responder

    Muy bonita tu visión de Venecia, una ciudad que hay que conocer en su parte menos turística para apreciarla. Enhorabuena por el post!

  3. Castillos hinchables 26 diciembre, 2012 at 1:08 pm Responder

    Una ciudad increible, se respira historia al pasear por sus calles, es realmente diferente al resto de ciudades de Italia, merece la pena pasar por alli al menos una vez en la vida

  4. Alfonso (the world thru my eyes) 24 diciembre, 2012 at 1:03 pm Responder

    Un bonito punto de vista de la ciudad de los canales!!!.

  5. BEATRIZ HOTELES 19 diciembre, 2012 at 2:14 pm Responder

    Una ciudad preciosa, enhorabuena por el post!

  6. Victor 13 diciembre, 2012 at 7:05 pm Responder

    Me ha gustado tu forma de ver la ciudad… si señor…

Leave a Reply