Como muchas ciudades en los Estados Unidos que rinden culto al automóvil por encima de cualquier otro medio de transporte, Miami es una ciudad con grandes deficiencias en cuanto a transporte público, a esto se suma el hecho de que la ciudad es una urbe inmensa con una densidad de población más bien baja, (excepto en la costa), lo que la hace absolutamente inmanejable para un turista que esté acostumbrado a desplazarse a pie entre los atractivos turísticos de las ciudades que visita.

Si bien existen dificultades para visitar los lugares de interés de Miami a pie y el transporte público no puede, bajo ningún concepto, compararse con el de algunas ciudades europeas de similar tamaño, no todo está perdido. La ciudad cuenta con varias alternativas para los desplazamientos urbanos.

Los autobuses urbanos son una alternativa económica y relativamente cómoda, cuestan apenas 2 dólares el billete y tienen frecuencias que oscilan entre los 7 y los 15 minutos. En Miami, las personas que utilizan frecuentemente el transporte público suelen ser las clases populares. Aunque son bastante seguros, es recomendable el sentido común.

Ante cualquier duda, los conductores suelen ser muy amables y ayudar a los turistas perdidos. La otra buena noticia es que en Miami todo el mundo habla castellano, así que si no dominas el inglés, siempre habrá alguien para sacarte del apuro.

Los autobuses son sobretodo recomendables para moverse entre South Beach y Miami Downtown ya que no existe ningún otro medio de transporte público entre ambas zonas. También si se quiere visitar el Design District, el Midtown, o el barrio cubano de Miami la mejor forma es subirse al bus.

El Metro como tal no existe en Miami, el terreno pantanoso de la ciudad hace imposible que se pueda excavar el subsuelo para hacer una red como las existentes en Chicago o Nueva York, lo más parecido que existe a un Metro de Miami es el Metrorail, una línea de trenes ligeros que se asemejan a los de Nueva York pero que van por vías convencionales sobre la superficie.

Para moverse en el Downtown, la forma más barata e interesante es mediante el Metromover, un sistema elevado de trenes ultraligeros  que tiene la particularidad de ser completamente gratuito, su principal ventaja desde el punto de vista turístico es que discurre por vías elevadas a 12 metros del suelo, ofreciendo espectaculares vistas de la ciudad y sus rascacielos.

Los taxis son el método más caro pero el más cómodo de moverse por la ciudad, especialmente por Miami Beach. Fuera de Miami Beach, los taxis no suelen recoger pasajeros fuera de las paradas designadas. Los taxistas están obligados a utilizar el taxímetro excepto en trayectos en los que se aplique una tarifa fija, como el del Aeropuerto (unos 40$ dependiendo del barrio).

En cuanto a trenes de cercanías, Miami sigue siendo parca, con una única línea que la une a las ciudades cercanas de Fort Lauderdale y Palm Beach con frecuencias relativamente decentes y en trenes con aire acondicionado.

Descubre las mejores zonas donde dormir en Miami.

3 Comments
 
  1. Luis Cicerone (@xixerone_) 2 septiembre, 2012 at 11:41 pm Responder

    El transporte público en Miami http://t.co/ABUbH2ax
    #EstadosUnidos #Florida #Miami #Norteamérica

  2. Gildo Kaldorana 1 febrero, 2012 at 2:55 pm Responder

    Estuve viviendo un año en Miami, pensé que iba a aprender inglés…….al final de la lengua de Shakespeare, ni papa, como bien dices, en cualquier lugar hablan español. Eso si, aprendí otras cosas……..que me enseñaron las cubanas ;-)
    Muy buen post
    Saludos

Leave a Reply