Para disfrutar a plenitud unos días de playa en familia o con amigos no bastan las ganas, hay que ser previsivos y pensar hasta en el mínimo detalle para que, por un pequeño descuido, no se arruine nuestra dosis de mar, sol y arena.

 Aun así, muchas veces, decidimos ir de manera improvisada y nos aventuramos apenas con lo esencial para disfrutar de lo lindo de una escapada a la playa.

En cualquiera de los casos, bien sea que planifiques con antelación o decididas viajar a última hora, en estos 10 consejos está lo que necesitas para que tu escapada a la playa no se convierta en una pesadilla ni deje culpa o arrepentimientos.

10 consejos para que las escapadas a la playa no sean una pesadilla

1. Revisa qué tiempo habrá durante tu estancia en la playa

Podrá sonar como un consejo para principiantes, pero la verdad es que muchas veces nos olvidademos de revisar las condiciones meteorológicas antes de viajar, tanto a la playa como a cualquier destino.

Aunque viajas a la playa en pleno verano, con el calentamiento global puede variar el estado del tiempo o aumentar el nivel del mar, así que más vale revisar qué probabilidades de lluvia hay para poder tomar el sol y nadar tranquilamente.

2. Haz la maleta con anticipación

Cuando empieces a hacer la maleta, visualiza el lugar, cuántos días y noches vas a estar fuera de casa, cómo te gustaría vestirte, qué tipo de ropa necesitas y cuántos atuendos debes llevar en total (es recomendable llevar, al menos, uno de más).

A la hora de un viaje a la playa, bien sea largo o corto, no puedes olvidar protector solar, toallas, chanclas, gafas de sol, crema hidratante, bolsas impermeables para guardar la ropa húmeda, sombreros o gorras.

Si viajas con niños y en coche, también puedes comprar un botiquín de primeros auxilios para casos de emergencia.

Por otro lado, si planeas hacer esnórquel, bucear o actividades similares, ahorrarías mucho comprando el equipo que necesites en tiendas de deporte cercanas a tu hogar y llevándolas a la playa.

Consejos para hacer que tus viajes a la playa no sean una pesadilla – Haz la maleta con anticipación

3. Investiga sobre la ciudad y la(s) playa(s) que visitarás

Antes de viajar y, preferiblemente, previo a comprar billetes de avión, tren o autobús, investiga en redes sociales y en Internet qué playas te conviene más visitar de acuerdo a tus intereses, los costes de alojamiento y comida de la zona y todo lo que consideres pertinente.

Otra forma de informarte es simplemente pedirle a amigos, familiares y conocidos sus opiniones sobre los lugares que quieres visitar, las actividades que se pueden hacer allí y sus atracciones turísticas para saber si merece la pena ir.

Toma en cuenta que nunca se tiene demasiada información y que esto te ahorrará muchos dolores de cabeza. Por ejemplo, digamos que viajas con niños y, por no saber, terminas en una playa nudista… no creo que sea el tipo de escapada familiar que estás buscando.

Asimismo, si quieres hacer deportes acuáticos como surfing, te conviene revisar si es una actividad que se pueda hacer en la playa o ciudad a la que tienes pensado ir.

4. Reserva alojamiento con tiempo

Sin importar el medio de transporte que elijas para ir a la playa, no puedes pasar por alto reservar alojamiento con, por lo menos,m dos semanas de anticipación, sobre todo si viajas en temporada alta.

Créenos, no querrás estar corriendo de un lado a otro buscando un lugar donde pasar la(s) noche(s) con el calor y la humedad que caracteriza a las ciudades costeras, especialmente si se trata de un viaje familiar con niños pequeños.

5. Haz un presupuesto de viaje

Este consejo aplica para todo tipo de viaje, a cualquier destino y durante todo el año, así que la playa no es la excepción.

Una vez sepas cuándo vas a viajar, a dónde y tengas una idea del coste aproximado de la comida, el transporte, las atracciones y las actividades que te gustaría hacer durante tu estancia, puedes crear un presupuesto flexible de lo que gastarás a diario y durante la totalidad del viaje.

Si no se te dan muy bien las matemáticas, siempre puedes usar una de las muchas apps para planificar viajes, incluyendo varias de presupuestos.

6. Usa protección solar y mantente hidratado

Es importante no olvidar la protección solar si vamos a pasar mucho tiempo al aire libre en la playa. 

Debemos ser conscientes y responsables, proteger nuestra piel es indispensable antes y durante la exposición a los rayos solares. Asegúrate de usar una crema con Factor de Protección Solar (FPS) de entre 30 y 50, así como también de aplicar una nueva capa cada dos horas o cada vez que te metas al mar.

De igual modo, ES imprescindible hidratarse bien en la playa porque nuestro cuerpo  pierde más agua en temperaturas altas. 

Para garantizar que estarás hidratado, debes llevar contigo agua suficiente para ti y todos tus acompañantes. También es oportuno que comas frutas y verduras de temporada con alta cantidad de agua (por ejemplo la sandía, la lechuga o el pepino) que te aportan vitaminas y minerales.

7. Presta atención a la señalización

Una vez te encuentres en la playa, fíjate en la señalización para saber en qué puntos se puede nadar, dónde están los baños más cercanos y toda la información que necesitas para pasar un buen rato junto al mar.

Las señales también te harán saber si en esa playa se puede hacer deportes acuáticos, pero, en caso de no encontrar alguna, siempre puedes preguntar a las autoridades o socorristas.

8. No descuides tus pertenencias

Podrá sonar como algo de sentido común, pero suele pasar que, al estarlo pasando bien, apartamos la vista de nuestras pertinencias y objetos de valor y las perdemos o somos víctimas de un robo.

Mantén tus pertenencias a la vista cuando vayas a la playa

Si viajas en grupo, una buena estrategia es turnarse para no desamparar teléfonos móviles, llaves de coche, billeteras o cualquier artículo que pueda ser deseado por delincuentes.

Aunque haya vigilancia en la playa, es mejor prevenir que lamentar.

9. Asegúrate de que los niños estén bajo supervisión siempre

Uno de los mandamientos de un viaje familiar a la playa debería ser: mantendrás a los niños bajo la supervisión de un adulto de confianza en todo momento cuando tú estés ocupado, bien sea con familiares o amigos.

Mantendrás a los niños bajo la supervisión de un adulto de confianza en todo momento.

De igual forma, vestir a los peques con ropa, salvavidas yaccesorios de colores llamativos ayudará a no perderles la vista. Existen pulseras a las que se les puede apuntar un nombre y número de teléfono de emergencia.

Cómo hacer que tus viajes a la playa no sean una pesadilla – Mantén a los niños bajo supervisión vistiéndolos con colores llamativos

Otro de los consejos para que tus viajes a la playa no se conviertan en una pesadilla es hacerse con un buen lugar cerca de un socorrista.

10. Presta atención a la marea

Ten cuidado con las corrientes y evita nadar cerca de rocas, ya que las olas podrían arrastrarte o empujarte hacia ellas y hacer que te lesiones.

Si no sabes nadar ni te dedicas a hacer deportes acuáticos, mantente tan cerca de la orilla como sea posible.


¿Qué te parecen estos consejos para que tus viajes a la playa no sean una pesadilla? ¿Estás listo para tu próxima escapada de verano? No dejes de comentar

About the Author

Artículos relacionados

Viajar es para muchos el mayor placer del mundo, mejor que joyas, mansiones, coches lujosos, etc....

Hacer una ruta en coche es la fantasía de muchos viajeros, ya sea porque lo han visto en la típica...

Ninguna ruta por Colombia está completa sin conocer la región Caribe, una zona que se ubica al...

Leave a Reply