Acababa de llegar a Ayutthaya procedente de Bangkok, en una de las muchas furgonetas que a diario conectan las dos capitales tailandesas. En mi mente, estaba grabada una única imagen de la ciudad, la de la cabeza de una estatua de Buda rodeada por las raíces de un árbol en el que es uno de los templos más bonitos de...