Las 5 cosas que odio de los hoteles de 5 estrellas

¿Quién dijo que quedarse en hoteles cinco estrellas sólo tiene ventajas?, a continuación explico las cinco cosas que más odio de los hoteles de lujo.

Obviamente, no se puede englobar a todos los hoteles de 5 estrellas  en solo saco, no todos son iguales y las generalizaciones son odiosas (pero divertidas). En este post me concentro básicamente en los hoteles de lujo “clásicos”.

1. Precios desorbitados

Ya, lo entendimos, sois exclusivos, chics y mega-ultra fashion. Los quinientos euros de tarifa por noche en habitación estándar me lo han dejado claro. Ahora me gustaría saber, ¿Qué me ofrecen por mi dinero? ¿vale la pena pagar 500 euros pudiendo pagar 80 en un 4 estrellas?

2. Aquellas viejas glorias

Lo peor es que la mayoría de hoteles de cinco estrellas no ofrecen absolutamente ningún servicio extra aunque las habitaciones cuesten 10 veces más.

A decir verdad, la mayoría son edificios antiguos, con decoración digna de abuela que era la cumbre del estilo en los años setenta pero que ahora parece vieja, desgastada y un tanto hortera.

3. Wi-fi de pago

Esto es, por goleada, lo que más me molesta de los hoteles de cinco estrellas. La mayoría cobra un extra por el internet.

¿Por qué debo pagar en un hotel de 500 euros la noche algo que en un albergue de 15 está incluido en el precio? Estamos en el siglo XXI, cobrar extra por el internet es como cobrar extra por el agua o la electricidad de la habitación.

4. Encima todo es extra

Además del interet, en los hoteles de cinco estrellas hay cargos por prácticamente cualquier cosa que no sea una almohada. Hacer fotocopias, más o menos 3€ por página, por pedir un taxi, dependiendo de la distancia son sobre unos 15€ más, el servicio de habitaciones, unos 20€ de media.

El desayuno, ese gran (y caro) desconocido. Un desayuno buffet consistente en bollería, fiambre y pan puede costar hasta 40€ en un hotel de lujo, mientras que muchos 3 y 4 estrellas lo incluyen en el precio de la habitación.

5. Dinero, dinero, dinero

Los hoteles de lujo, además de los 500 euros de habitación, los 20 al día de internet y los 40 de desayuno, no solo esperan dejarte seco con cobros directos, también van a comisión sobre otros servicios que ofrecen.No te puedes fiar de un recepcionista de un hotel de lujo. Siempre te va a recomendar el restaurante / bar / atracción que le reporte la mayor comisión.

Bonus track: los otros clientes

Los cinco estrellas están repletos de snobs estirados, viajeros de negocios con trajes y poca paciencia y turistas americanos con sandalias y calcetines, muchas veces sus lobbys me dejan con la pregunta: ¿qué hago yo aquí?

Los comentarios están abiertos para tus opiniones, experiencias, sugerencias y reclamaciones varias.

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Fundador de xixerone.com. Amante de los viajes y los gatos.