Los últimos rayos de sol del día calentaban mis mejillas mientras me aproximaba a la pista de aterrizaje. Esta vez, no volaba a ningún sitio, no me aguardaban molestos controles de seguridad ni esperas en una terminal. La pista a la que me refiero, si bien es tan real como la terminal que la rodea, hace años que no...