De entre los grandes secretos que guarda Arizona podemos destacar la conocida como la Ola del Desierto. Se trata de una formación rocosa que ha sido increíblemente tallada por el viento y las inclemencias del lugar. Sorprende la perfección con la que ha sido moldeada, y es por ello que cientos de personas intentan encontrarla para poder vivir una de las mejores experiencias que nos puede ofrecer la naturaleza.

Ola de Arizona

No obstante, el camino para conseguir llegar no es fácil, y en muchas ocasiones ocurre que los turistas acaban perdiéndose y sin poder encontrarla. Si estamos pensando en ir al lugar, es conveniente que contactemos antes con un experto en la zona, porque no sería bueno volvernos con las manos vacías.

Este lugar tan mágico se encuentra en la parte norte de Arizona, más concretamente en la reserva protegida Paria Canyon-Vermilion Cliffs Wilderness.

Llegar al lugar, como ya hemos comentado antes, es bastante complicado. Tendremos que andar cerca de cinco kilómetros por todo el desierto y superar un montón de dificultades durante el trayecto, incluyendo calzadas con 107 metros de altura. No obstante, cuando lleguemos, nos daremos cuenta de que verdaderamente ha valido la pena el esfuerzo.

Otro de los aspectos que deberemos considerar si viajamos al lugar es que el calor es bastante asfixiante, por lo que tendremos que protegernos bien y empezar la excursión lo más temprano posible.

Pero no sólo encontraremos la Ola de Arizona, ya que si seguimos caminando un poco más, encontraremos la conocida como la Segunda Ola de Arizona, no tan espectacular como la primera, pero ya que hemos hecho el viaje, sería absurdo no verla.

Si ha habido alguna tormenta reciente, es posible que encontremos pequeñas piscinas naturales que permanecen durante unos pocos días. Eso sí, si hemos decidido desplazarnos hasta allá, debemos tener muy en cuenta que se trata de un lugar muy delicado, por lo que tendremos que andar con mucho cuidado para no estropearlo.

Leave a Reply