Hay pocas cosas más desagradables cuando se viaja que la temida diarrea del viajero.

Es una de las afecciones más comunes en viajeros, particularmente cuando se viaja a lugares tropicales o con dietas muy diferentes de las habituales.

Afortunadamente, evitar la diarrea viajera es factible si se toman las precauciones adecuadas.

Estas son los principales consejos para evitar la diarrea cuando se está viajando y librarno así de las temidas letrinas.

1. Ve preparado para tener diarrea

Una pequeña botella de gel desinfectante es la forma más fácil de tener las manos limpias y evitar indeseables bacterias que pueden hacernos enfermar.

Además, siempre es recomendable que lleves contigo en la mochila o el botiquín de viajes, antidiarréicos, toallitas húmedas y papel higiénico.

Es mejor prevenir que curar, pero a veces la diarrea es simplemente inevitable cuando se viaja.

2. Piensa en la comida, pero también en el agua

Cuando pensamos en las posibilidades de intoxicación alimentaria, por lo general nos viene a la mente la carne de dudosa procedencia. Sin embargo, la mayor parte de intoxicaciones está causada por bacterias en el agua.

Lo mejor es mantenernos alejados de cualquier alimento del que no conozcamos su procedencia, pero en especial de verduras crudas, frutas peladas y ensaladas o cualquier otro producto que deba ser lavado y no lleve piel.

Los productos lácteos son seguros únicamente cuando han sido pasteurizados.

Las carnes rojas, el pollo y el pescado sólo deben consumirse cuando se está seguro de que han sido bien cocinados y mientras están aún calientes.

3. Elige tu bebida con cuidado

Por regla general, el agua embotellada, el té y otras bebidas hervidas, la cerveza, el vino y los refrescos en sus envases originales son seguros para el consumo.

Revisa siempre que el agua mineral y los refrescos tengan el sello de seguridad intacto, adicionalmente, puedes limpiar con un trapo limpio la boquilla de las botellas y la apertura de las latas, no sabes si han estado en hielo o en superficies sucias antes.

4. Mata las bacterias

Si no estás seguro del origen de tu agua, pero no tienes más opciones, hervirla durante cinco minutos puede ser la mejor opción. Existen además filtros, pastillas purificadoras y «bolígrafos» que matan las bacterias dañinas.

Evita el hielo a toda costa

Evita utilizar hielo a menos que estés seguro de su fuente. Igualmente, lo mejor es mantenernos alejados de los zumos de fruta y las bebidas hechas con agua del grifo. Los habitantes locales están acostumbrados a las bacterias de su agua, tú no.

5. Menesteres del aseo

Utiliza agua embotellada para lavarte los dientes y lavar el cepillo, y mantén la boca cerrada en la ducha.

6. Come en lugares populares

Intenta comer en sitios con gran afluencia de personas. Estos lugares suelen tener una mayor rotación de productos y ser menos propensos a tener alimentos que han estado mucho tiempo esperando ser consumidos.

Resumen

Intenta pelarlo, hervirlo, cocerlo y desinfectarlo. Si no puedes, siempre te quedará el consejo número 1.

Y no salgas de casa sin tu seguro de viajes.

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Fundador de xixerone.com. Amante de los viajes y los gatos.