Este es un post invitado por parte de Sandra de Sifakka.

Roma es una de las ciudades más románticas del mundo. Ese conjunto de callejuelas estrechas, adoquines retorcidos y farolas de luz anaranjada respira historia, desde las intrigas del antiguo Imperio Romano a los excesos artísticos impulsados por el Catolicismo.

Y como ya imaginarás, Roma es una ciudad apasionante desde el punto de vista fotográfico. Su impresionante arquitectura e historia, así como una luz que no hay en ninguna otra parte del mundo, ofrecen infinidad de oportunidades fotográficas. El contraste entre el azul de su cielo y los naranjas de sus edificios dan a cualquier imagen el equilibrio perfecto entre los colores cálidos y los fríos.

La primera vez que visitas Roma te ves sobrecogido, mareado incluso, ante tanta belleza. Resulta difícil saber hacia dónde mirar y que captar con tu cámara. Para ayudarte a centrar tu atención aquí tienes una lista de los lugares más representativos y singulares de la ciudad eterna.

 

1. Basilica di San Pietro

Vaticano y Ponte Sant'Angelo

Vaticano y Ponte Sant’Angelo

Resumir el papel del Vaticano en la historia y la importancia de la Basilica di San Pietro como conjunto monumental en tan sólo unos párrafos es casi imposible. Si hubiera que destacar un edificio en Roma, éste sería sin duda el símbolo de la ciudad por excelencia.

Su interior acoge a la Santa Sede, siendo el templo religioso más importante del catolicismo y la iglesia donde el Papa celebra las liturgias más importantes. La construcción de la basílica comenzó en 1506 y finalizó en 1626. En su construcción participaron diversos arquitectos entre los que destacan Bramante y Michelangelo Buonarroti.

Puedes captar la majestuosidad de la basílica desde la Piazza di San Pietro, en la que la columnata enmarca la fachada principal de forma imponente. Su interior te dejará boquiabierto tanto por su tamaño, como por la riqueza de sus decoraciones. Y si no le tienes miedo a las alturas, te aconsejo que no te pierdas las vistas desde lo alto de la cúpula.

Una curiosidad que quizás no sepas es que la cúpula de la Basilica di San Pietro es la única que está iluminada en toda Roma cuando cae la noche. Por eso una de las postales más famosas es la vista de la basílica iluminada y del Ponte Sant’Angelo desde el Ponte Umberto I, desde donde está hecha la foto.

 

2. La Fontana di Trevi

Fontana di Trevi

Fontana di Trevi

Uno de los elementos arquitectónicos más característicos de Roma, además de la omnipresencia de iglesias en prácticamente cada esquina, es la de las fuentes. Las verás desde pequeñas y modestas, hasta grandiosas y monumentales. La vida cotidiana en la Roma Imperial giraba en torno al agua y su sabia utilización, de ahí la multitud de estructuras relacionadas con este elemento.

Si hay una fuente que sobresale por encima del resto, tanto por su majestuosidad como por su popularidad, es la Fontana di Trevi (o Fuente de las Tres Vías recordando las tres calles que acceden a la plaza).

¿Sabías que el agua mana en ella desde hace más de 2.000 años de una fuente que se encuentra a 22 kilómetros? Así es, en el año 19 AC Agripa ordenó construir un acueducto tras hallar un manantial de agua a las afueras de Roma. Era costumbre de la época que los viaductos finalizaran su camino en una pila, lugar donde los habitantes se abastecían de agua. Es más, las aguas de este manantial iban a parar directamente a los Baños de Agripa.

El acueducto fue abandonado y reconstruido posteriormente por lo que el Papa Urbano VIII ordenó las obras para levantar una fuente mayor que la original, construyendo la que hoy puedes ver y que se concluyó bajo el mandato del Papa Clemente XII.

Debido a la leyenda que dice que si tiras una moneda con la mano derecha sobre el hombro izquierdo te garantiza volver algún día a Roma, este lugar está normalmente lleno de gente. Aquí también es difícil hacer fotos sin que salgan docenas de turistas.

Sin embargo, tienes dos opciones para conseguir una imagen preciosa. La primera es ir a uno de los laterales y hacer una foto de lado. La segunda es centrarte únicamente en el conjunto monumental, sin captar los alrededores de la fuente y el resto de la plaza.

 

3. Piazza del Campidoglio

Piazza del Campidoglio

Piazza del Campidoglio

La Piazza del Campidoglio está en el monte Capitolino. Inicialmente, el Capitolio fue sede sacerdotal y a partir del siglo XII fue destinado como sede del senado ciudadano. El actual aspecto se debe a Michelangelo Buonarroti que en 1540 fue encargado por el Papa Pablo III de la recuperación del área capitolina, completamente abandonada durante la Edad Media.

Michelangelo conservó la orientación oblicua de los palacios preexistentes, los modificó armonizándolos a su proyecto, por ejemplo añadió una doble escalinata de acceso al Palacio Senatorio más conocida como Cordonata. En la base de ésta hay dos fuentes compuestas por leones de mármol negro que soplan agua en dos macetas.

En el centro está el Palazzo Senatorio al que se accede por la escalinata añadida por Michelangelo. A la derecha está el Palazzo dei Conservatori, por el que se entra a los Musei Capitolini. A la izquierda Palazzo Nuovo que forma parte del mismo complejo museístico que está conectado con el edificio anterior por una galería inferior conocida como Galleria Lapidari.

La estatua ecuestre del Marco Aurelio es una copia. El original de bronce, realizado en 176 DC, está en el interior de los Musei Capitolini.

Esta plaza de inmensa belleza se puede captar desde muchos ángulos, tanto de frente, como desde uno de sus laterales, o incluso dejando el Palazzo Senatorio a la espalda. La imagen está captada al atardecer, buscando un ángulo original que permitiera fotografiar la estatua, parte de la plaza y la luna.

 

4. El Foro Romano

Foro Romano

Foro Romano

El Foro Romano, ubicado entre los montes Palatino y Capitolino, ocupa una gran superficie de la ciudad y te sorprenderá comprobar cómo han podido sobrevivir estas magníficas estructuras al paso del tiempo, las guerras y el abandono. Era la zona en la que se desarrollaba la vida pública y religiosa en la antigua Roma. El Foro es, junto con el Coliseo, la mayor muestra de grandeza del Imperio que se puede ver en la actualidad.

Los expertos estiman que la construcción de algunos de estos edificios se realizó durante los días en que la ciudad de Roma se fundó (es decir, en el siglo VIII AC). Entre estas edificaciones encontrarás tres tipos principales de construcciones: templos en honor a dioses o en honor a figuras políticas importantes, basílicas y arcos, también en honor a determinados personajes.

Quizá el lugar más bonito para admirar el Foro Romano es la terraza que se encuentra justo detrás de la Piazza del Campidoglio. Se accede a ella por cualquiera de los dos callejones que rodean el Palazzo Senatorio. La foto está hecha desde allí, a última hora de la tarde, cuando hay menos gente.

 

5. Castel Sant’Angelo

Castel Sant'Angelo

Castel Sant’Angelo

Este edificio, construido entre 135 y 139 bajo las órdenes de Adriano, se concibió utilizarse como mausoleo para él y su familia. El conjunto se convirtió poco tiempo después, en un edificio militar que en 403 formó parte de la Muralla Aureliana. Su nombre proviene de una visión del Arcángel San Miguel sobre la cima del castillo que tuvo el Papa Gregorio I y que anunciaba el fin de la epidemia de peste que había devastado la ciudad.

En 1277 se construyó un corredor fortificado de 800 metros de longitud que conectaba el castillo con el Vaticano para que el Papa pudiera escapar en caso de peligro. Durante los asedios ocurridos en Roma durante 1527, el Papa Clemente VII utilizó la fortaleza como refugio.

Se trata de un edificio emblemático y uno de los símbolos de Roma. Tanto su localización estratégica a orillas del río Tíber, como si acceso a través del puente más bonito de la ciudad, el Ponte Sant’Angelo, hacen de él un lugar inolvidable.

Se pueden hacer fotos al castillo desde varios puntos. Aunque el más bonito sea desde el Ponte de Sant’Angelo, también es el más transitado por lo que los turistas y vendedores ambulantes serán protagonistas en tu foto. Opta por un lugar más tranquilo y baja a la orilla del río, desde donde las vistas son aún más impresionantes y no suele haber casi nadie.

 

6. Fontana dei Quattro Fiumi

Fontana dei Quattro Fiumi

Fontana dei Quattro Fiumi

Siguiendo el concepto urbanístico barroco el Papa Inocencio X convirtió el espacio que en otro tiempo ocupaba el estadio de Domiciano en un punto de encuentro popular: la Piazza Navona. Además mandó decorar esta bellísima plaza con tres obras maestras: la Fontana dei Quattro Fiumi (obre de Bernini), la Iglesia de Sant’Agnese in Agone, antigua capilla de la familia del papa (obra de Borromini) y el Palazzo Pamphili, residencia de Donna Olimpia, cuñada de Inocencio X.

En el centro se encuentra la Fontana dei Quattro Fiumi que, junto con la Fontana de Trevi, es uno de los mejores ejemplos de urbanismo barroco.

En ella Bernini recrea el entorno natural de los cuatro ríos más importantes de la época. Representados por figuras humanas, el Nilo, el Danubio, el Ganges y el Río de la Plata simbolizan los cuatro ángulos de la Tierra. Sobre el grupo escultórico, coronándolo, se alza un obelisco egipcio.

Para sufragar los inmensos costes del proyecto el papa Inocencio X impuso una tasa sobre el pan. Esto demuestra la importancia que tenían los Papas en aquella época, llegando a gobernar la ciudad no sólo desde el punto de vista religioso, si no también civil.

Piazza Navona es un hervidero en el que se mezclan turistas, pintores, vendedores y transeúntes. Allí comprobarás que la plaza tiene varios puntos de interés, tanto por su singular forma como por las obras del Barroco. El más espectacular es la Fontana dei Quattro Fiumi.

Con un poco de paciencia y, dependiendo de la hora del día, puede que consigas fotografiarla en su totalidad. Pero lo normal es ver a muchos turistas sentados en la barandilla haciéndose una foto. Busca sacar algún detalle de la fuente, como la cara de alguna de las figuras o, como en este caso, un ángulo original que incluya la fuente y otro elemento de la plaza (aquí parte de la fachada de la la Iglesia de Sant’Agnese in Agone).

 

7. Trinità dei Monti

Trinità dei Monti

Trinità dei Monti

Piazza di Spagna es otro de los centro neurálgicos de Roma. Debe su nombre al Palazzo di Spagna, primera embajada estable instalada en la ciudad.

La famosa escalinata que preside la plaza es obra de Alessandro Specchi, gracias a un proyecto financiado por la corona francesa, para celebrar la paz entre Francia y España, conectando así la plaza española con Trinità dei Monti, la iglesia francesa.

¿Por qué se dice que es francesa? Porque el área sobre la que fue edificada la iglesia fue donada por el rey de Francia Carlos VIII a la Orden de los Mínimos de San Francisco de Paula. Es más, la propiedad, la gestión y el mantenimiento de este edificio corren a cargo del Estado francés.

Quizá el aspecto más singular de Trinità dei Monti es el dominio que ejerce sobre el paisaje urbano y su fachada gótica que contrasta con el barroco de la mayoría de iglesias de la ciudad.

Esta plaza también suele tener mucho tráfico peatonal por lo que las mejores fotos se consiguen a primera hora de la mañana, cuando las tiendas de lujo aún no han abierto sus puertas. Un lugar desde el que se puede conseguir una foto muy bonita de la iglesia es Via Condotti, ya que el edificio queda enmarcado entre las fachadas de la calle.

 

8. Piazza della Rotonda

Piazza della Rotonda

Piazza della Rotonda

En esta plaza se encuentra el más perfecto edificio de la Antigüedad: el Panteón de Agripa. Se levantó en el siglo II por mandato de Adriano sobre los restos de un templo construido 100 años antes por Agripa. De hecho, el propio emperador ordenó dejar constancia de ello tal y como podrás observar en el friso de la fachada principal.

Todo el conjunto es una obra extraordinaria en sí, tanto por la columnata de acceso como por la gran nave circular. Pero si hubiera que destacar un elemento, este sería la cúpula semiesférica que cubre dicha nave. Además de sus tremendas dimensiones (43 metro de diámetro y 43 de altura), presenta una característica singular: un gran hueco, que deja pasar la luz y la lluvia, y que evita el colapso del edificio.

La Piazza della Rotonda suele estar atestada de gente desde la mañana hasta mucho después de que se haya puesto el sol. Es un lugar que atrae a muchísimos visitantes por lo que obtener una panorámica completa sin que aparezcan hordas es muy complicado. Para ello, la única solución es madrugar y hacer fotos a primera hora de la mañana, antes del amanecer.

Otra opción, si eso de poner el despertador durante las vacaciones no es lo tuyo, es centrarte en un detalle del edificio o de la fuente. De esta forma evitarás que aparezcan cientos de turistas en tu foto y captarás la esencia de este lugar mágico. En este caso la foto muestra uno de los peces de la fuente de la plaza y parte de la fachada del Panteón.

 

9. Mercati di Traiano

Mercato di Traiano

Mercato di Traiano

El Mercado de Trajano está situado al principio de la Via dei Fori Imperiali. Se trata de una gran área comercial de forma semicircular que tenía seis niveles y llegó a albergar unas 150 tiendas.

Se construyó entre 107 y 110 DC por Apolodoro de Damasco, uno de los principales arquitectos de Roma (responsable también de la columna de Trajano y el Panteón de Agripa) que primero trabajó bajo las órdenes de Trajano y posteriormente de Adriano.

Parte de los restos del mercado albergan un museo en el que podrás admirar su impresionante arquitectura en el interior y disfrutar de unas preciosas vistas, fundamentalmente hacia el monumento a Vittorio Emanuele II, desde el exterior.

La foto está tomada desde la terraza principal desde dónde se puede apreciar no sólo la singularidad del edificio, sino también su tamaño y la localización privilegiada, en uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

 

10. Fontanone del Gianicolo

Fontanone Gianicolo

Fontanone Gianicolo

Aunque se la conoce popularmente así, su verdadero nombre es la Fuente del Agua Paola. Fue erigida a principios del siglo XVII por Flaminio Ponzio durante el papado de Pablo V, mientras que la pila semicircular se añade por Carlo Fontana diez años después.

Se trata de una estructura sencilla, inspirada en los arcos de triunfo romanos y en otra de las grandes fuentes de Roma: la del Moisés (1588) que el papa Sixto V mandó construir en la actual Piazza di Santa Susana. La inscripción frontal conmemora los méritos de Pablo V quien, tras ordenar la restauración del acueducto de Trajano, se vanagloria de traer agua desde el Lago Bracciano a esta parte de la ciudad.

La singular localización de la fuente, casi en el punto más alto de la colina del Gianicolo, te permitirá además disfrutar de unas fabulosas vistas de Roma desde la terraza que hay enfrente.

El descomunal tamaño de la fuente y la poca profundidad de la terraza en la que está ubicada no permite una foto frontal, a menos que dispongas de un gran angular. En ese caso, lo mejor es que saques la imagen desde uno de los lados, dependiendo de la localización del sol.

 

 

Si bien es cierto que Roma es uno de los destinos de viaje más populares de Europa, y probablemente del mundo, no te dejes amedrentar por la cantidad de gente que vas a encontrar. Con un poco de paciencia y algo de ojo fotográfico, volverás a casa con imágenes que serán un recuerdo inolvidable de esta maravillosa ciudad.

¿A qué esperas? ¡Cuélgate la cámara y lánzate a la calle para explorar algunos de los rincones más sorprendentes de la capital de Italia!

Ver consejos sobre dónde dormir en Roma

Tours, visitas guiadas y otras actividades en Roma

Ver todos los tours en Roma

Opciones de alojamiento en Roma

La autora

Sandra Vallaure es una apasionada de la fotografía y de los viajes. A través de su blog Sifakka ayuda a fotógrafos principiantes a mejorar su técnica y estilo para conseguir imágenes espectaculares durante sus viajes.

 Suscríbete y consigue ya su guía gratuita “Viajar Fotografiando”

Si quieres participar como blogger invitado en xixerone.com, contacta aquí. Puedes ver las condiciones aquí.

Sobre el autor

Este es el perfil desde el que se publican artículos por parte de bloggers invitados. Si deseas escribir para xixerone.com, no dudes en enviar tus artículos. Leer más aquí.

4 Comentarios
 
  1. Angelina at Responder

    ¡Este post me ha encantado! La foto del Mercado de Trajano me encantó. Debo decir que uno de mis sitios favoritos fue la plaza de La Rotonda. El Panteón ha sido más que suficiente para enamorarnos.
    Y, ¿tuvieron la oportunidad de probar las heladerías? ¡Los helados de San Crispino son bárbaros!

  2. Antonio at Responder

    Estoy deseando de ir a Roma, pero tengo un poco de miedo con la cantidad de colas y personas que puedo encontrar! Espero armarme de valentía muy pronto :)

  3. Nosotrostellevamos at Responder

    Un acierto todos los lugares escogidos. Perderse por Roma es lo mejor que uno puede hacer….

Leave a Reply