Sevilla, Andalucía, España

Sevilla es una ciudad culturalmente vibrante, repleta de tradiciones y un crisol de culturas. Sus callejuelas con blancos palacetes tiempos pasados y la luz de sus atardeceres y sus gentes transmiten la alegría del modo de vivir andaluz, motivos más que suficientes para una escapada de fin de semana sin salir de España.

Descubre las mejores zonas donde dormir en Sevilla.

Vídeo de un fin de semana en Sevilla

Esta es una lista de las atracciones imperdibles y las mejores cosas para ver y hacer Sevilla.

Un paseo por el Guadalquivir y la Torre del Oro

Torre del Oro de Sevilla

Torre del Oro de Sevilla

Los fenicios lo llamaban Betis y los griegos Tartessos, si bien fueron los árabes con wadi al-Kabir o “río grande”, los que le dieron su nombre actual. Recorre Andalucía de este a oeste, atravesando las ocho provincias que conforman la comunidad autónoma. A su paso por Sevilla, su cauce separa el centro histórico de la ciudad de los barrios de Triana, Los Remedios y la Cartuja.

Bien a pie o en barco, puesto que es navegable, es recomendable recorrerlo y contemplar la ciudad desde ambas orillas y sus puentes.

Los puentes del Gualdalquivir son relativamente modernos, porque hasta el siglo XIX, únicamente existía el denominado puente de barcas. Con la modernización de la ciudad y la celebración de la Exposición Iberoamericana del 29 se construyeron el Puente de Isabel II, el de Alfonso XII (también conocido como Puente de Hierro) y posteriormente el de San Telmo y el de Los Remedios. Ya a finales del siglo XX y para celebrar la Exposición Universal de 1992, se extendieron entre ambas orillas seis nuevos puentes, como el del V Centenario, el del Cristo de la Expiración, la pasarela de la Cartuja, el puente de Las Delicias y los innovadores del Alamillo y La Barqueta.

Siguiendo por su ribera y a la altura del puente de San Telmo puede verse la Torre del Oro, hoy sede del Museo Marítimo. Fue construida a principios del siglo XIII, en plena época de Taifas y recibe este peculiar nombre por un revestimiento de azulejos dorados, hoy desaparecidos.

La Catedral y La Giralda

Giralda de Sevilla

Giralda de Sevilla

Construida sobre los terrenos de una antigua mezquita del período almohade, de la cual sólo se conserva el Patio de los Naranjos, la Puerta del Perdón y parte de su torre. La Catedral de Sevilla tiene el récord de ser el templo gótico en superficie más grande del mundo. Su construcción, iniciada en 1433, corrió a cargo del maestro de obras francés Charles Galter, que ya había participado en el levantamiento de muchas de la catedrales europeas de la época. En 1501 se colocó la última piedra. A lo largo de los años posteriores sufrió varias intervenciones, como la de 1633 para hacer la Sala Capitular.

Si embargo, el emblema absoluto de Sevilla es su torre y a la vez campanario de la Catedral, la Giralda. Con una altura de 104 metros y base cuadrada tiene cierta similitud con el alminar de la mezquita de Kutubia en Marrakech, pero con decoraciones y remates renacentistas. Su peculiar veleta (el Giraldillo), una imponente escultura de bronce instalada en 1598, representa a la Fe y da el nombre a la torre.

El Real Alcázar

Reales Alcázares de Sevilla

Reales Alcázares de Sevilla

A partir del año 913 y durante todo el Califato de Córdoba tuvo la función de casa del Gobernador. Posteriores edificaciones a través de los siglos fueron ampliando el complejo, aportando diversos estilos artísticos. Así, sobre el antiguo palacio omeya se añadió el Alcázar Nuevo en el siglo X, el palacio Gótico de Alfonso X y el mudéjar de Pedro I, todos ello rodeados de jardines donde las fuentes y la vegetación son elementos fundamentales.

Parque de María Luisa y la Plaza de España

Plaza de España en el Parque de María Luisa Sevilla

Plaza de España en el Parque de María Luisa Sevilla

Construido en 1918, el parque de María Luisa es sin duda el parque más popular de la ciudad y su principal pulmón verde. Originariamente formaba parte de los los jardines privados del Palacio de San Telmo, hasta que en 1893 la duquesa de Montpensier los donó a la ciudad. El prestigioso paisajista francés, Jean-Claude Nicolas Forestier añadió elementos románticos inspirados en los propios Alcázares de Sevilla, la Alhambra de Granada y el Generalife. Posteriormente sirvió de escenario de la Exposición Iberoamericana de 1929, para la cual también se construyeron la Plaza de España y la de América.

La curiosa plaza de España fue el epicentro de la Expo del 29. De forma semicircular con 200 metros de diámetro y casi cincuenta mil metros cuadrados, fue concebida como un homenaje a las provincias españolas, representadas mediante unas bancadas ricamente decoradas con azulejos de Triana.

Una ría navegable y varios puentes simbolizaban la unión y los Reinos de Castilla, León, Navarra y Aragón. El complejo de pabellones de estilo regionalista creados por el arquitecto Aníbal González albergaban el salón de congresos de la Expo y el Museo Industrial y Artístico.

Basílica de la Macarena

Virgen de la Macarena

Virgen de la Macarena

Dentro de esta iglesia de aspecto barroco, pero construida en los años 40, se encuentra una de las atracciones religiosas más importantes de Sevilla.

Si la Semana Santa es una de la tradiciones más arraigadas en la ciudad, la Hermandad de la Macarena en uno de sus puntos fuertes. Un retablo de estilo neobarroco alberga la popular talla de una de las vírgenes más famosas de Andalucía.

Museo de Bellas Artes

Museo de Bellas Artes de Sevilla - Interior

Creado en 1835, su función era recoger todas las obras de los conventos y monasterios procedentes de la desarmortización de Mendizábal, por eso gran parte de su fondo expositivo es de temática religiosa. Para hacerlo aún más eclesiástico, este museo ocupa el antiguo Convento de la Merced Calzada. En el se encuentran algunas de las obras más emblemáticas del barroco sevillano con autores como Zurbarán, Murillo o Valdés Leal.

El Archivo de Indias

Archivo de Indias Sevilla

Archivo de Indias Sevilla

Constituido en 1785 por Carlos III, vino a unificar los hasta entonces archivos de Cádiz, Simancas y el de la propia ciudad hispalense. El imponente edificio exento del siglo XVI, construido sobre planos de Juan de Herrera, acoge los fondos principales de las instituciones relacionadas con la Indias, así como toda la documentación existente sobre el Nuevo Mundo y Filipinas. Pueden encontrarse textos autógrafos de Cristóbal Colón, Fernando de Magallanes, Vasco Núñez de Balboa, Hernán Cortés o Francisco Pizarro.

El barrio de Santa Cruz

Situado entre la Catedral, los jardines del Alcázar y los de Murillo se encuentra uno de los barrios más típicos de Sevilla. Santa Cruz se caracteriza por callejuelas de casas encaladas, muchas de ellas antiguos e históricos palacetes con la estructura de la clásica casa andaluza dispuesta en torno a un patio. En él se encuentra también la antigua judería de Sevilla, la segunda más importante en España después de la de Toledo.

El Palacio de San Telmo

Palacio de San Telmo - Junta de Andalucía, Sevilla

Palacio de San Telmo – Junta de Andalucía, Sevilla

La actual sede de la Junta de Andalucía se comenzó a construir en 1682 en terrenos del Tribunal de la Inquisición.

De estilo barroco, a lo largo de su historia ha tenido varias funciones. Fue el Colegio de la Marina, contando con alumnos como el poeta Gustavo Adolfo Bécquer. Después de casi 150 años se convirtió en residencia de los duques de Montpensier, siendo sus jardines el hoy Parque de María Luisa. A la muerte de la duquesa, pasó a manos de la Iglesia, funcionando como seminario. En los años 90, tras una profunda restauración, pasó a ser la sede oficial de la presidencia andaluza. Llama la atención su fachada principal, de estilo churrigueresco rematada por la imagen de San Telmo, patrón de los navegantes.

Baños Árabes de Sevilla

Aire de Sevilla

Aire de Sevilla

Es spa de la cadena Aire de Sevilla, ocupa en la capital hispalense y en pleno barrio de Santa Cruz una antigua casa palacio del siglo XVI que perteneciera a un Virrey de las Indias. En estos populares baños árabes es posible disfrutar de varias piscinas termales y/o disfrutar de un relajante masaje.

El circuito de estos baños consta de un recorrido termal por las diferentes salas del palacio, donde bajo los típicos artesonados mudéjares, se suceden el baño templado, el caliente y el frío. También dispone de un baño de mil chorros, otro de vapor y, en el sótano, bajo una bóveda de origen romano, se encuentra el baño de sal. La experiencia se completa con un relajante masaje con aceites esenciales.

También tiene una zona de relax con té moruno y camas calientes.

Prepara tu viaje a Sevilla

Información útil
  • Llegar a Sevilla: El aeropuerto de San Pablo de Sevilla está ubicado 10 kilómetros al nordeste de la ciudad.
    Iberia tiene varios vuelos entre Madrid y Sevilla.
    Vueling ofrece conexiones diarias a Barcelona, Madrid, Bilbao y Gran Canaria.
    Air Europa vuela desde Tenerife y Almería a Sevilla.
    Air Nostrum conecta Sevilla con Valencia y Asturias.

    Existen también conexiones de tren de alta velocidad AVE a Sevilla desde Madrid y trenes regionales desde el resto de capitales andaluzas.

  • Alojamiento recomendado: Probablemente uno de los mejores hoteles de Sevilla sea el Barceló Renacimiento, ubicado en la isla de la Cartuja.
  • Más Alojamiento: Ver otros hoteles en Sevilla.

Leave a Reply