Oymyakon es una ciudad localizada en Siberia que cuenta con el privilegio de ser considerada como la ciudad más fría de todo el mundo.

Sin duda se trata de uno de los lugares más increíbles que hemos conocido, y es que las temperaturas llegan a alcanzar unos mínimos que cualquiera de nosotros sería incapaz de resistir. De hecho, su nombre significa “Agua que no se congela”. Este nombre fue puesto debido a que en la zona hay una fuente de aguas termales. Gracias a esta fuente y a que el lugar está completamente rodeado por montañas, evitando el paso del aire, se hizo posible que los primeros habitantes se asentasen en el lugar.

Para llegar a Oymyakon tendremos que dirigirnos a la república de Yakutia, a 7.000 kilómetros de Moscú. Esta ciudad cuenta con una población de 2.300 personas preparadas para afrontar estas bajas temperaturas, y es que Oymyakon cuenta con el record de temperatura baja, ya que llegó a registrar 72,1 grados bajo cero en el año 1926. No obstante, el épocas invernales, lo más normal es que la temperatura ronde entre los 50 y los 60 grados baje cero.

De entre las curiosidades que encontramos en este lugar destacamos que, si llenamos un cubo con agua hirviendo y la lanzamos al aire, antes de volver al suelo ya se habrá congelado.

Cuando en época escolar la temperatura desciende de los 52 grados bajo cero, los escolares no pueden ir al colegio. Y la forma de repartir la leche en Oymyakon es la misma que el agua, es decir, en bloques congelados.

Sin duda se trata de un lugar fantástico, pero el problema es que la mayoría de nosotros nunca va a poder visitarlo por las temperaturas tan extremas.

Leave a Reply