Sighisoara es una de las siete ciudades sajonas fortificadas de Transilvania, junto a Brasov (Kronstadt), Cluj (Klausenburg), Sibiu (Hermannstadt), Bistrita (Bistritz) Medias (Mediasch) y Sebes (Mühlbach).

Centro de Sighisoara

¿Creías conocer la historia del flautista de Hamelin?

En resumidas cuentas…

Cuenta la historia que un día el pueblo alemán de Hamelín se vio invadido por una plaga de ratas. Los habitantes, desesperados, buscaron la ayuda de un flautista mágico al que contrataron para hipnotizar las ratas con su flauta y hacer que se ahogaran en el río.

Una vez finalizada su encomienda, el flautista exigió a los pueblerinos el oro que le prometieron a cambio de sus servicios. Los habitantes de Hamelin se negaron a pagarle. El flautista, en venganza, sacó su instrumento y embelesó a los niños del pueblo, que nunca volvieron a ser vistos.

Pues bien, hasta aquí todo normal, lo que probablemente no sabes es la versión transilvana del cuento.

Resulta que el flautista de Hamelin era un gitano romaní, conocedor de poderosa magia. Los niños perdidos del pueblo alemán vinieron a parar a una cueva de Transilvania, de donde surgieron para habitar esas tierras y fundar nuevas ciudades.

La verdadera historia de la presencia alemana en Rumanía

Por mucho que quieras creer en la historia de flautas, gitanos y ratas, la verdad es que la presencia de alemanes en Transilvania tiene un origen bastante más anodino.

Los pueblos fortificados fueron establecidos en el siglo XII por colonos de la región de Moselle. Llamados localmente Sashi (Sajones), fueron traidos a Transilvania por los regentes húngaros, quienes deseaban que los alemanes se estalecieran en las zonas de pasos montañosos para defender su reino de los otomanos y tártaros.

Es por este motivo que hay una minoría considerable de alemanes en Transilvania.

De hecho, es por eso que en Sighisoara siguen contando con su propio cementerio, ubicado en la ciutadela, justo detrás de la iglesia.

En este cementerio no hay famosos enterrados, ni oí ninguna leyenda fantástica sobre espíritus ni fantasmas. Si embargo, el cementerio alemán de Sighisoara me atrajo por su antigüedad, su serenidad y por lo extraño de su emplazamiento.

Cementerio alemán en Sighisoara

About the Author

My name is Luis Cicerone. When I was little, I would walk around the house with an atlas in my hand. My rainy Sundays were spent memorising maps and capitals. At fifteen I did my first solo trip and since then I travel whenever I can. I work in travel marketing. I love photography, movies and cat videos.

6 Comments
 
  1. Luis Cicerone (@xixerone_) 8 octubre, 2012 at 9:08 pm Responder

    El cementerio alemán de Sighisoara, Rumanía http://t.co/XKoav3oS
    #Europa #EuropadelEste #Rumanía #Transilvania

  2. Luis Cicerone (@xixerone_) (@xixerone_) 4 febrero, 2012 at 5:00 pm Responder

    Recordando:: El cementerio alemán de Sighisoara, Rumanía http://t.co/XKof2Dy2 #viajes #turismo

  3. JAAC 12 diciembre, 2011 at 12:00 pm Responder

    Después de pasar un día en la cuna de Vlad el Empalador y de recorrer casi todas sus calles medievales descubro que ¡se nos pasó visitar su cementerio!
    Cuántos emigrantes a lo largo de la historia para repoblar terrenos conquistados y para defender de enemigos… aunque es más divertido que el flautista fuera romaní :-)

    • xixerone 12 diciembre, 2011 at 2:52 pm Responder

      A veces la realidad supera la ficción… este no es el caso!
      Gracias por el comentarion :)

Leave a Reply