Málaga es conocida principalmente por sus playas y por ser el punto de entrada principal a la Costa del Sol. Sin embargo, en mi última visita a la ciudad, durante la celebración del evento de bloggers de viajes conocido como Travel Bloggers Meeting, tuve la ocasión de conocer una ciudad distinta, vibrante y llena de rincones por descubrir.

Más allá de la corrupción urbanística, de la caspa y del sol y playa, existe una Málaga cultural, histórica y gastronómica que vale la pena recorrer.

El evento al que asistía en la ciudad se llevaba a cabo durante un fin de semana que casualmente coincidía con el del Día Mundial del Turismo, por lo que la ciudad ofrecía una gran cantidad de opciones culturales gratuitas o a precio reducido. Así pues, armado con mi cámara y en compañía de Sele y Rebe, los cerebros detrás del súper blog de viajes El rincón de Sele, me dirigí a explorar el centro de la ciudad.

Durante ese día recorrimos la mayor parte del casco antiguo, paseamos por las inmediaciones de la Catedral de Málaga, llegamos al Anfiteatro Romano, y decidimos seguir subiendo la montaña para echarle un vistazo a la Alcazaba y el Castillo del Gibralfaro (al que al final no subimos debido al intenso calor).

Anfiteatro Romano de Málaga y muros de la alcazaba

La Alcazaba de Málaga es una fortificación musulmana que se erige a las faldas de la montaña del Gibralfaro, originalmente formaba parte del desaparecido recinto amurallado de la ciudad.

Aunque se da por hecho que su construcción se inició en el siglo XI, distintas pruebas arqueológicas sugieren que en su emplazamiento existía una fortaleza fenicio-púnica que fue asimilada dentro de la alcazaba.

La Alcazaba de Málaga está considerada la construcción militar musulmana aún en pie más importante de España.

La fortaleza destaca por el contraste entre su exterior robusto y defensivo y el interior típico de los palacios moros. Numerosos jardines, fuentes y patios separan las estancias del complejo.

Patio de la Alcazaba de Málaga

La decoración de las habitaciones, los frisos y los capiteles de la alcazaba sigue las típicas formas del arte islámico, motivos vegetales y geométricos entrelazados con frases del Corán. También, al igual que en muchos monumentos palaciegos nazaríes, el agua es un elemento omnipresente en los patios.

Las fuentes refrescan el intenso verano andaluz

Se han llevado a cabo numerosas restauraciones en los ornamentos de las secciones interiores de la fortaleza. Algunas con bastante más acierto que otros.

Arcos de herradura califales (restaurados)

Detalle de un capitel

Motivos islámicos en los techos de la Alcazaba

Además de por su gran valor artístico, la alcazaba destaca por las impresionantes vistas que ofrece de Málaga.

Vistas de la ciudad de Málaga desde la alcazaba

Puede que no sea La Alhambra, pero sin duda, la Alcazaba de Málaga bien merece una visita.

Descubre las mejores zonas para dormir en Málaga.

3 Comments
 
  1. Luis Cicerone (@xixerone_) 6 septiembre, 2012 at 7:48 am Responder

    La Alcazaba de Málaga http://t.co/jZ01BeuN
    #Andalucía #Arquitectura #España #Europa #Málaga

  2. Luis Cicerone (@xixerone_) (@xixerone_) 8 enero, 2012 at 6:16 am Responder

    Recordando: : La Alcazaba de Málaga http://t.co/jZ068OvH #viajes #turismo

Leave a Reply