10 Motivos por los que nunca volveré a subirme a un Ryanair

Pasajero de Ryanair

Vale, el título del post es algo exagerado, todos sabemos que Ryanair es como la heroína, sabes que te hace daño, que te corroe por dentro, pero no puedes dejarla, en el peor de los casos hasta que es demasiado tarde.No, el título de esta entrada no es, ni mucho menos, una propuesta en firme, es más bien un propósito vacío como los del año nuevo, es mi particular “voy a dejar de fumar” para el 2011 que viene más rápido de lo que me gustaría.Sé, antes de hacer la promesa, que no la voy a cumplir, pero necesito desahogarme. Mis diez motivos para no volar con Ryanair:

1. Los cargos extra

Entiendo y veo absolutamente justo que una persona que no lleve maleta no tiene por qué pagar un cargo por ellas, estoy completamente de acuerdo con que se ofrezcan servicios extra como el embarque prioritario o la comida, si esto hace que el precio del billete en general baje.

Lo que no veo del todo claro es que se me cobre por facturar online y por facturar en el aeropuerto y que encima me lo indiquen como si fuese un cargo “opcional”.

2. El emprendedor de pacotilla

Cada vez que abre la boca deseo con todas mis fuerzas que un día se ahogue en su propio vómito. Obviamente hablo del polifacético y carismático Michael O’leary, conocido por sugerir políticas para bajar costes tan atractivas como:

Cobrar por el uso del WC a bordo.
Eliminar al copiloto y que las azafatas aterricen los aviones en caso de emergencia.
Que los pasajeros vayan de pie.
Que las azafatas ofrezcan felaciones a los pasajeros (no estoy muy seguro de cómo esta propuesta reduciría los costes… pero yo la pongo)

Es decir, toda una joya el energúmeno este.

3. El mercadillo con alas

No sé vosotros, pero yo soy de los que necesita dormir en los vuelos, aunque sean de dos horas, pero con azafatos convertidos en gitanas de mercadillo vendiendo lotería, capuccino, tabaco sin humo, colonias, lencería para el hogar y bragafajas térmicas no hay quien pegue el ojo.

4. El playmobil del aire

¿Sólo yo encuentro parecido entre el material de los asientos de Ryanair y los juguetes de playmobil?

5. Los aeropuertos con paréntesis y guiones

Frankfurt-Hahn, Girona (Barcelona), Reus (Barcelona), Glasgow-Prestwick, Bratislava (Viena), todos están al menos a 50 Kilómetros de la ciudad que anuncian. Los siguientes serán Sevilla (Madrid), Lanzarote (Menorca) y Teherán (Granada).

6. El tener que cambiar de tarjeta cada 6 meses

Al principio era la Mastercard de débito, luego vino el glorioso momento de la Visa-Electron y ahora es la Mastercard prepaid. Cada vez que me saco una tarjeta nueva para evitar el sablazo de el “cargo por tarjeta”, me cambian el método de pago sin coste adicional.

7. La desatención al cliente

Creo que las sonrisas de las azafatas cuestan 12,25, tendré que comprobarlo.

8. El sitehevistonomeacuerdo

En caso de incidentes de fuerza mayor o incluso cancelaciones por incidencias propias se lavan absolutamente las manos pasándose por el forro de los motores toda la normativa aeronáutica europea en materia de atención al pasajero.

9. La entrada al avión a la “Rebajasdelcorteinglés”

Sé que los bananeros de Ryanair no son los únicos que no asignan asientos, pero lo que sí es verdad es que sus clientes parecen estar más al acecho para saltar sobre el primer asiento disponible que vean en la fila 3 como si fuese de oro, lo que no saben es que los asientos son de plástico playmobil.

10. La trompeta del aterrizaje

Ryanair, la aerolínea más puntual de Europa. Lo que el cliente no sabe es que en los billetes de Ryanair pone que un vuelo Barcelona – Palma dura dos horas, cuando un avión Boeing normalito de los que usan ellos se ventila ese vuelo en 45 minutos. Así es muy fácil ser puntual.

Apúntate a nuestro boletín

Únete a nuestra comunidad de adictos a los viajes y recibe nuestro mejor contenido por correo electrónico.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos tus datos con terceros.

xixerone
Fundador de xixerone.com. Amante de los viajes y los gatos.