Breve historia de Londres

La ciudad romana

La ciudad de Londres empieza su andadura con pequeñas poblaciones, granjas o asentamientos esporádicos durante la Edad del Bronce. Pero la primera vez que se establece como ciudad es en el año 1043, cuando se funda la primera ciudad romana llamada Londinium, la cual se fue expandiendo por el núcleo que conforma hoy la City. Esta ciudad estaba amurallada, con la existencia de un fuerte.

En su interior se organizaba con calles paralelas y perpendiculares en donde se crearon los centros públicos más importantes, el foro, la basílica, los templos, las plaza públicas, los baños, el anfiteatro y toda una serie de casas señoriales.

La llegada anglosajona

En el siglo VI, con la llegada de los pueblos Anglosajones procedentes de la zona alemana, la ciudad romana cayó y se estableció un asentamiento en la zona que luego sería Covent Garden llamado Lundenwic.
Con los ataques continuos de vikingos, en el siglo IX, la población se refugió tras las antiguas murallas romanas y la ciudad fue nuevamente creciendo en su interior levantándose la catedral de San Pablo así como otras comunidades religiosas y comerciantes en la ciudad.

Londres medieval

En el siglo X, el reino de Inglaterra fue unificado estableciéndose Londres como la ciudad más importante y la capital. Con el rey Eduardo el Confesor (1042-1066) se fundó la primitiva abadía de Westminster y se estableció comunicación entre la zona de Westminster y la City, en cuyo camino intermedio se encontraba un núcleo de población llamado King Cross.

Es el momento también en que se empieza a edificar la Torre de Londres y el Palacio de Westminster.
En el siglo XIII la ciudad seguía creciendo. En el interior de las murallas de la City, además de la catedral de San Pablo se habían establecido alrededor de 100 parroquias por toda la ciudad y comunidades eclesiásticas (benedictinos, cistercienses o agustinos canónigos), además de escuelas, una comunidad judía cerca de la zona de Guildhall, hospitales y zonas de mercados.

En el siglo XIV la población media de Londres rondaba los 100 mil habitantes pero a mediados de siglo, la Peste Negra asoló la ciudad reduciendo gran parte de la población.

La época Tudor (1485-1603)

A partir de la segunda mitad del siglo XV y el siglo XVI con el reinado de la familia Tudor, Londres vuelve a ser una gran ciudad próspera y con una gran importancia internacional, tanto en lo político como en lo comercial.
El centro de poder político se ubicó en el palacio de Sant James que junto con el palacio Whitehall serán los lugares representativos desde el reinado de Enrique VIII.

La ciudad antigua City quedó unida en torno a la curva del río con Westminster y se fueron construyendo numerosas Inn o posadas, tabernas, lugares de comercio, mercados, espacios propios para librerías e imprentas (junto a la catedral de San Pablo) y los espacios para el entretenimiento como los teatros los cuales se ubicaron en el margen opuesto del río y a las afueras de las murallas de la City.

La dinastía Tudor comenzó en 1485 con el reinado de Enrique VIII. Continúa con los reinados de María I, Eduardo VI e Isabel I cuyo reinado finalizó en 1603. Enrique VIII fue famoso por casarse con 6 esposas y ejecutó 2 de ellas.
La desaprobación del Papa por querer divorciarse con su primera esposa, Catalina de Aragón (hija de los Reyes Católicos) fue el motivo para rompiera las relaciones con la iglesia y estableciera la religión Anglicana, lo que supuso también una pérdida para iglesias y conventos que fueron mandados destruir por el Rey.
Isabel I, la última reina Tudor, también fue afamado su mandato por su carácter fuerte y totalitario.

Época de los Estuardo (1603-1714)

En el siglo XVII se inició una nueva dinastía, los Estuardo (la dinastía abarcó desde 1603 con Jacobo VI, siguiéndole los reyes Carlos I, Carlos II, Jacobo VII, María II y Ana I quien murió en 1714).
En este periodo del siglo XVII e inicios del XVIII la ciudad se fue extendiendo poco a poco. El acontecimiento histórico más importante fue la Guerra Civil (1642-1651) que se inició con la ejecución de Carlos I frente al Banqueting House del palacio de Whitehall hasta el restablecimiento de la monarquía con Carlos II, siendo Oliver Cromwell el gran protagonista de este periodo.

En el crecimiento de la ciudad y sus edificios dos hechos destacarán en este momento. Por un lado, una nueva plaga en 1665 provocará la muerte de cerca de 100 mil personas. Y el más importante fue el Gran Incendio de Londres de 1666, que iniciado en lo que hoy es The Monument se propagó por toda la ciudad durante 4 días dejándola prácticamente destruida.

A pesar de ello, la reconstrucción no se hizo esperar y en el reinado de Carlos II se inició con la reconstrucción de Londres, con una nueva normativa constructiva en donde el ladrillo y la piedra fueron los materiales más importantes.
El protagonista de la reconstrucción será el arquitecto Christopher Wren quien hizo planteamientos nuevos urbanísticos así levantar la nueva catedral de San Pablo y 51 iglesias destruidas por el fuego.

También en esta nueva concepción urbanística surgen nuevos espacios abiertos como las grandes plazas o squares, entre ellas Covent Garden será de las más representativas.

Época Georgiana (1714-1830)

El siglo XVIII y parte del siglo XIX es la llamada etapa georgiana que ocupan los reinados de Jorge I, Jorge II, Jorge III y Jorge IV, desde 1714 hasta 1830. Es un momento de expansión de la ciudad, de la creación de nuevos distritos, nuevas casas señoriales, nuevas avenidas y nuevas plazas.
También es el momento de la renovación del antiguo palacio de Buckingham, a donde se trasladará la familia real. Cada vez se le da más importancia al río y a su puerto (algo que ya se inició desde época de los romanos) creando así nuevos diques como el West India Docks, construido en 1802.

Surgen nuevos lugares para el entretenimiento y esparcimiento: grandes jardines, nuevos teatros o la reconstrucción del Teatro Real en 1794, se construyó el Royal Hospital de Greenwich que marcó un hito en modernidad médica.
También fue una época en donde el coleccionismo y el arte empiezan a cobrar gran importancia en la ciudad, así como la investigación en todos los campos. Por ejemplo, en 1793 se funda la colección del Museo Británico y en 1824 abre la Galería Nacional.

Época Victoriana (1837-1901)

El siglo XIX, fue llamada la época Victoriana, debido al reinado de la reina Victoria (1837-1901).

Una época de gran esplendor para Londres protagonizado por la revolución industrial, la Gran Exposición de 1851 y el radicalismo del movimiento obrero y sindical. Como es de esperar la ciudad sigue creciendo de una manera radial.

La población es numerosa y el tráfico rodado aún más. Con la revolución industrial y la invención del hierro forjado se hará posible la creación de nuevas arquitecturas como el Palacio de Cristal, puentes, nuevos edificios y estaciones de ferrocarril.

En la ciudad, se crean nuevos edificios que se engloban en lo que se ha llamado la arquitectura victoriana, que se trata de un nuevo alcance de algunos de los estilos arquitectónicos que surgieron en la antigüedad como el románico, el gótico, el clásico (neogriego) o un recuerdo a los estilos del renacimiento inglés llamado el neotudor o isabelino o jacobino.

Estos estilos los veremos tanto en edificios particulares o casas de campo, como en la gran ciudad, museos o estaciones de ferrocarril. Algunos de los ejemplos más importantes de la ciudad son la estación St Pancras, el museo Victoria & Albert o el Museo de Historia Natural o la gran arquitectura del Palacio de Westminster con la Torre Isabel o más conocida como el Big Ben.

Época de los Windsor y el siglo XX

La última etapa de la ciudad de Londres viene determinada por la casa de los Windsor (Eduardo VII, Jorge V, Eduardo VIII, Jorge VII) cuya reina actual Isabel II lo preside desde hace 61 año, el segundo más largo de la historia de la Inglaterra, sólo superado por la reina Victoria.

Uno de los acontecimiento más importantes que sufrió la ciudad durante el siglo XX, fueron los bombardeos durante la II Guerra Mundial (1939-1945). Entre los años 1940 y 1944, Inglaterra y en especial Londres, fue sacudida por multitud de bombardeos de las fuerzas alemanas dejando más 30 mil muertes y destruyendo grandes zonas, edificios y monumentos de la ciudad.

La ciudad empezó rápido su recuperación, y en 1948 se celebraron los Juegos Olímpicos lo que propició a la ciudad una recuperación urbanística y económica de importancia. En 1951 el South Bank se renovó gracias al Festival of Britain.

Los antiguos diques o puerto de Londres también se renovaron como centros administrativos como ocurrió con Canary Wharf. Y la City se renueva y crece en la modernidad de los rascacielos convirtiéndose en el espacio de banca y poder.

Otro aspecto de gran importancia para la ciudad fue el movimiento migratorio de países que pertenecían a la Commonwealth, también el movimiento musical y el movimiento cultural posibilitó nuevas zonas de ámbito de gran importancia como Camden.

El siglo XXI

En la actualidad, la ciudad de Londres ocupa unos 1583 km2 con una población superior a los 8 millones de habitantes. Se encuentra dividida en 32 distritos o municipios. Cuenta con 6 aeropuertos, un metro con 270 estaciones (el más antiguo del mundo y el 2º más grande del mundo), numerosas galerías de arte y museos y una multiculturalidad de más de 25 nacionalidades viviendo en ella.

En el skyline de la ciudad sobresalen los grandes rascacielos de la ciudad financiera como la Torre BT (177m), el Swiss Re building llamado “el pepinillo” (180m) o el más alto de la ciudad The Shard (309,6m). También cabe destacar como ícono de la ciudad el London Eye, la gran noria que fue la más alta del mundo en el año 2000.