Breve historia de Barcelona

Los orígenes antiguos de Barcelona, no se encuentran claramente definidos debido a la poca evidencia arqueológica con la que se cuenta. Se presume, que alrededor de 4000 años atrás, esas tierras fueron habitadas por algunas tribus ibéricas o colonias griegas.

Es por esto que por motivos prácticos, la historia de Barcelona comenzó con su fundación por los romanos, aproximadamente a finales del siglo I A.C. En esa época el asentamiento tuvo gran prosperidad, convirtiéndose lo que hoy es la plaza Sant Jaume en su centro político hasta el día de hoy.

Posteriormente, la ciudad fue ocupada por varios grupos que ayudaron a que la misma, fuera fortaleciéndose como una de las ciudades más importantes de la península. En el siglo V, los visgodos ocuparon la ciudad, convirtiéndola en la primera capital de los reinos visgodos hispánicos, para más tarde en el siglo VIII ser tomada por los musulmanes y luego por los carolingos en el año 801. Fueron estos últimos quienes incorporaron a la ciudad en la Marca Hispánica y la convirtieron en capital del condado de Barcelona.

La ciudad comenzó a establecer cierta independencia del reino carolingo con el establecimiento del estado feudal en Cataluña, convirtiéndose en un centro económico, comercial y político. A finales del siglo XV y a comienzos del siglo XVI, varias guerras surgieron en contra de la unión de Cataluña con Castilla, como producto de la unión entre Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, trayendo como resultado la eliminación de las instituciones de Cataluña y una disminución en la prosperidad y crecimiento económico y social.

A finales del siglo XVIII, Barcelona comenzaría de nuevo a adquirir importancia cultural y con la industrialización en el siglo XIX, se pudo recuperar la gloria que había perdido la ciudad en sus años de guerra.

Fue a finales del siglo XVIII y a principios del siglo XX, cuando la ciudad había alcanzado un gran crecimiento geográfico, que comenzaron a surgir diversos clubes deportivos, entre los cuales se destaca el FC Barcelona, fundado en 1889. Se construyeron numerosos edificios y se comenzó el proyecto de construcción del metro, a comienzos de la década de los años 20.

Durante la guerra civil española, la ciudad se opuso severamente al régimen franquista, lo que trajo como consecuencia diversos bombardeos sobre la misma, la toma de la ciudad por el ejército de Franco en 1939 y la eliminación de la autonomía catalana y la prohibición de la lengua catalán. Durante los años del régimen franquista, la ciudad sufrió un deterioro social, incrementado por las altas tasas de inmigración de personas procedentes de otras comunidades de España.

Una vez recuperada la democracia en el país, Barcelona se dispuso a continuar con su desarrollo social y cultural, y fue en 1992 cuando se convirtió en sede de los Juegos Olímpicos de ese año.

Actualmente, Barcelona, luego de muchas reconstrucciones, ampliaciones y construcciones de hermosas edificaciones, es una de las capitales culturales más importantes de Europa y de todo el mundo.