Bucarest: Cómo llegar y cómo moverse

El principal aeropuerto de Bucarest es el aeropuerto internacional Henri Coanda, que se encuentra en la zona de Otopeni de Bucarest, aproximadamente a 18 kilometros al norte de la ciudad. El aeropuerto es también conocido como Otopeni debido a su ubicación.

Para llegar al centro de la ciudad en autobús, existe la opción del bus expreso 783, que va desde el aeropuerto al centro de Bucarest cada 20 minutos todos los días, incluso los fines de semana y festivos. Durante la noche pasa cada 40 minutos. El autobús tarda unos 45 minutos en llegar desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad dependiendo del tráfico.

Para llegar desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad en tren los pasajeros pueden utilizar el Henri Coanda Express, que es un servicio expreso entre el aeropuerto y la Gara de Nord de Bucarest. Los billetes de este tren se pueden comprar en el aeropuerto a un precio de 8,1 lei. El tren se encuentra a 2 km del aeropuerto (existe un servicio de transfer en minibus entre la terminal y la estación) y una vez en el tren el trayecto dura unos 30 minutos hasta Gara de Nord. El bus transfer está incluido en el billete y la duración del viaje entero es de unos 50 minutos.

En cuanto al transporte público, Bucarest tiene un buen sistema de transporte urbano que a menudo puede parecer confuso, pero funciona relativamente bien.

El metro tiene cuatro líneas: M1, M2, M3 y M4 y cubre una gran parte de la ciudad a un precio muy económico. Es fácil de navegar y hace que sea fácil de moverse por la ciudad.

También hay una amplia red de autobuses, tranvías y trolebuses disponibles, aunque su navegación es algo más confusa por la falta de rótulos, horarios e información en las paradas. Sin embargo, la red es una excelente manera de viajar por la ciudad, ya que llegan a cada rincón.

Todas las formas de transporte público pasan con mucha frecuencia, pero pueden estar muy llenos durante las horas punta. Puedes reconocer las paradas por sus pequeños carteles redondos, blancos y con escritura roja con el nombre de la estación y el número de todos los autobuses y los tranvías que paran allí.

Si hay una “N” antes del número, se trata de un bus nocturno.