Breve historia de Bucarest

Bucarest fue fundada en el siglo IX por pueblos eslavos y en el siglo XIII fue invadida por los mongoles, siendo repoblada y fundada oficialmente en el siglo XIV.

Durante el siglo XV fue sede de la corte del príncipe Vlad, que la convertiría en la capital de Valaquia. Durante el siglo XVII, Bucarest se convirtió en la ciudad más grande del Este de Europa, así como en el principal centro político y comercial. A finales del siglo XVI la ciudad fue destruida por las fuerzas de Sinan Pasha, pero se transformó bajo la dirección de Radu Mihnea.

En 1716, la ciudad fue gobernada por fanariotas (aristócratas griegos) y en 1737 la ciudad fue nuevamente atacada, esta vez por las tropas de los Habsburgo. Durante la guerra, y entre los años de 1768-1774 fue ocupada por las tropas rusas.

Tras la firma de la paz en Bucarest, un período de relativa prosperidad, con gran cantidad de medidas culturales y sociales sobrevino, pero la ciudad volvió a ser devastada entre 1813 y 1814 por la plaga denominada “peste de Caragea”. Bucarest sería ocupada de nuevo por las tropas rusas en 1828.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Rumanía estuvo en el centro de tensiones territoriales entre su supuesto aliado, Alemania y Rusia. La ciudad acabó siendo entregada al Ejército Rojo soviético.

En 1945 una protesta organizada por el Partido Comunista Rumano frente al Palacio Real, dio lugar a la caída del gabinete de Nicolae Radesco y daría el poder a los comunistas respaldados por Petru Groza. El régimen comunista se inició en 1948, iniciando la era de construcciones de corte socialista como la Casa Scinteii y la Ópera Nacional.

Sin embargo, durante el período de Nicolae Ceausescu, gran parte de la zona histórica de la ciudad fue destruida y edificios como Centrul Cívico y el Palacio del Parlamento se erigieron.

En 1977, la ciudad se vio afectada por un terremoto que causó un inmenso daño y muchos edificios destruidos.

A partir del año 2000, se puso en marcha el proceso de recuperación de la ciudad y un gran proyecto de restauración para recuperar las zonas históricas.