Breve historia de Bogotá

Bogotá en tiempos precolombinos, fue habitada por los indígenas de las culturas Chibchas y Muiscas quienes practicaban la agricultura y la pesca en esta enorme extensión de tierras. El descubrimiento del Nuevo Mundo y las leyendas de ciudades con grandes tesoros, trajo consigo que muchos exploradores decidieran adentrarse en nuevas tierras en la búsqueda de la ciudad legendaria de El Dorado. De esta manera, Gonzalo Jiménez de Quesada arribo a Bogotá junto con más de 700 hombres dispuestos a encontrar la ciudad legendaria. Mas adelante, Jiménez de Quesada seria el encargado de fundar una pequeña villa la cual fue bautizada con el nombre de Santa Fe de Bacatá. La villa fue fundada el 6 de agosto de 1538 y en el año 1717 se estableció lo que sería el Virreinato de la Nueva Granada.
En el año 1819, Simón Bolívar designó a la ciudad como la capital de la Gran Colombia, país que estaría conformado por los actuales Panamá, Colombia, Ecuador y Venezuela. Luego de la disolución de la Gran Colombia, la ciudad tuvo un crecimiento lento y no fue sino hasta principios de 1940 cuando la ciudad comenzó a industrializarse, atrayendo a una gran cantidad de habitantes desde los poblados rurales quienes estarían en la búsqueda de una mejor calidad de vida. Bogotá sufrió numerosos cambios de nombres desde su fundación. El poblado fue llamado Nuestra Señora de la Esperanza y fue en el año 1991 cuando se nombro como Santa Fe de Bogotá.
Hoy en día, la capital de Colombia es una de las más importantes capitales de Suramérica. Cuenta con una excelente economía y crecimiento, y gracias a su pasado, se presenta como un excelente atractivo cultural y turístico para todos aquellos amantes de la cultura y el folklore hispanoamericano.