Este es un post invitado por parte de Sandra Candal de viajedemivida.es.

Tras mi “mini vuelta al mundo”, me he dado cuenta de lo dura que puede ser la vida de viajero. ¡No, no os riáis que os estoy viendo! Realmente es mucho más duro de lo que pueda parecer.

Cogerse unas vacaciones son un mundo aparte, os lo aseguro. Hacer un viaje largo tiene sus puntos positivos pero también negativos. No todo es de color de rosa como se podría esperar. Este post va especialmente dedicado a todos aquellos que pensaban que sólo me dedicaba a tener una vidorra cuando no era así (prueba de ello es que además de viajar, he estado publicando tres veces a la semana en mi blog) :P

viajedemivida-capadocia-turquia

El tiempo se detiene sobrevolando la Capadocia

 

CHACHI

Disponer de más tiempo para disfrutar del viaje

Está claro que cuando te decides a realizar un viaje largo, lo que más valoras es tener definitivamente más tiempo para ti y poder disfrutar de la experiencia al máximo. Sin embarga, falta leer la letra pequeña del contrato. Si amas viajar, el tiempo no te va a alcanzar nunca. Tienes que mentalizarte. Si te parecía que tener un mes y medio para recorrerte todo el Sureste asiático era más que suficiente, muy pronto descubrirás que, primero, nunca te dará tiempo a ver todo lo que te gustaría. Por otro lado, un viaje así, saltando de un lado para otro es agotador. Si realmente piensas visitar absolutamente todos los días, acabarás muerto y enterrado. Aunque la gente no lo entienda y parezca mentira ¡viajar cansa!

CACA

Tener que mantener el presupuesto a raya

Excepto que seáis millonarios, tener que viajar varios meses implica tener que controlarse y evitar momentos de locura y evitar despilfarrar. Dicho esto, yo soy de las que piensa que aún así, sólo se vive una vez y quizás lo que no me gaste en cervezas (ventajas de ser abstemia), lo utilizo para pegarme algún que otro caprichito. Cada uno viaja como quiere y como le gusta pero soy más bien partidaria de ser moderada. Dormir todas las noches en un dormitorio de 12 personas es agotador (además de muchas veces apestoso) pero tampoco estamos para echar cohetes y gastarse todos los cuartos en una habitación doble con jacuzzi en un hotel cinco estrellas. Personalmente creo que lo mejor es ir alternando pequeños gastos y grandes vicios. ;)

 

viajedemivida-penang-malasia

El streetart inunda las calles de George Town en Malasia

CHACHI

Poder vivir los viajes con mayor intensidad

Está claro que no tener límites en cuanto al tiempo ayuda. Si lo estás pasando bien en un lugar, ya no tienes que “salir corriendo” porque tengas que volver al trabajo en dos días. Todo esto da lugar a que las experiencias o incluso las amistades que vas haciendo por el camino resulten mucho más intensas y profundas. En cierto modo, como si de un Gran Hermano se tratase, jajaja.

CACA

Acabar agotado con nuevas “preocupaciones” y deberes

Es genial poder viajar intensamente pero cuando te pasas días y días visitando lugares, probando nuevas comidas, haciendo deporte (y aún más si no eres nada deportivas, de fiesta, hablando en inglés con mucha gente… ¡No se te fríe el cerebro de milagros! Además, aunque estés de “vacaciones” – como supuestamente creen tus amigos – tus rutinas y preocupaciones son otras: ¿Dónde voy a dormir hoy? ¿Dónde voy a comer hoy? A ver si no me roban la cámara… ¿Me sigue quedando ropa interior limpia? ¡M***, tengo que volver a empaquetar todo!

 

viajedemivida-lago-inle-myanmar

La paz del lago Inle en Myanmar

CHACHI

Una sensación de paz y libertad

No hay duda de que es muy fácil poder acostumbrarse a la “buena” vida. Cada día se convierte en una nueva aventura. Puedes comer y dormir cómo y dónde quieres. El tiempo lo marcas tú y no hay límites. Es agradable poder tener VIDA y no ser un robot más del sistema con preocupaciones como tu jefe, tu hipoteca, tu coche y el gimnasio.

CACA

Echar de menos tu rutina

La otra cara de la moneda en relación a tener tanta libertad es que normalmente es algo a lo que no estamos acostumbrados. De repente puedes llegar a echar de menos tu vida rutinaria en la que no tenías que pensar en nada. Tenías unos horarios en los que hacer determinadas cosas y eso no supone tanto estrés como tener que estar planeando constantemente qué vas a hacer al día siguiente.

viajedemivida-bogota-colombia

Las calles de Bogotá dando visibilidad a las tribus indígenas

 

CHACHI

Sentirse definitivamente realizado

Aunque pueda sonar cursi, realizar un gran viaje – y aún más si te lanzas a hacerlo solo – es definitivamente una inmensa satisfacción. Es en esos momentos en los que te das cuenta de que realmente nada es imposible. Todo logro supone un esfuerzo evidentemente pero está demostrado que todo es proponérselo. Además, es bonito pensar que el día de mañana cuando te mueras tendrás una infinidad de bonitos recuerdos imborrables, habrás disfrutado plenamente de tu vida gracias en vez de dedicarte a sólo acumular infinidad de bienes materiales con los que no te podrán enterrar.

CACA

La soledad frente al agotamiento social

Los grandes viajes suponen definitivamente un gran ejercicio de introspección personal, probablemente esa sea la parte la parte más difícil de sobrellevar porque normalmente no te han enseñado a hacerlo, no te enseñan a pensar. Habrá muchos momentos de soledad pero también habrá momentos de agotamiento por la cantidad de estímulos externos que recibes: otros idiomas, otros olores, otras sensaciones térmicas, otros sabores, otras costumbres, miles de camas por las que pasarás… Ese constante movimiento resulta agotador y probablemente en esos momentos puede que sea cuando más eches de menos a los tuyos.

La autora

sandra-candal_elviajedemivida
 
Lanzarse a viajar solo es gran reto para cualquier persona pero, lograr dar ese paso como mujer supone una inmensa satisfacción personal. Ésta es una de las conclusiones a las que ha llegado Sandra Candal, quién tras 4 meses de viaje en solitario por el Sureste Asiático y Suramérica, está a punto de publicar su primer libro relatando su experiencia.
Sandra, licenciada en Traducción e Interpretación y estudiante de Filosofía, es autora del blog “El Viaje de mi Vida”, nacido hace cuatro años para recoger sus anécdotas y reflexiones más personales tras recorrer 34 países.
 
Web: viajedemivida.es
Facebook: facebook.com/viajedemivida.es
Twitter: @viajedemivida
Instagram: @viajedemivida.es
 

About the Author

Este es el perfil desde el que se publican artículos por parte de bloggers invitados. Si deseas escribir para xixerone.com, no dudes en enviar tus artículos. Leer más aquí.

Leave a Reply