El verano del amor 1967 y el San Francisco hippie

El “verano del amor” 1967 y el San Francisco hippie

1967. Ese es el año casi mágico en el que la historia del barrio Haight-Ashbury cambió para siempre. Hasta ese momento, era un distrito modesto de bonitas casas victorianas de bajo precio, asequibles para los jóvenes de la época. Pero, el 14 de enero de 1967, se llenó de miles de hippies que acudían al festival Human Be-In en el parque Golden Gate, situado justo a las puertas del barrio. Muchos decidieron quedarse, convirtiendo al barrio en el centro neurálgico del movimiento hippie, en esos momentos en plena efervescencia en Estados Unidos.

Alternativos y contestatarios, la esencia del San Francisco hippie

Pero ese punto de atracción de lo bohemio, contestatario y contracultural ya había sido testigo de ciertos cambios en la década anterior. Los llamados beatniks, jóvenes pertenecientes a un nuevo movimiento o cultura americana, ya habían llegado a la colina siguiendo a los escritores de la generación beat (considerados precursores de los hipsters modernos), que iban de viaje a San Francisco como moscas a un gran farol. En parte porque la ciudad californiana ya era, en ese momento, un ejemplo de tolerancia, rebeldía y cultura alternativa.

Haight-Ashbury no sabía lo que le venía encima, pero tampoco era un barrio ingenuo. Era un barrio con movimiento, lleno de debate, arte y música.

En 1967, el festival Verano del Amor reunió a cientos de miles de personas en San Francisco, dando así, definitivamente, fama a esta ciudad como meca del movimiento. Antibelicismo, libertad sexual, feminismo, anticonsumismo, anticapitalismo, ecologismo… San Francisco se convirtió en el crisol definitivo del movimiento hippie, y Haight-Ashbury en su núcleo.

Haight-Ashbury, hoy

Reloj en Haight-Ashbury - San Francisco hippie

Reloj en Haight-Ashbury – San Francisco hippie

No es coincidencia que el prominente reloj que se encuentra en la intersección de las calles Haight y Ashbury siempre dé las 4:20 (referencia imprescindible en la cultura de la marihuana). Estás en el epicento del San Francisco hippie.

Viajar a San Francisco
no es lo mismo si no se visita esta zona que todavía conserva mucho del estilo estético de los 60 y 70, aunque quizá decepcione al viajero en busca del espíritu más auténtico del jipismo. Como todo el resto de la ciudad, Haight Ashbury ha sufrido los efectos de la gentrificación y la especulación inmobiliaria que convirtió la zona en un área muy codiciada para vivir.

Haight-Ashbury

Haight-Ashbury hoy

Aun así, Haight-Ashbury es algo que tienes que ver en San Francisco. Merece la pena conocer este lugar, y disfrutar con su colorido y la intensa vida de sus calles: gente pintoresca, artistas callejeros y establecimientos diferentes.

Tienda vintage en el barrio hippie de San Francisco

Tienda vintage en el barrio hippie de San Francisco

Encontrarás muchísimas tiendas de ropa, de detalles hippies o de discos (Amoeba Music, por ejemplo, es imprescindible), así como restaurantes, puestos de comida y mercados orgánicos. No te pierdas las visitas obligadas. Por ejemplo, las bonitas casas pintadas de colores, que fueron o son propiedad de famosísimos músicos. Fíjate en la de color azul cobalto: esa era la de Janis Joplin. La de más allá, de los Jefferson Airplane. Esa de ahí, de Jimi Hendrix.

El emblemático hotel Red Victorian captará tu atención, y quizá puedas ir a él para dormir en San Francisco. Y si paseas por Haight hasta llegar a Hippie Hill (la colina del hippie, el nombre es claro), llegarás a las inmediaciones del parque Golden Gate, donde George Harrison solía tocar la guitarra en sus ratos libres, y donde ahora podrás sentarte al sol a tomar tu pícnic.

Golden Gate Park

Golden Gate Park

One Comment
 
  1. Albert 5 mayo, 2016 at 3:04 pm Responder

    Gran post …. San Francisco es un lugar increíble y algunas imágenes capturadas son awesomes.

Leave a Reply