Hotel Barceló Illetas Albatros

Existen al menos tres motivos por los que este hotel de la Bahía de Palma, en la costera zona de Illetas, es el oasis de tranquilidad perfecto en medio de la vorágine turística que puede llegar a desbordar la isla. El primero es su concepto de adults only (sólo adultos), y es que se agradece el silencio de rabietas infantiles y padres estresados. El segundo su localización privilegiada, a escasos 14 km del aeropuerto, a 10 minutos en bus o coche del casco histórico de la ciudad y con acceso directo a una pequeña cala natural en pleno Mediterráneo. El tercero, su excelente servicio de spa y masajes.

Sus habitaciones, recientemente renovadas, son amplias, muy luminosas y con decoración vanguardista, con vistas al mar y una terraza exterior. Su original distribución conecta el espacio de baño y aseo al resto de la habitación, que dispone además de una zona de estar.

Barceló Illetas Albatros - Cama

Barceló Illetas Albatros – Cama

Barceló Albatros - Lavabo

Barceló Albatros – Lavabo

El verdadero encanto de las habitaciones del Albatros no se encuentra dentro, sino fuera. Y es que si hay una cosa que destaca por encima de todas las demás de las estancias de este hotel, son sin duda sus impactantes vistas del Mediterráneo.

Vistas

Vistas

El hotel dispone también de un gimnasio, Wifi gratuito en todas las instalaciones, alquiler de bicicletas, ocho salas de reuniones con capacidad de hasta 200 personas y una terraza exterior en su última planta, que abre en invierno y acoge algunas de las mejores veladas de toda la isla.

Si a todo esto se le añade el hecho de que el hotel ha invertido en el desarrollo de una aplicación para iOS que, entre otras cosas, te pone en contacto con el restaurante, el bar o la masajista, el placer está garantizado. Y es que pedir un mojito desde la orilla de su piscina, tumbado en una de sus camas balinesas a golpe de dedo no tiene precio.

El desayuno estilo bufé se sirve en su restaurante abierto al mar y la variedad de sus productos es similar a la del resto de la cadena, incluyendo, como es habitual, el surtido continental, embutidos, bollerías zumos y panes. Y también la live-kitchen o cocina en vivo ofrece tortillas y huevos al gusto.

Barceló Albatros - Desayuno

El Spa

El agua de mar y la flor de sal de las salinas mallorquinas son la base de las aguas del Spa del hotel. Un jacuzzi y un pequeño circuito de aguas se combinan con un servicio de masaje y belleza donde las esencias de la isla, el membrillo y el aceite de almendras son los protagonistas.

Sus instalaciones disponen además de baño turco y sauna finlandesa donde completar toda una sesión de relajación.

Zona de spa - hotel Barceló Albatros

Zona de spa – hotel Barceló Albatros

Las camas balinesas

Las típicas camas exteriores con dosel balinesas son una de los elementos más característicos y exclusivos que ofrece el hotel a sus clientes, acompañando su alquiler con una serie de servicios que pueden llegar a incluir desde un tentempié de sushi, una botella de Moët & Chandon, frutas o zumos naturales.

Piscina exterior

Piscina exterior

Restaurante Buffet “Mediterráneo”

Respecto al resto de hoteles Barceló las cenas del Illetas Albatros se basan en un variado bufé de platos internacionales que hacen las delicias de los variopintos visitantes de la isla. Así junto a su corner de ensaladas, sopas y su live kitchen que ofrece platos especiales cada día, aparece también la rica gastronomía mallorquina. Sobrasada, cocarrois, fideuá, fritura de hígado, encurtidos, butifarra, sales, aceites, higos, frutos secos y como no, la popular ensaïmada. En general una selección muy saludable y bastante original. Durante el día, su Blue Restaurant & Lounge ofrece unos platos básicos y snacks a base de pescados, carnes y ensaladas.

Barceló Albatros - Restaurante

Vídeo del hotel Barceló Illetas Albatros

Detalles del hotel

Categoría: 4*
Dirección: Passeig Illetes, 15, 07181 Illetas, Illes Balears
Teléfono:+34 971 40 22 11
Página Web: Barceló Illetas Albatros
Mapa:

About the Author

My name is Luis Cicerone. When I was little, I would walk around the house with an atlas in my hand. My rainy Sundays were spent memorising maps and capitals. At fifteen I did my first solo trip and since then I travel whenever I can. I work in travel marketing. I love photography, movies and cat videos.

One Comment
 
  1. Marta 13 marzo, 2014 at 12:18 pm Responder

    ¡Vistazas! Una de las cosas que más nos gusta de una habitación es una terracita como la que tiene ésta :) Y poder disfrutar de una copa de cava mientras se oculta el sol… (ojo, de cava ;-) ¡¡Abrazote!!

Leave a Reply