Preciosa París

La Ciudad de la Luz parece aún respirar el aire bohemio y de cabaret del siglo XIX, de pintores, glamour y lujo. Subir a Montmartre, visitar el Mercado Las Pulgas, darse una vuelta por el Boulevard de Clichy o pasar las horas muertas entre las momias del Louvre, está claro que París es una fuente inagotable de planes. Para una primera visita a la capital francesa, lo mejor es dejarse llevar por los tópicos de una ciudad romántica y cosmopolita sin complejos.

Paris es una ciudad hermosa, con una riqueza cultural e histórica excepcionales. Es un lugar impresionante, si bien puede ser un poco intimidante por momentos.

Si nunca has estado en París, probablemente ya sea hora de que la visites. Si ya has estado, ¿no crees que es momento de volver?

Consejo 0: Mantén tus expectativas bajas

El mítico Moulin Rouge

La cultura popular nos ha vendido una imagen idílica de una París preciosa, súper romántica, un lugar perfecto en el que las notas de acordeón y la voz de Edith Piaf ambientan nuestros paseos junto al Sena y el arte, la danza y la Bohéme son sentimientos casi palpables.

En realidad París no deja de ser una ciudad, con todas las ventajas y los problemas que su estatus conlleva. Sí, es un lugar precioso, lleno de cultura y la comida es excelente, pero no por eso deja de ser un lugar real, con habitantes reales y problemas reales.

Cuando viajamos con las expectativas bajas y la mente abierta, las sorpresas son siempre gratas. Sin embargo, si vamos esperando un viaje perfecto, la realidad puede decepcionarnos. Y no es algo que invente yo. De hecho, el denominado “Síndrome de París” existe.

Consejo 1: Practica tu francés antes de viajar

Libros en Francés

En la mayoría de países de Europa Occidental, unas nociones básicas de inglés son suficientes para viajar. En París no. Si bien el nivel de inglés medio de los parisinos supera con creces el de la mayoría de ciudades españolas, la lengua de Shakespeare no es el más bienvenido de los idiomas en Francia. Necesitarás al menos algunas palabras de francés para expresarte en París.

Tampoco hace falta que recites a Dumas, con las frases básicas que puedes encontrar en cualquier diccionario viajero ya tienes suficiente.

Consejo 2: Cuándo ir a París

El clima de París es continental, con inviernos húmedos y lluviosos, y veranos secos y calurosos. Por ello para evitar temperaturas extremas, la mejor época para viajar es el otoño y la primavera. Aún así, vistar París en invierno, tiene su encanto con el aliciente de mejores tarifas en los vuelos y alojamientos.

Consejo 3: ¿Qué es mejor, Charles de Gaulle, Orly o Beauvais?

El principal aeropuerto de la capital francesa es el Aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle, a 23 kilómetros a noreste de la ciudad. Está bien comunicado con el centro de la ciudad mediante coche, bus (el Roissybus a Ópera cuesta euros), un bus nocturno y el tren a Gare du Nord, con una lanzadera inicial gratuita y un trayecto de media hora que cuesta unos 8 euros. Si el viaje es en taxi, el precio medio de la carrera desde Charles de Gaulle oscila los 40 euros.

El segundo aeropuerto de la ciudad es el de Orly, situado a 14 km del centro y comunicado mediante el Orlybus hasta el metro de Denfert-Rochereau (por 6 euros) y los trenes Orlyval que pasan por Châtelet-Les Halles y Gare du Nord, con otra línea que va hacia Navette, con parada, entre otras, en Saint-Michel-Notre-Dame, Invalides y Champ de Mars-Tour Eiffel. El precio es de 9 y 5 euros respectivamente.

El pequeño aeropuerto de Beauvais está situado a 80 km de París, con autobuses especiales que dan servicio a las compañias low cost que vuelan al mismo, con una frecuencia de entre 15 y 30 minutos después de la llegada del vuelo. El trayecto dura aproximadamente una hora. Los trenes de la estación de Beauvais a París (Gare du Nord) circulan entre las seis y media de la mañana y las ocho de la tarde, el trayecto vale 10 euros pero la frecuencia puede llegar a alcanzar la hora y media.

Consejo 4: Dónde me quedo en París

Con un centro tan grande, barrios tan diferentes y precios tan altos, es mejor investigar bien la mejor zona para quedarse en París y así descubrir la que mejor se adapta a nuestras necesidades. Descubre más sobre dónde dormir en París.

Ver hoteles en París

Ten en cuenta que el alojamiento en París tiene por lo general una calidad deficiente, a menos que estés dispuesto a pagar los exorbitantes precios de los hoteles de cuatro o cinco estrellas. Por este motivo es necesario que prestes especial atención a las opiniones de otros viajeros en páginas como Tripadvisor.

Las a los astronómicos precios de los hoteles son los apartamentos privados, como los que puedes encontrar en la página de GoWithOh. En mi última estancia en la ciudad los utilicé y no podía estar más contento con la calidad del alojamiento.

Si tu presupuesto es limitado, puedes intentar también alojarte en albergues, aunque la calidad de los mismos suele ser bastante inferior a la media europea.

Los barrios más populares para quedarse en París son:

Barrio Latino/Les Iles/ Montparnasse

El corazón de París es La Ile de la Cité, su centro histórico y donde se concentran las tiendas de moda, los cafés literarios de posguerra y los cines de arte y ensayo. Saint Germain des Prés, la place de l’Odeon y la rue Saint André des Arts entre callejuelas medievales son el lugar ideal para alojarse en el lado más genuino de la ciudad.
Ver hoteles en la zona

Orsay/Louvre/Ópera

Si lo que se busca es la proximidad a los museos parisinos, esta es la zona adecuada. Pero hay que tener en cuenta que la cercanía junto con el lujo y el glamour de muchas de las tiendas y restaurantes incrementan el precio del alojamiento.

Ver hoteles en la zona

Les Halles/Le Marais/Chatelet

Es el barrio de moda y más alternativo de la ciudad. Por un lado el centro de arte moderno George-Pompidou y por el otro el encanto de las antiguas calles del barrio judío han ido atrayendo a diseñadores emergentes y locales de moda.

Ver hoteles en la zona

Invalides/Champ-de-Mars/Trocadero

Los Campos Elíseos, el arco del Triunfo y la Torre Eiffel son los grandes atractivos para esta zona en la que se concentran discotecas elegantes, tiendas de alta costura y cines. Palacetes y jardines, en el París moderno de principios del siglo XX.

Ver hoteles en la zona

Grands Boulevards/Montmartre

El barrio del París bohemio de principios del siglo XIX, de pintores y cabarets. Es el París de la Belle Epoque, repleto de callejones empinados presididos por el Sacre Coeur. Cercano al Pigalle podremos encontrar alojamiento con buena relación calidad-precio, si bien la mayoría de los más económicos tienden a ser bastante malos.

Ver hoteles en la zona

Bastille/Faubourg Saint-Antoine/Oberkampf

La place de la Bastille es el punto de encuentro para noctámbulos. Cafés, restaurantes y locales de ocio se concentran en torno a Faubourg Saint Antoine, rue de Lappe o rue Charonne aunque también su encanto diurno galerías clásicas con artesonados ha atraido a diseñadores y arquitectos.

Ver hoteles en la zona

Consejo 5: Desplazarnos en París

Metro de París

Moverse por París es bastante fácil gracias a la amplia red de metro, autobuses y tren (RER) que posee.

El Metro funciona todos los días de cinco y media de la madrugada hasta la una de la mañana, la frecuencia entre trenes es de aproximadamente cinco minutos y los billetes són válidos para un tiempo de dos horas, siempre y cuando no se salga de la estación. Hay 16 líneas cuyo sentido se indica en cada uno de los andenes. Los tiempos habituales de trayecto son de dos minutos entre estaciones y 5 en las correspondencias.

La red de autobuses es una buena y económica forma de descubrir París, algunas líneas cruzan barrios históricos y recorren la ribera del Sena. No será muy difícil encontrar un buen recorrido entre las 59 líneas de la ciudad. El intervalo de tiempo entre paradas es de 5 minutos y los autobuses funcionan entre las ocho y media de la mañana y las doce de la noche. Además existe un servicio nocturno (Noctilien) entre las doce de la madrugada y las cinco y media de la mañana.

La red de ferrocarriles (RER) la conforman 5 líneas y su funcionamiento es muy similar al metro, pudiendo acceder con el mismo billete para las correspondencias. Es muy recomendable par atravesar laciudad de forma rápida, ya que el número de estaciones es menor.

Y aunque el metro y el tren de cercanías alcanzan la práctica totalidad de la ciudad y los precios de los abonos no son prohibitivos, para visitar el centro de la ciudad lo mejor es moverse a pie.

Caminando descubrirás rincones, tiendas, plazas y calles llenas de encanto que te perderías viajando en metro.

Lo mejor es que te lleves calzado cómodo y muchas ganas de andar.

Consejo 6: Qué no perderse de París

Al igual que pasa con Londres o Roma, París tiene demasiadas cosas para ver y es prácticamente imposible abarcarlo todo en un solo viaje, especialmente si se trata de una visita corta o de fin de semana.

Sin embargo, para una primera visita, las experiencias imprescindibles en París son:

 

Torre Eiffel en la niebla-París

Torre Eiffel en la niebla-París

Visitar la famosa Torre Eiffel, hito arquitectónico del esplendor de la ciudad a finales del siglo XIX, pasear por uno de los más famosos ejes de la ciudad, la impresionante avenida de los Campos Elíseos hasta el Arco del Triunfo, tal vez sean los tópicos de París. No lejos de ellos, podemos darnos un paseo a lo largo del Sena, o bien recorrerlo en uno de sus famosos barcos o bateaux, y contemplar desde la orilla sus numerosos puentes, Notre Dame o la antigua estación y hoy Museo de Orsay.

Subir a Montmartre para tener una de la panorámicas más bellas de la ciudad, recorrer su bohemio barrio, aun lleno de pintores que recuerdan los tiempos de Tolouse Lautrec o bajar hasta el boulevard Pigalle con la intensa actividad de sus cabarets nocturnos, entre los cuales destaca el famoso Moulin Rouge.

Para una visita más alternativa, quizás perderse por alguno de los decimonónicos cementerios parisinos. Pasear entre las tumbas de ilustres escritores, cantantes y políticos, muchas de ellas invadidas por el romanticismo de fans, el abandono y el art decó. Uno de los más populares es el de Père-Lachaise, con habitantes tan ilustres como Óscar Wilde o Marcel Proust.

Consejo 7: Al atardecer, busca las vistas

Vistas de París desde Montmartre

Los monumentos de París son espectaculares por sí solos, pero la verdadera belleza de París reside en el conjunto de sus edificios, en la armonía conseguida a pesar de los diferentes estilos arquitectónicos empleados en la construcción de la ciudad. Pináculos góticos, cúpulas neoclásicas, iglesias barrocas, edificios modernistas y de hierro se entremezclan en una especie de sinfonía que, asombrosamente, no desafina en ninguna nota.

Al caer la tarde, intenta buscar un punto elevado de la ciudad para observar el atardecer. La cima de la Torre Eiffel, la Tour Montparnasse, el Centro de Estudios Islámicos o la iglesia del Sagrado Corazón de Montmartre son algunos de mis lugares favoritos para ver el atardecer en París.

Consejo 4: No te unas, piérdelos de vista

Hordas de turistas

París es una ciudad turística, punto. Donde mires, todo son colas y hordas de turistas haciendo el, bueno, el turista. Es posible evitarlos, pero si quieres visitar lugares como la catedral de Notre Dame o la Torre Eiffel, mucho me temo que será imposible.

Para intentar tener al menos unos momentos de calma entre la marabunta de turistas los mejor que puedes hacer es levantarte temprano para visitar la ciudad (y cuando digo temprano me refiero a las 6 de la mañana) y visitar atracciones menos conocidas de París como por ejemplo el Cementerio de Pére Lachaise.

Consejo 8: No te pierdas su vida artística

Warhol en el George Pompidou de París

Warhol en el George Pompidou de París

Ya en el siglo XIX fue la gran capital mundial de la cultura y del arte. Por eso su legado museístico es muy extenso, pero para una primer viaje siempre podremos visitar los fundamentales como el clásico Museo del Louvre (que deberemos dosificar bastante bien, pues la abundancia de sus fondos harían alargar la visita durante más de una jornada), el arte impresionista del Museo de Orsay, la escultura del Museo Rodin o el arte moderno del Pompidou se encuentran entre los imprescindibles.

About the Author

My name is Luis Cicerone. When I was little, I would walk around the house with an atlas in my hand. My rainy Sundays were spent memorising maps and capitals. At fifteen I did my first solo trip and since then I travel whenever I can. I work in travel marketing. I love photography, movies and cat videos.

7 Comments
 
  1. Marcos 23 enero, 2018 at 5:44 pm Responder

    Qué bueno! Interesante artículo que sin duda nos ayudará a más de uno en nuestros próximos viajes.
    Yo sabía que París no era barato, pero nos fuimos en un viaje exprés y la verdad es que pagamos la novatada en cuanto al hotel y a la comida.
    Desde luego el centro de París es una maravilla, tal cual lo pinta, y si… una holeada de turistas colman todos los monumentos, pero la verdad merece la pena esperar. Coincido contigo que la mejor manera de visitarlo es andando, a mi me recomendaron hacer un freetour por la ciudad, ya que era la opción más económica y la verdad no me arrepiento de ello, lo hice con [editado por spam].

    Gracias por la información.
    Un cordial saludo.

  2. HP 27 enero, 2015 at 3:03 pm Responder

    Muy buen artículo. Lamentablemente Paris es tan extensa que habría que volver 10 o 12 veces antes de empezar a conocerla. Concuerdo totalmente con la idea de “levantarse temprano” para salir a recorrer o visitar lugares menos conocidos pero igualmente muy interesantes. Si les interesa he publicado una gúia de pequeños lugares pocos conocidos en la ciudad luz, restaurantes, bares y museos : [Link Editado]

  3. Ana Inmaculada Ferru 8 octubre, 2014 at 4:51 pm Responder

    Ojalá pudiera ir a París otra vez… He estado tres veces y cada vez que iba me enamoraba más :'(

    Si hay alguien que está sin curro como yo y no puede pagarse el viaje, igual le viene bien este concurso: (link eliminado)

    Mucha suerte a tod@s! Pero que gane yo :P

  4. Angelica 8 abril, 2014 at 3:21 pm Responder

    Este artículo me ha venido genial ya que pienso ir a Paris éste verano!!

    Trataré de seguir tus conesejos!!

    Graciaaas!!!

  5. Sara GowithOh 13 febrero, 2014 at 9:36 am Responder

    Completísimo post, me encanta! La última vez que fui, tuve la opotunidad de ver el monólogo: “How to Become a Parisian in one Hour”, con tu guía y eso, ya es para pasar el curso de Paris 101 con buena nota!

  6. Sam 12 febrero, 2014 at 9:12 pm Responder

    Quieres decir que los inviernos son húmedos y lluviosos, no?! Me encanta el metro de París – me recuerdo bastante de lo de Londres, pero con mucho más conectividad y estaciones muys lindas!

Leave a Reply