Este es un post invitado por parte de Furio, del blog Saporedicina.

mezquita Kashgar

Esta es una breve guía de Kashgar, una ciudad con historia milenaria enclavada entre el desierto de Taklamakan y la cordillera del Karakórum. Kashgar se encuentra en la provincia China de Xinjiang y fue uno de los oasis más importantes a lo largo de la Ruta de la Seda donde los comerciantes europeos, de Oriente Medio y los países asiáticos se encontraban para intercambiar sus mercancías. Hoy la Ruta de la Seda ya no existe, pero los mercados de Kashgar aún se mantienen.

Perderse en la Ciudad Vieja

Vendedor de melones

Vendedor de melones

Si vas delante de la Mezquita de Id Kah, tomas la primera calle a la izquierda y sigues los puestos de frutos secos de detrás de la mezquita hasta que ver un callejón a la derecha, el griterío incesante de gente negociando el precio de la fruta te guiará hasta el centro del distrito uno de la ciudad vieja.

Septiembre es probablemente el mejor mes para llegar a Kashgar, con sus vendedores de hami gua (el melón verde típico de Xinjiang), los mercaderes de higos y los panaderos que cocinan el naan al interior de su horno portátil.

También melocotones, uvas, sandías, plátanos, calabazas, y porqué no, entrañas de cordero. Pero lo más fascinante del distrito uno de la ciudad vieja son los clientes, que aquí, cerca de la mezquita, son todos hombres. Este no es el típico mercado chino. Olvídate de palillos, linternas rojas e ideogramas. La mayoría de los transeúntes visten la doppa ; el sombrero tradicional uigur; y lucen una barba de veinte centímetros.

En Xinjiang, la mitad de la población pertenece a la minoría musulmana uigur. Luego están los kazajos, los hui, los kirguises y tayikos. Especialmente en Kashgar, que se encuentra en el extremo oeste de China, los han (la etnia que constituye el 92% de la población china) son una minoría.

De shopping en el mercado nocturno

mercado-nocturno-kashgarEl mercado nocturno de la calle Jie Fang Bei.

Si vuelves a la Mezquita Id Kah y cruzas a la calle Jie Fang Bei, vas a llegar al mercado nocturno. Puedes cenar aquí: brochetas de cordero, cordero hervido, pasta con carne de cordero y pimientos, guisado de cordero, pierna de cordero, alas de cordero (no, es broma). Si después del festín de carne ovina todavía tienes hambre siempre puedes dirigirte al omnipresente vendedor de melones.

Siguiendo la calle Jie Fang Bei vas a llegar delante de la entrada del mercado de ropa, un laberinto subterráneo que ocupa una buena parte del centro de la ciudad. Chales de seda, vestidos de novia, túnicas uigures para chicos y chicas de todos los tamaños, doppas plegables, burkas, piel de armiño, cortinas de colores tejidas de cualquier textura y precio son los productos estrella. Pero en este bazar se puede encontrar cualquier cosa.

¿Quieres comprar un cordero?

mercado-ganadomercado de ganado.

El mercado de ganado en Kashgar es los domingos. Incluso si no tienes intención de comprar una oveja o un caballo a corto plazo, puede ser interesante asistir al teatro de las negociaciones entre los comerciantes locales y los que vienen de Kazakstán y Kirguistán.

El mercado de ganado se encuentra a las afueras y la mejor manera de llegar es en taxi (del centro de la ciudad cuesta unos 20 RMB, es decir, 2,5 euros).

Experimenta con comida callejera en el mercado del domingo

carnicero-mercado-kashgarUn carnicero en el mercado del domingo.

Te aconsejo que visites el mercado de ganado antes del almuerzo, así por la tarde vas a tener tiempo para tomar el autobús número 23 y acercarte hasta el mercado del domingo, un mercadillo de proporciones épicas.

No esperes encontrar postales o recuerdos para enviarlos a casa. A menos que no estés pensando en regalar una azada uigur a tu tío, esto no es un mercado diseñado para los turistas. Hay ropa de trabajo, textiles, ganado, utensilios agrícolas, baratijas, fruta y la omnipresente comida callejera.

Saca una foto a la tumba de Abakh Khoja

tumba abakh khogaLa tumba de Abakh Khoja.

Al abandonar el mercado del domingo se puede tomar el autobús número 20 hasta la tumba de Abakh Khoja, el líder islámico de Kashgar que vivió en el siglo XVII. Se trata de uno de los tesoros arquitectónicos Islámicos mejor conservados de toda Asia Central y en mi opinión, vale la pena una visita, especialmente al estar a solo diez minutos en autobús. La entrada cuesta 30 RMB.

Si prefieres, puedes cruzar el río y visitar el tercer distrito de la ciudad vieja (el segundo se encuentra detrás del mercado nocturno). El barrio es muy amplio, y aquí ha sido posible – a pesar de la especulación inmobiliaria que esta asolando toda China – mantener las casas tradicionales construidas usando barro.

Es una oportunidad única para hacerte una idea de la antigua gloria de Kashgar. De hecho, el área está cerrada a los turistas, pero los guardias están bastante relajados y, si no te haces notar mucho, te dejan entrar de todas formas (tal vez es mejor si escondes tu Canon Reflex al entrar).

Montar a camello en el desierto de Da Wa Kun

da-wa-kungEl desierto de Da Wa Kun.

Para llegar al desierto, se puede tomar un taxi (que cuesta de 250 a 300 RMB si negocias el precio), o ir a la estación sur, tomar un autobús dirección Hu Yue Pu (14 RMB) y luego un taxi hasta el desierto de Da Wa Kan (100 RMB ida y vuelta, si pretendes hacerte esperar por el conductor mejor darle sólo 50 RMB antes de adentrarte en las dunas). La entrada cuesta 20 RMB y por el viaje en camello durante cuarenta minutos piden 70 RMB (probamos a regatear sobre el precio, pero no hubo manera de hacer entrar en razón a los vaqueros).

Al entrar no hay rastro de las dunas. Para encontrarlas hay que caminar unos veinte minutos (o alquilar un carro tirado por un caballo por 10 RMB), llegar al oasis y girar a la derecha. El mejor momento para llegar en el desierto es una o dos horas antes del atardecer. Ya no hace tanto calor y hay una luz mucho más adecuada para las fotos.

Si decides llegar en transporte público ten en cuenta que el autobús sale sólo cuando está lleno, por lo tanto puedes encontrarte en la situación de tener que esperar un buen rato. Una vez en marcha se tarda una hora y media para llegar a Pu Yue Hu y otra media hora en taxi hasta el desierto.

Si te quedas en el desierto hasta la puesta del sol, cuando llegues a la estación de autobuses de Pu Yue Hu lo más probable es que esté cerrada. Para volver a Kashgar cruza la calle frente a la estación y toma un minibús (10 RMB) o un taxi (50 RMB por persona). Tanto los minibuses como los taxis sólo salen cuando están llenos y te dejan a las afueras de Kashgar. Desde allí tendrás que tomar otro taxi.

Recuérdate de llevar tu pasaporte ya que en Xinjiang los controles policiales son muy frecuentes.

Conduciendo a través de la Autopista del Karakorum

karakulUn camello en frente del Lago Karakul.

Dulcis in fundo, Kashgar es el punto de partida de la Autopista del Karakorum, la carretera internacional asfaltada más alta del mundo que conecta Pakistán y China.

A menos que no desees adentrarte en Pakistán (dónde necesitas visado), dos días son suficientes para visitar la región. Los extranjeros no necesitan ningún permiso especial para ir a Tashkurgan (a unos 300 kilómetros al sur de Kashgar), pero hay que mostrar el pasaporte en el puesto de control militar que se encuentra a mitad de camino.

Principalmente hay tres formas de viajar a lo largo de la Autopista del Karakórum:

  • En autobús (unos 50 RMB ida). Hay un autobús que sale cada mañana y que tarda unas seis horas en llegar al Lago Karakul y ocho a Tashkurgan. El problema es que con el autobús vas a poder ver las montañas, lagos y valles sólo a través de la ventana. La verdad, no creo que tenga mucho sentido.
  • En autostop. Si tienes suerte, puedes viajar gratis, pero por lo general los conductores van a reclamarte una propina y al final vas a terminar gastando más que en el autobús. Por supuesto, puedes bajarte cuando quieras y disfrutar del paisaje, pero en este caso retiro lo dicho de que dos días son suficientes para ir y volver.
  • Alquilar un coche (1.400 RMB por dos días). Esta es la mejor solución si tienes sólo dos días, pero todavía quieres parar de vez en cuando para tomar una foto, regatear con los comerciantes de piedras Kirguís y disfrutar de un poco de aire fresco. El problema es el precio. Si estás solo, siempre puedes unirte a otro grupo de viajeros y dividir el coste del coche. Yo me alojé en el Pamir Youth Hostel de Kashgar y el gerente me ayudó tanto a buscar compañeros de viaje como a alquilar el coche.
El autor

Furio es un escritor independiente, expatriado de largo recorrido y políglota agramatical. Se deleita en hablar en tercera persona y contar sus viajes a través de China en su blog, Saporedicina.

Leave a Reply