SEO DE LLEIDA

Lleida es de esa capitales de provincia que parece que no existen desde el punto de vista turístico. La antigua Ilerda romana está considerada poco más que una mera ciudad de paso camino de Francia y sus encantos no son comparables a los de otras ciudades catalanas como Girona.

Sin embargo, esta ciudad es en realidad un enclave repleto de historia que en los últimos años ha emprendido un proceso de conservación y puesta a punto de sus principales monumentos y entidades culturales para intentar ocupar su lugar como capital cultural y mostrar a sus visitantes una vibrante oferta museística, gastronómica y enológica.

Esta es una pequeña lista de cosas que ver en Lleida.

Conjunto Monumental de la Seu Vella y Castillo del Rey-Suda

CASTILLO DEL REY LLEIDA

Este conjunto histórico encerrado en un recinto amurallado que domina la ciudad desde el denominado Baluarte de la Reina o de la lengua de la serpientes y que encierra la Seu Vella o catedral antigua, el Castillo del Rey o también llamado Suda, es sin duda el símbolo y gran atractivo de la ciudad. En su interior además de numerosos restos arqueológicos, probablemente se encuentra los orígenes de la antigua íbera Iltirta, la romana Ilerda o la musulmana Larida. También el barrio gótico medieval se originaría en el recinto de la Seu Vella.

CLAUSTRO SEO DE LLEIDA

La antigua catedral data de 1203, construida sobre los restos de una antigua mezquita y su construcción se alarga durante más de doscientos años, en su acceso se contemplan los diferentes edificios administrativos del clero y en su interior destacan las esculturas de estilo toscano y provenzal, así como frescos góticos y un impresionante claustro con vistas a la ciudad.

El Castillo del Rey o Suda fue el edificio civil más importante de la ciudad, construido entre los siglos XIII y XV y compartiendo estilos románico y gótico. Su origen andalusí le da el nombre de Suda, nombre del antiguo barrio ilerdense y que ha sido testigo de importantes acontecimientos históricos en las Coronas de Aragón y Cataluña.

La fortaleza que rodea ambos monumentos es en sí misma también todo un testimonio de la historia de la ciudad: baluartes, caminos, torres y puertas se han ido ejecutado a lo largo de los años con el fin de proteger el núcleo urbano, posteriormente extendido hacia la ribera del río Segre. A destacar el acceso principal o Puerta del León y los baluartes del Francés, el Puntiagudo, el del Rey y el de la Asunción .

La Catedral Nueva

CATEDRAL NUEVA DE LLEIDA

Situada en pleno centro de la ciudad, fue edificada con la ayuda económica de Carlos III a finales del siglo XVIII, de estilo barroco su fachada está presidida por dos grandes torres gemelas, una escalinata y tres arcos de acceso, el interior de planta cuadrada tiene tres naves donde se venera la imagen de la Virgen del Blau o Virgen del moratón, ya que según cuenta la leyenda, su escultor enfadado ante la superioridad de un alumno, lanzó un martillo contra su frente, quedando sobre la imagen una curiosa mancha azulada.

El Peu del Romeu y la Calle Mayor

CALLE MAYOR Y PIE DEL ROMEU LLEIDA

Otra leyenda marca esta pequeña capilla gótica situada entre las calles Mayor y Caballeros, en pleno eje comercial de Lleida. Según se cuenta, el apóstol Santiago pasó una noche en la ciudad de Lleida camino de Santiago de Compostela y tratando de quitarse una espina que se había clavado en su pie varios ángeles con unos farolillos acudieron en su ayuda. En su lugar se edificó esta ermita y cada 25 de julio tiene lugar una romería donde los niños desfilan con los farolillos que ayudaron al Apóstol.

Pero al margen de leyendas, es interesante recorrer esta larga calle de más de tres kilómetros y medio llena de tiendas y edificios tan representativos como la iglesia de San Juan, la iglesia de San Francisco, la Catedral Nueva, la iglesia de la Sangre y el Ayuntamiento o Paeria, ejemplo del gótico catalán, junto con algún que otro interesante edificio modernista.

El museo de Lleida

INTERIOR MUSEO DE LLEIDA

Inaugurado en 2007, el museo de Lleida ocupa el recinto del antiguo convento de San José y está construido sobre su iglesia, la cual podemos contemplar en su interior. Se encuentra estructurado según los períodos más importantes de la historia ilerdense, agrupando todo tipo de restos arqueológicos, históricos y religiosos desde los primeros asentamientos íberos, pasando por la ocupación romana,la árabe hasta llegar a la era contemporánea.

Puede contemplarse una gran colección de numismática, objetos procedentes de excavaciones, gran parte del tesoro de la catedral , pintura y escultura gótica de la denominada escuela de Lérida, tapices flamencos, mosaicos romanos o incluso un baptisterio visigótico.

Parc dels Camps Elisis

CAMPOS ELÍSEOS DE LLEIDA

Si bien seguro que vio mejores días, este histórico parque, creado a imagen y semejanza delos muchos que proliferaron a comienzos del siglo XX, llegó a incluir incluso un acuario entre sus atracciones. Hoy aún podemos ver el Café Chalet y el Templete de Música, ambas construcciones novecentisas así como el Acuarium, un edificio modernista con decoraciones cerámicas y de madera, y el antiguo Palacio de Cristal o palacio de congresos y exposiciones, un abandonado edificio de los años sesenta que ocupa el solar de lo que originariamente fue el estanque del parque.

Parque del Río Segre

PARQUE DEL RÍO SEGRE Y PUENTE PRÍNCIPE DE VIANA

La reciente recuperación de la Ribera del Segre abre los Campos Elíseos hacia el río, creando un agradable espacio de paseo. Está dominado por el moderno puente del Príncipe de Viana de Javier Manterola y desde la orilla podemos observar edificos tan represntativos de la ciudad como el Montepío, el Casino Principal, el Museo Jaume Morera, la Casa Melcior, la Pareia, el edificio Pal·les y en lo alto el conjunto de la Seu Vella.

La Llotja

LLOTJA DE LLEIDA

Es junto con el nuevo aeropuerto, la característica arquitectura que el siglo XXI ha aportado al desarrollo económico y cultural de la capital ilerdense. Este teatro y pabellón de congresos, obra del estudio de arquitectura holandés Mecanoo, de forma absolutamente aerodinámica y recubierto de piedra similar a las de la antigua catedral, aparte de un mirador en su terraza abierta al Segre y a la Seu Vella, acoge la programación cultural de la ciudad en una de las salas de teatro más grandes de Cataluña.

Leave a Reply