Durante mi viaje a Bucarest no pude evitar hacer lo que ya considero una especie de rito cuando viajo a países que sufrieron los horrores del Holocausto y acabé yendo a visitar el Museo Judío de Bucarest.

Es curioso, pero antes de viajar a la ciudad no había visto información de este museo en la página oficial de la Oficina de turismo de Rumanía, pero es que parece que hay un esfuerzo institucional por sólo resaltar los atractivos de Transilvania, dejando a Bucarest un poco de lado.

Este museo está ubicado en el Templul Unirea Sfânta, una antigua sinagoga de 1850 que milagrosamente sobrevivió, no solo la Segunda Guerra Mundial, sino los planes urbanísticos del régimen de Ceausescu.

museo-judio-bucarest

Se trata de un museo más bien modesto cuya misión es divulgar la contribución de la comunidad hebrea rumana desde tiempos medievales, particularmente en los campos de la ciencia, las artes y la arquitectura. Una exposición a parte está dedicada al Holocausto.

A diferencia de los museos judíos de Budapest o Praga, en los que la exposición está enfocada en el éxodo masivo de las comunidades hebráicas hacia Israel, el de Bucarest intenta centrarse en los judíos rumanos que permanecieron (o mejor dicho, sobrevivieron) en Rumanía.

Nada más llegar, fui recibido por sus cuidadoras, al tratarse de un museo pequeño, no había más visitantes salvo un par de familias judías venezolanas que salían del recinto cuando yo entraba.

Las dos señoras que se encargan de recibir a los visitantes eran encantadoras y se ofrecieron a explicarme las exposiciones (muchas de las cuales se encuentran únicamente en rumano).

La colección principal

Se encuentra en el centro del antiguo templo y está basada en libros, planos y fotografías de judíos desde su llegada a Rumanía hasta nuestros días.

En los muros del edificio puede leerse la historia de los judíos en el país a través de los siglos.

museo-judio-bucarest-interior

Los balcones superiores tambien han sido transformadas en salas expositivas y en ellos pueden verse cuadros y esculturas, además de una pequeña zona dedicada a la importancia de los sefardíes en el teatro de los años antes de la Guerra, la máscara de Hitler no tiene desperdicio.

mascaras-museu-judio-bucarest

La sala del Holocausto

Esta pequeña exhibición está alojada en una sala anexa a la antigua sinagoga y consta de una serie de fotografías escalofriantes del Holocausto en Rumanía y una escultura de un hombre amortajado y sin cuerpo que conmemora a los más de 450.000 judíos de todo el país que fueron asesinados o enviados a campos de concentración y exterminio en Moldavia y Polonia.

En líneas generales se trata de un museo interesante si eres un apasionado de la historia o de la cultura hebrea. Además, su precio es indicado para todos aquellos cuya única preocupación es hacer viajes baratos, ya que no se exige un donativo estándar, sino que cada quien paga lo que crea conveniente.

escultura-holocausto-museo-judio-bucarest

Información útil

Horarios:
Lun-jue 09:00 – 14:00.
Vie, Dom 09:00 – 13:00.
Cerrado sábados.

Dirección:
Str. Mamulari 3

Teléfono:
(+4) 021 311 08 70

Metro:
Piata Unirii

Precio:
La voluntad

Importante: Es necesario traer el pasaporte para acceder al museo.

3 Comments
 
  1. Pedro 5 julio, 2013 at 9:19 am Responder

    Este tipo de museos a parte de servir para lo que sirven, también mantiene vivo el recuerdo de un suceso terrible de nuestra historia para que no se vuelva a repetir.
    Un saludo.

Leave a Reply