Museo_Sorolla

La casa de Sorolla es Valencia, es Sevilla, es Granada y tiene algún toque que habla del alma de Italia

Esto es lo que decía en una de sus cartas un amigo del conocido pintor valenciano, Joaquín Sorolla, y es que visitar su residencia de Madrid y ver su obra en ella resulta toda una experiencia, totalmente distinta a verla colgada en un gran museo.

En esta casa, construida entre 1910 y 1911 y ahora convertida en museo del pintor, la luz es una de las principales protagonistas, tal y como sucede en la mayoría de sus cuadros.

Cruzar la puerta del jardín es imaginarse a señoronas de la alta sociedad, amigas de la esposa del pintor, Clotilde, tomando el té una tarde de verano. Y es que este museo es tan evocador como romántico.

El jardín sería el comienzo por un homenaje a la pasión que Sorolla sentía por las regiones más raciales españolas. Para ello, lo dividió en tres partes, separadas por escalones y columnas.

Museo_Sorolla_Jardin_Dionisio

Sorolla trazó el primer jardín, el más cercano al acceso desde la calle, inspirándose en el Jardín de Troya o del Laberinto de los Reales Alcázares de Sevilla: de él tomó el diseño de la parte inferior de la fachada de la casa y el de la fuente central. Enriqueció este espacio con tres escudos, en el muro oeste, y un banco de azulejería trianera, además de columnas con esculturas encima. Lo plantó a finales del año 1911.

El segundo jardín está inspirado en el Jardín de la Ría del Generalife, acentúa su carácter granadino con los arrayanes traídos de la Alhambra y el pilar comprado por el pintor en Granada, pero además incorpora elementos de jardinería italiana, como el togado romano que cierra la perspectiva del fondo, y las columnas aprovechadas que lo enmarcan. Fue plantado entre los años 1915 y 1916.

El tercer jardín introduce dos elementos dispares enfrentados: una pérgola de origen italiano y una alberca sevillana, con unas figuras alegóricas -La fuente de las confidencias- de Francisco Marco Díaz Pintado. El saliente de la rotonda y la escalera de azulejería crean una planta irregular que impidió a Sorolla diseñar un jardín de tradición árabe. Fue plantado hacia 1912 o 1913 y rehecho hacia 1917, una vez concluido el segundo jardín.

Museo_Sorolla_Jardin

Por este jardín tenemos acceso al denominado Patio cordobés (una vez más un guiño del pintor a la cultura andaluza). Es un pequeño recinto organizado en torno a una fuente central de azulejería de Triana. En sus galerías colocó Sorolla parte de su colección de cerámica sobre estantes de madera, luego transformados en los actuales de mampostería. El zócalo cerámico es de la fábrica talaverana de Ruiz de Luna (1910-1911) y los paneles de los santos cocineros y la escena de caza son de Manises (s. XVIII). En 1981 se acristalaron dos de sus galerías. Además, se exponen algunas piezas escultóricas, mobiliario popular y parte de la colección de cerámica del Museo.

Museo_Sorolla_Coleccion_Ceramica

En esta zona se encuentra la venta de entradas para el acceso, la zona de taquillas y aseos para los visitantes del museo.

En una segunda puerta desde el tercer jardín, accedemos a lo que sería la zona de trabajo del pintor. Sorolla tenía claro que quería separar la zona de negocios de la familiar, para ello dispone tres dependencias contiguas.

El primer estudio fue usado en vida de Sorolla para preparar y almacenar marcos y lienzos, no tenía decoración. Ahora se presenta en ella una introducción a la vida y obra del pintor, con una selección de cuadros representativos de sus distintas épocas. Un autorretrato de Sorolla y retratos de su mujer y sus hijos dan la bienvenida al visitante, y las vitrinas centrales muestran fotografías del pintor y su familia, medallas y condecoraciones, y catálogos de sus principales exposiciones.

Museo_Sorolla_Estudio

El segundo estudio era el escaparate de la obra del pintor y en sus paredes colgaban las últimas obras que iba realizando, atrayendo así al posible comprador. Aquí ahora, podemos contemplar las conocidísimas escenas de playa que le hicieron tan famoso.

Museo_Sorolla_Nino

La tercera y últimas era el estudio donde Sorolla pintaba sus obra. Al igual que en las otras dos, observamos grandes ventanales el techo, exigencia del propio artista al arquitecto de la residencia. La pintura requería de luz natural para ser ejecutada y contemplada. Es la dependencia más genuina, y sus paredes pobladas de cuadros, recuerdos, colecciones, y su mobiliario antiguo y exótico, dotan esta estancia de un ambiente bohemio y mágico. La obra que vemos en esta sala son esencialmente paisajes y retratos.

Museo_Sorolla_estudioo

Abandonamos las zonas de trabajo para adentrarnos en las estancias familiares, comenzando por el salón, área principal de la zona social de la casa, recibe abundante luz natural a través de sus amplios ventanales. El mobiliario es muy heterogéneo, de distintas épocas y procedencias, y del techo cuelga una extraordinaria lámpara de Tiffany, adquirida en Nueva York en 1911. En sus muros se exponen varios retratos familiares. La rotonda fue decorada por Sorolla con una galería de retratos de su familia en escultura. Se completa la decoración con una extraordinaria Virgen con el Niño en madera, de escuela alemana de finales del siglo XV.

Tras atravesar un pequeño antecomedor con un zócalo de cerámica talaverana y mobiliario español, pasamos al comedor, de clara inpiración levantina y donde Sorolla pintó una franja en el techo con flores, frutas, laurel y vasijas de barro, intercalando los retratos de su mujer e hijas. El mobiliario es también español, moderno pero siguiendo modelos del siglo XVI.

Por la escalera, accedemos a lo que antaño eran los dormitorios, hoy convertidos en salas de exposiciones temporales con obra del genial pintor valenciano.

Museo_Sorolla_Segunda_Planta

Horario del Museo Sorolla

De martes a sábado: de 9:30 a 20:00 h. ininterrumpido

Domingo y festivos: de 10:00 a 15:00 h.

Cerrado: todos los lunes del año, 1 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre, y dos festivos locales.

Cómo llegar

Autobuses: 5, 7, 14, 16, 27, 40, 45, 61, 147 y 150
Metro: Iglesia (Línea 1) Rubén Darío (Línea 5) Gregorio Marañón (Líneas 7 y 10)
Aparcamientos públicos: Zurbano, 68 General Martínez Campos, 42 duplicado

Tarifas

Precio de la entrada: 3 €
Tarjeta anual: 25 €
Precio reducido: 1,50 € (Grupos constituidos por 5 ó más miembros y previa solicitud con 15 días de antelación, Voluntario cultural o educativo, constituidos por 20 o más miembros, previa solicitud.)
Entrada gratuita: Sábados de 14:00 a 20:00, Domingos, 18 de abril (Día del Patrimonio Mundial), 18 de mayo (Día Internacional de los Museos), 12 de octubre (Fiesta Nacional de España), 6 de diciembre (Día de la Constitución Española)

3 Comments
 
  1. Arol 7 abril, 2013 at 4:37 pm Responder

    La de sitios que hay en esta ciudad para descubrir y una de las cosas más ricas que puede tener un viajero es hacer turismo en su propia ciudad ;)

    • xixerone 9 abril, 2013 at 11:33 am Responder

      A mí me fascina Madrid! A ver si un día tengo tiempo de descubrirla más a fondo :)

Leave a Reply