Casas de Dresde y la Frauenkirche al fondo

Casas de Dresde y la Frauenkirche al fondo

Dresde, o Dresden, como es conocida en alemán, es la capital del estado de Sajonia, en Alemania del Este.

La ciudad es atravesada por el río Elba, que discurre por el centro.

Erigida en una zona habitada desde el neolítico y mencionada por vez primera en el siglo XIII, Dresde ha sido testigo de varios episodios importantes en la historia de Alemania y de Europa en general.

La época de mayor apogeo cultural de Dresde se iniciaría a finales del siglo XV, con el establecimiento de la corte del rey de Sajonia en la ciudad. Los años venideros verían una ciudad en auge, el más importante centro protestante del Sacro Imperio Romano Germánico.

Dresde - Residenzschloss

Dresde – Residenzschloss

En 1685, la ciudad sufriría un terrible incendio que la reduciría prácticamente a cenizas. Con la reconstrucción posterior se erigirían las más impresionantes obras barrocas de toda Alemania.

Dresde - arquitectura barroca

Dresde – arquitectura barroca

Durante la edad moderna, la ciudad sería un centro cultural y económico de suma importancia. Tras varios altibajos provocados por guerras, sitios e intentos de conquista por parte del reino de Prusia, Sajonia acabarí­a incorporándose al Estado Alemán en 1871.

Dresde sobrevivió sin apenas un rasguño la Primera Guerra Mundial, sería la segunda la que significaría su hecatombe.

En febrero de 1945, tan solo tres meses antes de la capitulación de la Alemania nazi, Dresde fue objeto de una serie de bombardeos que desencadenaron una tormenta ígnea que redujo a ruinas su cascos histórico y acabó con la vida de unas 20.000 personas.

Centro de Dresden, 1945

Centro de Dresden, 1945

La que fuese una de las joyas barrocas más impresionantes del mundo se convirtió entonces en un cráter yermo, con apenas algunos vestigios, armaduras retorcidas y columnas rotas y ennegrecidas por la barbarie de la guerra, que atestiguaran su pasado glorioso y aristocrático.

Al igual que Frankfurt, en el centro de la ciudad prácticamente no quedaron edificios utilizables, pero a diferencia de su prima del oeste, cuyas autoridades optaron por una renovación urbanística total, los mandatarios de la República Democrática Alemana decidieron reconstruir Dresde desde sus cimientos.

La reconstrucción perdura hasta nuestros días.

Frauenkirche - Interior

El interior (recién reconstruido) de la Frauenkirche

Llegué a Dresde procedente de Praga. Subconscientemente tenía miedo. Miedo a que la belleza de la capital checa pudiera opacar mi experiencia en Sajonia, a que los edificios reconstruidos carecieran de encanto y autenticidad, a que no me gustase Dresde.

Afortunadamente no fue el caso.

Si bien en algunas edificaciones restauradas prácticamente puede olerse la pintura fresca, los trabajos de reconstrucción de la ciudad han sabido, casi milagrosamente, mantener la unidad, la belleza y la elegancia de lo que en su día fuese la ciudad barroca más bella del mundo.

Y ahora Dresde es una ciudad fresca, agradable para pasear y con una variada agenda cultural. Tradicional y a la vez ultra-moderna.

Una curiosidad de Dresde: aunque el crédito del himno de Europa “Oda a la alegría” se lo lleve siempre Beethoven, el autor de la letra del himno es Friedrich Schiller, que compuso en Dresde el poema An die Freude (“A la alegría”) en 1785 como una “celebración de la hermandad entre los hombres”.

Posteriormente el poema fue transformado y adaptado para convertirse en la parte coral que complementaría la Sinfonía n.º 9 de Ludwig van Beethoven y se convertiría en el himno de la Unión Europea.

Qué ver en Dresde

Frauenkirche

Iglesia de Nuestra Señora de Dresde

Iglesia de Nuestra Señora de Dresde

El skyline de Dresde está dominado por la iglesia de Nuestra Señora o Frauenkirche, una iglesia protestante de estilo barroco y cuya cúpula es el símbolo de la ciudad.

La estructura quedó severamente dañada tras los bombardeos aliados y permaneció en ruinas hasta 1994 preservado como un monumento de guerra por el régimen comunista.

La basílica fue reconstruida por completo tras la caída del muro y sus obras acabaron en 2005.

Actualmente se trata del edificio de piedra arenisca más grande del mundo y su cúpula es la más grande de Europa Central.

Albertinum

Es el museo de arte moderno de Dresde, que alberga una gran colección de pinturas del siglo XIX y XX. Una característica interesante de las obras expuestas es la yuxtaposición entre el arte de las Alemanias del este y oeste.

La galería se encuentra excelentemente situada en la terraza de Brühl, conocida como el “Balcón de Europa”, por sus impresionantes vistas del río Elba.

Semperoper

La Theaterplatz con la Semperoper

La Theaterplatz con la Semperoper

Una visita a Dresde no está completa sin ver su famosa ópera, donde se estrenaron obras tan importantes como Tannhäuser de Wagner y Der Roskenkavalier de Richard Strauss.

Residenzschloss

Palacio Real de Dresde

Palacio Real de Dresde

El Palacio Real de Dresde fue reducido a cenizas en 1945 y la mayor parte de sus tesoros fueron tratados como botín de guerra por los soviéticos y enviados a Moscú.

Afortunadamente la colección ha sido devuelta y el palacio restaurado para devolverle su anterior gloria.

Katholische Hofkirche

La Katholische Hofkirche de Dresde

La Katholische Hofkirche de Dresde

La Katholische Hofkirche o Catedral Católica de la Santísima Trinidad de Dresde es la iglesia católica más importante de Dresde.

Construida para rivalizar con la protestante Frauenkirche, esta iglesia de estilo barroco e inmensas dimensiones se encuentra en el centro de la ciudad, junto al Palacio Real y el río Elba.

Dresdner Zwinger

Palacio Zwinger de Dresde

Este espectacular palacio barroco fue edificado en el lugar que antiguamente ocupó la fortaleza de la ciudad. Construido inicialmente como invernadero de naranjos, la edificación pasó rápidamente a ser uno de los lugares favoritos de la corte sajona y fue sede de grandes fiestas. En la actualidad se celebran en su interior exposiciones de arte.

Palacio Zwinger de Dresde - Jardines

Palacio Zwinger de Dresde – Jardines

Fürstenzug

Fürstenzug

Fürstenzug

El Desfile de los Príncipes es el mosaico de porcelana más grande del mundo, está formado por unos 24.000 azulejos de Meissen. Muestra un elaborado desfile de jinetes y sobrevivió, de forma casi milagrosa, el bombardeo de 1945.

Cómo llegar a Dresde

En avión

Desde España no existen vuelos directos a Dresde, la opción más cómoda es mediante una escala en Frankfurt desde Barcelona, Madrid, Bilbao, Valencia o Málaga con Lufthansa; o bien con parada en Berlín desde Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca en vuelos de Air Berlin.

Otra opción es volar a cualquier punto de Alemania o a Praga y desde allí proseguir en tren.

En tren

Dresde cuenta con excelentes conexiones ferroviarias con Alemania en trenes ICE (alta velocidad) y IC (expresos). Dresde es además fácilmente accesible en tren expreso desde Praga y otras ciudades de Centroeuropa. Para información sobre conexiones, visita la página de Deutsche Bahn.

Galería de fotos de Dresde

About the Author

Me llamo Luis Cicerone. Cuando era pequeño me paseaba por casa con un atlas en la mano. Mis domingos lluviosos transcurrían memorizando mapas y capitales. A los quince años hice mi primer viaje en solitario y desde entonces viajo cada vez que puedo. Trabajo en marketing turismo en una agencia de viajes online como International Manager para el Medio Oriente y África. Me encanta la fotografía, las películas en versión original y los vídeos de gatos en Youtube.

Artículos relacionados

Berlín es una ciudad muy rica culturalmente hablando. Uno de los lugares más importantes para...

Big Ben – Londres Londres es una ciudad interminable y con muchísimos lugares para conocer. La...

Barcelona es una de las principales ciudades turísticas de Europa, atrayendo a miles de visitantes...

Amplía tus fronteras con Euroacademi
2 Comments
 
  1. Luis Cicerone (@xixerone_) 10 septiembre, 2012 at 3:59 am Responder

    Dresde, la Florencia del Elba http://t.co/ZAq3XVYv
    #Alemania #Dresde #Europa #Fotografía

  2. Alberto (notas de un viajero) 6 junio, 2012 at 12:13 am Responder

    Cuando viajé a Berlin hace unos años me dió por pasar un par de días en Dresde. Si que había leido que estaba bien, pero la verdad, la realidad superó las espectativas.

    La ciudad es muy bonita, pero sobre todo curiosa. Me llamo mucho la atención entrar en la Frauenkirche y ver que el marmol era piedra pintada y que el primer metro de piedra de la pared de algunas iglesias era de un color negro (lo que sobrevivió al bombardeo), nada que ver con la piedra blanca que subía hasta el techo.

    Es una ciudad que merece la pena si te sobran un par de días en Berlín (aunque esto es difícil).

    Un saludo.

Leave a Reply

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>