Madrid es una ciudad que me fascina, leyendo mi blog no lo diríais, ya que son poca las entradas que le he dedicado. Creo que he encontrado la raíz del problema, cuando estoy en Madrid, me siento madrileño. Aunque me quede en un hotel, aunque no sepa dónde está el barrio de San Blas, aunque no pueda imitar ese acento tan suyo. En Madrid no me siento turista. Por este motivo, cada vez que visito la capital, guardo mi cámara y me dejo llevar, no hago cosas de turistas y simplemente intento disfrutar la ciudad.

Sin embargo, hay ciertas cosas de Madrid que nunca dejarán de sorprenderme, en especial la forma en la que lugares anodinos pasan del anonimato a la cima del glamour, como una calle, una plazaa, un local o, como en este caso, un mercado

Mercado de San Antón - Entrada

El Mercado de San Antón se encuentra ubicado en el céntrico barrio madrileño de Chueca, justo por encima de la Gran Vía.

Recientemente renovado, el mercado abrió de nuevo sus puertas con una cara lavada y actitud desenfadada, chic y novedosa. Después de todo, ¿a quién se le hubiera ocurrido que el desayunar sushi con cava junto a la merluza y el bacalao de un mercado sería el culmen de lo fashion?

Así que, blandiendo mi tradicional reticencia a hacer cosas de turistas en Madrid, me dirigí al Mercado de San Antón para desayunar como un madrileño moderno.

Lo primero que me sorprendió del mercado es su diseño, una especie de hijo bastardo entre La Boquería y un hotel boutique. La verdadera vocación del lugar sólo es visible al ver que los puestos, rotulados y decorados de forma muy moderna, venden carne, pescado, verduras, flores y todos aquellos productos propios de un mercado de toda la vida.

Mercado de San Antón - desde arriba

Una diferencia entre los productos que se pueden comprar aquí y los de los mercados tradicionales es que San Antón tiene un toque más ecológico y exótico. Pan sin gluten, hamburguesas de soja, carne japonesa y hortalizas de granjas orgánicas son algunos de los productos disponibles en este mercado.

Mercado de San Antón - carnes

Mercado de San Antón - marisco

Sus plantas superiores están dedicadas a la restauración. Restaurates de comidas de todo el mundo y algunos bares de copas, algunos, como el San Antón Cocktail Bar, con una estantería exclusiva para ginebras, otra de las cosas de moda en Madrid.

Mercado de San Antón - estantería de ginebra

Mercado de San Antón - Hamburguesa Nostra

Por un momento estuve a punto de entregarme al impulso de desayunar sushi, que tenía una pinta buenísima.

Mercado de San Antón - comida japonesa

– No, creo que wasabi a las diez de la mañana no me sentaría demasiado bien. Replicó mi estómago.

Así que, a regañadientes me obligué a bajar y desayunar algo más normal. Me decanté por un montadito de jamón y una coca-cola. El golpe fue más bajo de lo que esperaba, pero aún así generoso: 4,40€ la gracia…

Mercado de San Antón - mi desayuno

Sin duda, el Mercado de San Antón se ha convertido en un lugar casi emblemático de Madrid, al menos, hasta que otra cosa se ponga de moda.

About the Author

My name is Luis Cicerone. When I was little, I would walk around the house with an atlas in my hand. My rainy Sundays were spent memorising maps and capitals. At fifteen I did my first solo trip and since then I travel whenever I can. I work in travel marketing. I love photography, movies and cat videos.

3 Comments
 
  1. Luis Cicerone (@xixerone_) 1 septiembre, 2012 at 11:34 am Responder

    El Mercado de San Antón o ‘Desayuno con Sushi’ http://t.co/xrPb2CAY
    #España #Europa #Madrid

  2. Luis Cicerone (@xixerone_) (@xixerone_) 27 octubre, 2011 at 12:25 pm Responder

    Nueva entrada en el blog: El Mercado de San Antón o ‘Desayuno con Sushi’ http://t.co/xrPfAcK8 #viajes #turismo

Leave a Reply