La capital del país de Gales, Cardiff es sin duda una de las ciudades que más me ha impresionado, tanto por su diversidad como por romper en todos los sentidos las preconcepciones que tenía sobre ella.

Tiene el encanto de un antiguo pueblo pesquero británico. De hecho. técnicamente es un pequeó pueblo pesquero, con sus 300 mil habitantes es la capital más pequeña de los cuatro países que componen el Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y Gales).

Pero el ser pequeña no la hace aburrida o poco interesante. Cardiff, o Caerdydd, ha pasado por diversas etapas durante los 6000 años de su andadura. Empezó su vida como un asentamiento tribal neolítico, comenzó a crecer con la llegada de los romanos y la construcción de un castro, fue ocupada por los normandos, fue durante un tiempo en el puerto marítimo más transitado del mundo y actualmente es la vibrante capital de Gales.

Las zonas de interés se dividen a grandes rasgos en dos partes, el centro administrativo, y la zona marítima.

La zona del centro muestra una interesante mezcla de ciudad típica británica con una fuerte influencia francesa, tanto en la arquitectura como en la distribución de los espacios. En esta zona encontramos el ayuntamiento, la Universidad de Gales, el Museo Nacional y la Asamblea Galesa.
Tres kilómetros al sur del centro, se encuentra el renovado frente marítimo o Cardiff Bay, una zona que en los últimos años ha liderado el reciclaje de la ciudad galesa de pequeña ciudad de estudiantes a capital de carácter cosmopolita y vanguardista.

El área de Cardiff Bay tiene edificios icónicos como el Pierhead Building, que tiene un aire al Rotes Rathaus de Berlín.

Aún más impresionante es el Wales Millennium Centre, un centro dedicado al arte que impresiona por su techo de metal dorado y sus formas orgánicas.

En la zona más alejada del puerto, podemos apreciar las mejores vistas del frente marítimo de Cardiff y visitar la Iglesia Noruega, que en el siglo XIX servía como lugar de culto para los marineros noruegos que atracaban en la ciudad. Actualmente es un centro cultural y en su planta baja se encuentra una cafetería con encanto donde se puede degustar el mejor chocolate caliente de la ciudad.

Muy cerca se encuentra el monumento a los guerreros caídos de Cardiff con su estructura híbrida entre barco y cara humana.

Cómo llegar a Cardiff

Desafortunadamente, las conexiones directas desde España son escasas y se limitan a algunos vuelos veraniegos entre Cardiff y el Levante.

La buena noticia es que la ciudad se encuentra muy cerca de Bristol, que tiene vuelos desde Madrid y Barcelona con Easyjet y desde Reus y Girona con Ryanair.

Llegar a Carfiff desde Bristol en tren

Las conexiones entre la estación de Temple Meads en Bristol y Cardiff Central tardan aproximadamente 1 hora y veinte minutos y cuestan unas doce libras ida y vuelta. Si se reserva con tiempo puedes encontrar billetes a partir de 2 libras ida y vuelta. Se puede reservar en thetrainline

Si no tienes tiempo qué perder existe un tren directo sin paradas que tarda poco más de media hora y se puede comprar aquí

Llegar a Carfiff desde Bristol en Autobús

Existen muchas frecuencias de la línea de autobuses de bajo coste megabus desde Bristol a Cardiff con tarifas desde 1 libra por trayecto.

One Comment
 
  1. Luis Cicerone (@xixerone_) 9 octubre, 2012 at 9:08 am Responder

    Paseo por Cardiff, Gales http://t.co/bIawxDcx
    #Cardiff #Europa #Gales #ReinoUnido

Leave a Reply