Esta foto fue hecha en el patio central de los Museos Vaticanos, detrás de la Basílica de San pedro, en el momento justo en el que una tormenta de verano de aquellas que no se olvidan se aproximaba a Roma a toda velocidad.

Leave a Reply