El Mercado de la Esperanza de Santander es uno de los ejemplos de arquitectura modernista que alberga la ciudad cántabra, inaugurado en 1904 y recientemente reformado, es uno de los rincones de la ciudad en el que se experimenta la vida tal y como la viviría un lugareño.

El mercado es relativamente pequeño pero lleno de encanto y en él se pueden adquirir verduras, carnes y sobretodo pescado y frutos de mar, en su mayoría frescos especímenes recién extraidos del Mar Cantábrico.

Incluso si no os gusta el pescado, es recomendable una visita al pintoresco mercado aunque solo sea para observar el trascurrir de la vida cotidiana de los habitantes de Santander.

2 Comments
 
  1. xixerone 9 noviembre, 2010 at 8:17 pm Responder

    A mi me entraron ganas de un plato de Marisco, es que se nota cuando está fresco :)

  2. Ines_tables 9 noviembre, 2010 at 3:14 pm Responder

    ¡Ñam, ñam! Me encantan los mercados.

Leave a Reply